Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

PROTEGER LOS DERECHOS HUMANOS DE LA POBLACIÓN INDÍGENA

Para la CNDH, la población indígena de nuestro país continúa en situación de alta vulnerabilidad; más de 15.5 millones de personas padecen discriminación y rechazo por su origen, color de piel, creencias, manifestaciones culturales, lengua y forma de vestir.   

A fin de abatir cualquier manifestación de exclusión cultural, este Organismo público autónomo considera que las autoridades del Estado mexicano deben reforzar los programas sociales orientados a mejorar las condiciones de vida de los habitantes de las comunidades indígenas.

También se deben establecer campañas intensivas en contra de la discriminación para que los pueblos originarios y la población en general conozcan los derechos humanos de las comunidades indígenas a fin de que se exija el respeto a los mismos y de este modo superar las condiciones de pobreza, falta de oportunidades, dificultad en el acceso a los servicios de salud y educación, entre otros.

La CNDH sostiene que la niñez indígena requiere especial atención, ya que sufre rezagos que limitan sus posibilidades de desarrollo y su inclusión social; en situación similar están las mujeres indígenas que, suelen ser objeto de abuso y violaciones a su integridad física y moral, violencia intrafamiliar y falta de atención médica.

La marginación y la desigualdad, impiden el desarrollo social, económico y político de los pueblos originarios  además de constituir violaciones a sus derechos humanos.

Por ello, se hace necesario impulsar el diseño y aplicación de políticas públicas que garanticen el respeto y protección de sus derechos como vías prioritarias para lograr su inclusión y su pleno desarrollo.

Conservar la originalidad, pluralidad, identidad y dignidad de las comunidades y pueblos indígenas, es una condición para impedir que se pierda la  diversidad cultural de México y se dé prioridad al enriquecimiento de la misma.

Desde su fundación en 1990, este Organismo nacional autónomo ha evidenciado las frecuentes violaciones a los derechos humanos de los diferentes grupos étnicos en nuestro país.  

La Comisión Nacional, a través del Programa de Promoción y Difusión de los Derechos Humanos de los Pueblos y Comunidades Indígenas, en 2012 visitó 206 comunidades y realizó 358 actividades de promoción, difusión y enseñanza en beneficio de 18 mil 178 personas.

De estas, 189  fueron actividades de capacitación sobre promoción y difusión de los derechos humanos de los pueblos y comunidades indígenas a una población total de nueve mil 43 personas y se llevaron a cabo 98 acciones de instrucción a cuatro mil 495 niños de primaria.

En el marco del convenio con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas y Diconsa, firmado en noviembre de 2012, lanzó la campaña contra la trata de personas en lenguas Indígenas nacionales, que abarcó las diferentes regiones del país con mayor densidad de población indígena monolingüe. Los materiales utilizados en esta campaña fueron traducidos al chol del noreste, maya, mazateco del noreste, mixteco del oeste de la costa, náhuatl de la huasteca, purépecha, tlapaneco central bajo, tzeltal, tzotzil y zapoteco de la planicie costera.

Para difundir y sensibilizar a la población en materia de trata de personas, se produjo un spot de prevención, el cual fue traducido a diversas lenguas indígenas, al igual que carteles  alusivos a este delito, de los que se distribuyeron 10 mil 250 ejemplares.

La CNDH reitera su compromiso con las personas indígenas con el propósito de que puedan lograr el goce pleno de sus derechos humanos.