Caso Rocha, nada fácil | Pepe Capitalino

El panista Mauricio Tabe lleva casi dos semanas en la presidencia de la Junta de Coordinación Política del Congreso capitalino y ya se le presentó su primer inconveniente por resolver: el futuro del Canal 21 y la deuda que tienen con el conductor Ricardo Rocha. Y es que resulta que los morenistas ya advirtieron que no darán un solo centavo de los casi 12 millones de pesos que reclama el reportero por rentas, pago de luz, teléfono, estacionamiento y otros gastos que se generaron en su estudio de televisión, desde donde aún se transmite la señal del canal. Tampoco se les ven muchas ganas de seguir invirtiéndole al canal cultural de aquí a diciembre, pues el señor Rocha pidió 7 millones de pesos para subsistir. Será ahí donde tendrá que meter la mano, y muy firme, el diputado Tabe, pues a sus compañeros morenistas se les olvida que si dejan de transmitir, el Instituto Federal de Telecomunicaciones los podría multar con 20 millones de pesos, pues por sus barbas no pueden cancelar una señal de televisión abierta. Sean peras o manzanas, el expresidente del PAN capitalino tendrá que ponerse las pilas, y muy bien puestas, para evitar una catástrofe en su primera tarea difícil.

Asociaciones civiles o caja chica

Habría que preguntarnos qué opinaría Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, de que el diputado panista Federico Doring, anda haciendo travesuras, o como dice el refrán popular, pero esta vez volteado, no hagas cosas malas que parecen buenas. Y es que nos dicen que el legislador panista está utilizando a las asociaciones civiles para realizar operaciones financieras. Un ejemplo, Guerreras por una Familia Ejemplar y Manos Kabil. En Donceles nos cuentan que éstas reciben dinero bajado por el panista desde el Congreso, a pesar que en sus páginas de internet se aclara que éstas actúan sin fines de lucro y que no realizan actividades de proselitismo partidista, político-electoral. Vaya lío en el que está metido don Federico por sus buenas intenciones.

Momento de repartir culpas

Ahora que el PRD se está resquebrajando, los liderazgos, o los que aún quedan, se están dando hasta con la cubeta y repartiendo culpas por la debacle del Sol Azteca en todo el país. En entrevistas, redes sociales, reuniones y hasta en las comidas, el tema de los experredistas es ¿quién fue el responsable? Hay muchos, como el alcalde de Venustiano Carranza, Julio César Moreno, quien señala directamente al diputado Héctor Serrano. El único perredista de hueso colorado que logró dar la cara en las pasadas elecciones —Manuel Negrete es otra historia—, y el único que podría reclamar por el simple hecho de que logró mantener su territorio en la CDMX ante el feroz embate morenista, aseguró que don Serrano, quien ya se hizo a un lado del partido, ahora en ruinas,  se sentía el primer ministro de la CDMX y dueño del PRD.  Lo acusó de repartir posiciones como se le dio la gana y de regalar candidaturas, incluso a militantes de otro partido, por lo que “en el país regalaron no solamente el Senado; regalaron diputaciones y hoy nos quedamos con una bancada muy pequeña”. Sí que está muy molesto el exdiputado, pues, nos dicen que el señor Serrano sigue negociando lo que van a dejar de herencia al Sol Azteca. Así las cosas.

pepecapitalino@gmail.com

Twitter: @PepeCapitalino

Publicado por La Crónica de Hoy