Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

CEREMONIA DE INAUGURACIÓN DEL COLOQUIO “LA INCLUSIÓN EN LA EDUCACIÓN BÁSICA Y LA PREVENCIÓN DEL ABANDONO ESCOLAR”

México, D. F., 8 de octubre de 2013

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LA CEREMONIA DE INAUGURACIÓN DEL COLOQUIO “LA INCLUSIÓN EN LA EDUCACIÓN BÁSICA Y LA PREVENCIÓN DEL ABANDONO ESCOLAR”, EFECTUADA EN EL SALÓN HISPANOAMERICANO DE LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

Presentadora: Muy buenos días, señoras y señores, bienvenidos sean todos ustedes a esta ceremonia de inauguración del Coloquio “La inclusión en la educación básica y la prevención del abandono escolar”.

 

Damos la bienvenida a los distinguidos miembros del presídium que encabezan esta ceremonia. Están con nosotros la maestra Alba Martínez Olivé, subsecretaria de Educación Básica.

 

Se encuentra también el maestro Javier López Sánchez, director general del Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas.

 

La maestra Mercedes Calderón García, directora general del Centro de Cooperación Regional para la Educación de los Adultos en América Latina y El Caribe.

 

El maestro Guillermo Pablo López Andrade, director general de Acreditación, Incorporación y Revalidación.

 

Está también con nosotros la maestra Rosalinda Martínez Garza, directora general de Educación Indígena.

 

El maestro Hugo Balbuena Corro, director general de Desarrollo Curricular.

 

Y la directora del Instituto Superior de Promoción Educativa de Madrid, España, la doctora María Antonia Casanova.

 

La UNESCO define inclusión como “Un proceso de abordaje y respuesta a la diversidad en las necesidades de todos los alumnos, a través de la creciente participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y de la reducción de la exclusión dentro y desde la educación”.

 

A continuación presentamos a ustedes un video que enmarca los trabajos que se llevarán a cabo en este coloquio.

 

(Presentación de video).

 

Presentadora: El concepto de inclusión ha evolucionado hacia la idea de que todos los niños, las niñas y los jóvenes deberían tener condiciones y oportunidades equivalentes de aprendizaje en diferentes tipos de escuelas, independientemente de sus antecedentes sociales y culturales, así como de sus diferencias en las habilidades y capacidad.

 

A continuación, tiene la palabra la maestra Mercedes Calderón García, directora general del Centro de Cooperación Regional para la Educación de los Adultos en América Latina y El Caribe.

 

Mtra. Mercedes Calderón García: Maestra Alba Martínez Olivé, subsecretaria de Educación Básica, con la representación del Secretario de Educación Pública, licenciado Emilio Chuayffet Chemor, honorables integrantes del presídium, autoridades educativas, maestros que nos acompañan. Desde su creación en 1951 y en diversos momentos trascendentes para el desarrollo de la educación pública, el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y El Caribe, CREFAL, como organismo internacional al servicio de la educación, ha podido tener una participación activa y brindar una colaboración valiosa para el desarrollo de las políticas educativas que ha impulsado la evolución de nuestra educación pública, gratuita y laica.

 

Es por estos motivos que ahora hemos expresado nuestra determinación por colaborar con la Secretaria de Educación Pública, en apoyo de las diversas líneas de actividad orientadas a la realización de la Reforma Educativa, a partir de la Reforma Constitucional y de los contenidos expresados en las leyes secundarias, las cuales constituyen la base jurídica que deberá orientar nuestro trabajo.

 

La Reforma Educativa en curso responde a las demandas de la sociedad y permite introducir los cambios que reclama la educación nacional, estos cambios están orientados a impulsar mediante nuevas normas, métodos, mecanismos y herramientas el cabal cumplimiento de los propósitos educativos en el propio artículo 3º constitucional, a fin de hacer efectiva la educación de calidad que asegure el desarrollo integral del ser humano a favor de todas y todos los mexicanos, y que además construya un sistema educativo inclusivo que acompaña a la escuela en la consecución de sus fines y establezca los esquemas que permitan a los centros escolares tomar las decisiones que los conduzcan al fiel cumplimiento de los propósitos para los cuales han sido concebidos.

