Celebración del 53° aniversario del Tratado de Tlatelolco

Ciudad de México, 14 de febrero de 2020

En el evento conmemorativo del 53º aniversario de la apertura a firma del Tratado de Tlatelolco, México y los países de América Latina y el Caribe reafirman su compromiso a favor de la no proliferación y el desarme nuclear.

El día de hoy, con motivo del 53º aniversario de la apertura a firma del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco), una importante contribución de la diplomacia mexicana a la paz y seguridad internacionales, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (OPANAL), el Congreso de la Ciudad de México, el Gobierno de la Ciudad de México y la Alcaldía Cuauhtémoc organizaron un evento conmemorativo en la histórica zona de Tlatelolco para encomiar las aportaciones del Tratado y su vigencia.

Al evento asistieron representantes de más de 60 Estados acreditados en México, entre los que destacan los Estados miembros del OPANAL, funcionarios de distintos órdenes de Gobierno, así como representantes de organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil.

Las actividades conmemorativas incluyeron una mesa académica de discusión sobre la relevancia del Tratado, una presentación artística y un concurso de dibujo infantil. Se sumaron las Embajadas y consulados de México en el exterior, quienes realizaron una campaña global de difusión sobre la vigencia de los postulados del histórico tratado.

En un escenario internacional convulso, para México, fiel a su tradición diplomática y sus principios de política exterior, la conmemoración del Tratado de Tlatelolco representa una oportunidad para redoblar esfuerzos en favor del desarme y la no proliferación nucleares, con miras a contribuir a la consolidación de un mundo en paz.

El Tratado de Tlatelolco surgió en la época de la Guerra Fría, como respuesta a la amenaza de un posible enfrentamiento directo, en el Mar Caribe, entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética. Este acuerdo logró que América Latina y el Caribe fueran la primera región densamente poblada libre de armas nucleares. En reconocimiento a este hito diplomático, el embajador Alfonso García Robles, quien encabezó los esfuerzos de México durante la negociación del Tratado de Tlatelolco, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1982.

Texto y Foto: SRE