Baja competencia encarece las gasolinas: Banxico

Baja densidad de estaciones afecta cotizaciones, dice Banxico; pide incentivar seguridad, infraestructura y Estado de derecho

México.- Las gasolinerías más alejadas de las ciudades, sin vecinos con los cuales competir, venden el combustible más caro al público en general, afirma el Banco de México (Banxico).

Este efecto, que se define en materia de competencia económica como “baja densidad” de gasolinerías, puede tener efectos negativos sobre los consumidores, advierte.

En estudios elaborados por el área de Investigación Económica y Regional del Banxico se pone de relieve que son los automovilistas los que pagan el alto precio por la ausencia de opciones en este mercado.

“La menor densidad geográfica de gasolinerías propicia menor competencia y mayores precios, así como menores velocidades de traspaso a los consumidores de las reducciones en los precios al mayoreo”, consigna el banco central.

Se considera que una estación de servicio situada cerca de otras enfrenta mayor competencia que una aislada, ya que el consumidor puede ir a una o a la de enfrente, que ofrece un mejor precio por litro.

El área de investigación económica elaboró el Estudio Influencia de la Competencia en los Márgenes de Venta de las Gasolineras y los Precios al Consumidor.

Banxico utilizó los datos de la Comisión Nacional Reguladora (CRE) de la ubicación y precios de las gasolinerías en el país para clasificarlas en ocho grupos y determinar el nivel de competencia según el número de “vecinos” que tienen alrededor.

Del uno al ocho se mide la competencia. En el primer grupo no hay ninguna gasolinería en 10 kilómetros y la competencia está ausente; en el segundo, hay un vecino en 10 kilómetros y ninguno a tres.

Los grupos siete y ocho son los de más alta competencia, al haber como mínimo cuatro vecinos en un kilómetro y máximo uno o dos vecinos a 500 metros.

Condiciones propicias. Para incentivar que se instalen más estaciones, Banxico considera que se deben crear las condiciones propicias en materia de seguridad, infraestructura y Estado de derecho.

En pocas palabras, que se fortalezca el marco institucional, lo que facilitará las inversiones.

Al haber infraestructura y los servicios necesarios para que operen más estaciones de servicios se propiciará la competencia, detalla.

No dejan de lado el tema del huachicoleo, pues ponderan que se debe evitar el robo de combustible, procurar un entorno regulatorio que provea incentivos para la inversión y una adecuada coordinación entre los distintos órdenes de gobierno.

El banco central afirma que la mayor competencia en el mercado de gasolinas a escala regional ha contribuido a que los precios al mayoreo se trasladen a los consumidores.

Desde diciembre de 2017 se liberaron los precios como parte de la reforma energética que se aprobó en el sexenio pasado, por lo cual hay diferentes precios en el país que reflejan la oferta y demanda, así como la estructura del mercado.

Regional. Para ilustrar esta teoría en un terreno más real, Banco de México desagregó su estudio de manera regional. Llevó la misma base del análisis hacia las cuatro zonas geográficas del país.

Encontró que en las áreas urbanas hay una mayor concentración de gasolineras sujetas a más presiones de competencia, mientras que estaciones con menores presiones se encuentran aisladas.

De esta manera se aprecia que la zona del norte del país es la que presenta niveles altos de concentración de gasolinerías, y además con características de más ofertas.

Por el contrario, el sur y centro norte son las regiones que se distinguen por una distribución de gasolineras con características sesgadas hacia la baja competencia.

Incluso, en Oaxaca hay un gran número de municipios en los que no hay dónde cargar combustible.

Oaxaca junto con Guerrero y Campeche son los estados en donde los niveles de competencia en este mercado son mínimos, y brillan por su ausencia las gasolineras dentro del grupo clasificado por tener varios vecinos con quienes pugnar por atraer a los consumidores.

En Baja California, Baja California Sur, Sonora, Coahuila y Quintana Roo, si bien existe una mayor proporción de gasolinerías sujetas a más presiones de competencia, se agrupan en las ciudades, y al interior de los estados hay baja densidad.

La más barata. Por precios, la región norte es el lugar en el que además de mayor concentración de estaciones de servicio y más lucha por atraer a los consumidores, se vende más barata la gasolina regular

o Magna.

Los especialistas del Banxico explican que lo anterior es reflejo, sobre todo, de la aplicación de estímulos fiscales fronterizos adicionales a los otorgados nacionalmente.

Lo anterior se hace con el fin de evitar un arbitraje entre la venta de gasolina en México y las ciudades fronterizas de Estados Unidos.

Foto: Notimex

Texto: Leonor Flores | El Universal