 

Esta Reforma ha sido puesta en marcha para fortalecer al sistema educativo y así mejorar la formación y la preparación de los alumnos que de él egresan.

 

De esta manera, también se busca lograr que dicho sistema beneficie aún más a quienes a él acuden con la expectativa de obtener conocimientos y herramientas que les permitan mejorar su nivel de vida y lograr un auténtico bienestar.

 

Los puntos de coincidencia del CREFAL, con la reforma impulsada por la Secretaría de Educación Pública, se expresan en las recomendaciones y propuestas emitidas por este organismo mediante sus modelos pedagógicos, materiales, educativos, actividades formativas, promoción de la tecnología, de la información y la comunicación, investigación y acciones de cooperación.

 

A lo largo de sus años de vida, el CREFAL ha luchado incansablemente por la inclusión; no podría ser de otra manera en una experiencia que ha vinculado hondamente a nuestra Institución con las necesidades de miles de comunidades que integran nuestra geografía.

 

Por las aulas del CREFAL pasaron los maestros que dieron vida a la Escuela Rural Mexicana e intercambiaron en sus colegas de todo el Continente experiencias de enorme valor orientadas al fortalecimiento de la vocación y a la construcción del conocimiento, del cual derivaron métodos de trabajo que siguen orientando nuestro quehacer cotidiano.

 

Es por ello que nuestra Institución reúne un importante acervo que es producto de una combinación entre la teoría y la práctica.

 

La vocación del CREFAL coincide plenamente con la emisión impulsada por la Secretaría de Educación Pública. Enfatizamos la importancia de una educación básica integral en la cual se prevenga el rezago educativo y se retenga mejor a los estudiantes en las escuelas para responder de manera más equitativa a las necesidades de las comunidades marginadas.

 

Esto se vincula directamente con las prioridades establecidas por la propia Reforma Educativa y el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, en materia de educación, entre las cuales destaca el garantizar la inclusión y equidad del sistema educativo, así como impulsar su calidad.

 

El CREFAL promueva una educación pertinente que responda mejor a los desafíos planteados por nuestra sociedad actual, que implican la reducción del analfabetismo y el rezago educativo; elevar el nivel del logro educativo entre niños, jóvenes y adultos, así como fomentar proyectos que propicien el desarrollo comunitario entre otros aspectos que resalten la importancia de una educación más cercana a la realidad concreta de quienes participan en ella.

 

Esto coincide estrechamente con las prioridades enunciadas por la Secretaría de Educación Pública.

 

Por ello el CREFAL pone su apoyo institucional y capacidad técnica al servicio de la Reforma Educativa, buscando contribuir a un quehacer educativo donde las autoridades, los supervisores y los docentes, cuenten con mejores herramientas formativas que les permitan actuar en conjunto para mantener a los alumnos en la escuela e impedir la deserción.

 

El CREFAL también impulsa la integración de programas más pertinentes que respondan a las necesidades de las localidades con un mejor apoyo de sus administradores escolares locales y estatales.

 

Con esto, la formación con la que se fortalezca la tarea de las autoridades educativas estatales y de los supervisores, juega un papel fundamental.

 

Contar con su apoyo es sumamente importante, para brindar la atención adecuada a la problemática de cada escuela, así como la aportación de alternativas de solución de manera colegiada, mediante la integración de los consejos técnicos escolares y su adecuado funcionamiento.

 

Si queremos que la educación sea la base para reducir las desigualdades es necesario que el Sistema Educativo tenga las posibilidades de instrumentar los métodos de trabajo adecuados a la variedad de necesidades propias de las comunidades ubicadas en diversos medios y que enfrentan diferentes retos.

 

Es por ello por lo que es un gran honor para el CREFAL el poder contribuir a la realización de los propósitos que se ha trazado la Secretaría de Educación Pública, y prestar toda nuestra colaboración a los trabajos que esta mañana tienen su inicio.

 

Mediante la participación de todos ustedes en las conferencias magistrales y talleres que serán ofrecidos, podremos generar perspectivas colectivas basadas en la experiencia concreta en cuanto a las mejores maneras de apoyar a las escuelas de México para que sean más incluyentes, a que motiven mejor a que niñas y niños, sin importar su condición socioeconómica cultural o específica, permanezcan en la escuela y aprovechen al máximo los procesos de enseñanza, aprendizaje disponible para ellos.

 

Esto es la base para impulsar una mejor calidad de vida en nuestras comunidades.

 

Muchas gracias.

 

Presentadora: Con la inclusión educativa se trata de brindar oportunidades de aprendizaje efectivo a todos los niños, las niñas y los jóvenes respetando y protegiendo su unicidad y ambientando respuestas curriculares y pedagógicas, que tomen en cuenta la diversidad de situaciones, contextos y perfiles. Serán estos los temas que se abordarán en este Coloquio “La inclusión en la Educación Básica y la prevención del abandono escolar”.

 

A continuación, tiene la palabra la maestra Alba Martínez Olivé, Subsecretaria de Educación Básica, quien nos dirigirá un mensaje.

 

Mtra. Alba Martínez Olivé: Muy buenos días.

 

Saludo con mucho afecto a los colegas del presídium; saludo también con el mismo afecto y reconocimiento a todos mis colegas que han venido desde las 32 entidades federativas.

 

Tenemos aquí a quienes hacen la educación básica día con día. Están aquí los subsecretarios de educación básica del país y sus homólogos; están también los titulares de los niveles de prescolar, primaria y secundaria en sus distintas modalidades indígena, especial y otras, y están también aquí los responsables de formación continua.

 

Todos quienes estamos aquí tenemos una responsabilidad en esta tarea que este Coloquio se plantea. Tenemos una responsabilidad porque la escuela mexicana sea una escuela inclusiva.

 

Como hemos señalado en diversos momentos en la Secretaría de Educación Pública no estamos satisfechos con los resultados de aprendizaje que están obteniendo nuestros estudiantes en las escuelas de educación básica.

 

Hemos por esta razón comenzado a trabajar con las autoridades educativas y estatales en el establecimiento y desarrollo de un sistema básico de mejora, destinado a crear en las escuelas las condiciones para que los alumnos puedan aprender a aprender y a convivir, y los maestros puedan desarrollarse profesionalmente.

 

Una de las tres prioridades de este sistema básico de mejora, junto con la atención focalizada en el aprendizaje de la lectura, la escritura, las matemáticas, y la recuperación progresiva y consistente de la normalidad mínima escolar, es el freno al abandono, y con él un intenso esfuerzo de inclusión desde los preescolares, las primarias y las secundarias.

 

Una de las cinco metas nacionales plasmadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y propuestas por el Presidente Peña desde el inicio de su mandato es la de un México incluyente, para garantizar el ejercicio efectivo de los derechos sociales de todos los mexicanos.

 

El propio plan señala que la acción del Estado debe estar enfocada en garantizar el ejercicio de los derechos sociales y cerrar las brechas de desigualdad social que aún nos dividen.

 

El objetivo es que el país se integre por una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad educativa. Esta sociedad a la que aspiramos no tendrá lugar si la educación no se constituye efectivamente en un derecho cumplido para todos.

 

El derecho fundamental es el derecho a la educación, que no se ejerce sino en presencia del aprendizaje; es decir, no es un derecho referido en exclusiva a la escolaridad. Si así fuera, podríamos decir en varios niveles educativos que hemos logrado hacer efectivo el Derecho a la Educación.

 

Sin embargo, dado que nuestro referente no es que los niños y los adolescentes estén en las aulas, sino que en ellas estén aprendiendo, tenemos aún una deuda en este sentido.

 

Para que el Derecho a la Educación se cumpla debe haber un fruto: La transformación personal que ocurre cuando existe aprendizaje.

 

El Derecho a la Educación es -pues- el Derecho al Aprendizaje y así debemos entenderlo específicamente las autoridades educativas.

 

Conviene señalar que se trata del Derecho al Aprendizaje de todos, en el más amplio sentido de la palabra; en el sentido en que el artículo 3º Constitucional lo mandata y lo reafirma la Ley General de Educación: “Todo individuo tiene derecho a recibir Educación”.

 

Esta frase con la que se inicia el mandato constitucional, dista de ser sólo un conjunto de palabras; en esta frase se encierra, con toda claridad, la instrucción precisa de lo que todos aquellos que estamos involucrados en la tarea educativa debemos lograr.

 

La instrucción es muy clara: “Todo individuo”. Eso significa que más allá de diferencias personales, de diferencias sociales, de diferencias de cualquier tipo, todos los niños, todas las niñas, todos los adolescentes deben de tener un espacio en la Escuela Pública.

 

La Escuela Pública no puede ser sólo el espacio de los regulares, tiene que ser el espacio donde todos los niños encuentren cabida y la posibilidad de aprender.

 

Como autoridades de educación básica, esto nos obliga a definir las medidas de política que permitan a todos los niños y adolescentes en edad escolar alcanzar su máximo potencial.

 

Para cumplir con el mandato constitucional, es que hemos establecido la Estrategia del Sistema Básico de Mejora.

 

En este Coloquio abordaremos de manera específica diversos aspectos que contribuyen al abandono escolar o a su inverso: La permanencia en las aulas de niños y adolescentes en riesgo.

 

Miramos el combate al abandono educativo desde la óptica de la inclusión pues es ésta la que permite diseñar, con apego a una estrategia de derechos, los pasos de política a seguir para contar con escuelas a las que podamos denominar como inclusivas; escuelas donde todos tienen cabida y donde todos se nutren de los demás.

 

¿Para qué este Coloquio?

 

Este Coloquio tiene un sentido fundamental: Debemos encontrar entre todos cuáles son los mejores caminos, los caminos específicos y concretos que nos permitan, en la realidad distinta de cada una de las entidades federativas y de cada una de las zonas escolares y las escuelas, las fórmulas muy específicas que permitan  -por una parte- recuperar a todos aquellos niños en edad escolar que hoy, por las razones que sean, no están acudiendo a los planteles educativos.

 

Necesitamos también encontrar, de la misma manera, las fórmulas concretas que nos permitan escudriñar en la vida de las aulas y nos permitan detectar, en su dinámica cotidiana, cuáles son los factores que están impidiendo  -dentro de las propias aulas o dentro de las propias escuelas- que un conjunto de alumnos vaya quedando fuera, vaya quedando rezagado y finalmente las abandonen.

 

Quiero decir que este Coloquio era necesario. Desde el mes de abril hemos estado trabajando en la puesta en marcha del sistema básico de mejora. Hemos realizado a nivel de todo el país un conjunto importante de acciones. Hemos trabajado en el establecimiento de los consejos técnicos escolares. Cumplimos con la fase inicial previa al inicio del ciclo escolar. Realizamos ya la Primera Sesión Regula del Consejo Técnico, sesión donde se trabajó muy específicamente con un conjunto de ideas sencillas, pero viables, para poder enfocar a la escuela de manera práctica, sensata y viable para cada maestro, en la mejora de la lectura, la escritura y las matemáticas.

 

Esa guía contiene, como ustedes bien saben, 10 pasos, 10 recomendaciones para poder llevar a los alumnos a una mejora sustantiva, tanto en la lectura, la escritura como en las matemáticas.

 

Hemos trabajado en la reflexión sobre lo que implica la normalidad mínima escolar. Todos tenemos claro que es mucho más fácil enunciar sus ocho puntos que ponerlos en marcha, pero estamos en ese camino, estamos trabajando para lograr que las escuelas día a día  puedan ofrecer de la mejor manera sus oficios. Hoy toca entonces sentarnos a trabajar juntos para encontrar esas fórmulas específicas que nos permitan contener el abandono escolar.

 

No omito decir que en educación básica hemos sido un poco omisos en la materia. Si nos contrastamos, por ejemplo, con la educación media superior, allí encontramos una claridad meridiana desde hace tiempo, del riesgo que significa el abandono de los alumnos. Sin embargo; en educación básica hemos estado un poco al margen de esa conciencia, hemos pensado que el abandono ocurre después, que no ocurre en las aulas de la primaria o de la secundaria. Nos quedamos quizá tranquilos pensando que, bueno, ya no transitan de manera suficiente los alumnos de la secundaria al bachillerato, pero es un ciclo normal, dado que ahí concluyó la educación básica.

 

Lo cierto es que hoy tenemos que tomar una conciencia renovada de que en las aulas de educación básica hay abandono escolar; que en las aulas de educación básica no siempre hay cabida para todos.

 

Y tenemos que hacerlo porque tenemos que construir medidas que permitan a los maestros ser maestros incluyentes, muchas veces los profesores no encuentran el espacio para dar cabida a alumnos que consideran diferentes, porque no tienen a mano el conjunto de herramientas y el soporte que les permita saber cómo, efectivamente, incluir.

 

Como veremos en los talleres que se han propuesto y en las conferencias que aquí se darán, hay múltiples formas de atender ordenadamente y con sentido a la prevención del abandono, una de ellas, que me permito citar porque me parece relevante y es del tipo de cosas sobre las cuales no solemos reparar, es el Acuerdo Sobre Evaluación Educativa. Uno de los talleres que aquí trabajaremos tiene que ver, precisamente, con estas nuevas reglas para evaluar a los alumnos, reglas desde las cuales estamos propiciando precisamente que los alumnos en riesgo de abandono escolar puedan permanecer en las aulas hasta lograr su aprendizaje.

 

Tenemos que encontrar el conjunto de determinaciones, de espacios que nos permitan construir esos elementos de micro política que den lugar a la inclusión educativa.

 

Hoy el artículo 3° Constitucional nos marca que la educación debe ser de calidad.

 

Debemos tener claro que no hay calidad educativa, si la educación no es para todos.

 

Tenemos entonces que fijarnos la meta de que las escuelas de educación básica de nuestro país sean escuelas para todos, sean escuelas donde nos nutramos de lo diferente, ser escuelas donde seamos capaces de entendernos a todos como ciudadanos de este siglo.

 

Yo cierro mi intervención deseando que este Coloquio sea un inicio venturoso para un trabajo que deberá prolongarse a lo largo de mucho tiempo, que éste sea un espacio de iniciativa, de reflexión, de creatividad para poder tomar desde aquí, decisiones que nos permitan hacer realidad el derecho a la educación que es finalmente el derecho al aprendizaje de todos.

 

Muchísimas gracias y lo mejor para este taller y para su labor.

 

Presentadora: Muchas gracias a la maestra Alba Martínez Olivé, Subsecretaria de Educación Básica por sus palabras que equivalen en estos momentos a una declaratoria inaugural de este Coloquio: “La inclusión en la educación básica y la prevención del abandono escolar”.

 

Agradecemos enormemente este mensaje y con ello daremos inicio a las actividades de este Coloquio.

 

Muchas gracias a nuestros invitados y a las autoridades presentes por esta participación en la Ceremonia Inaugural.

 

—o0o—