Con retraso de 3 meses nace Ley de Planeación; el instituto, sin sustento

Ciudad de México. El instituto de planeación de la Ciudad de México nacerá el primero de enero de 2020 sin una ley orgánica que lo respalde.

Después de tres meses de retraso, Morena y sus aliados aprobaron la Ley de Planeación de la Ciudad de México en la que se excluyeron candados específicos para evitar conflictos de interés entre el titular del instituto y empresas inmobiliarias.

Con apenas 39 votos a favor, en lo particular se avaló que la estructura orgánica del instituto sea conformada en enero, aunque la creación de su ley orgánica se aplazó hasta el próximo periodo de sesiones, lo que fue calificado por diputados de oposición de ilegal, pues no habría sustento jurídico para crear el nuevo organismo descentralizado.

No puede haber un instituto sin ley orgánica porque es la que le da orden, le da estructura, la que le da facultades y atribuciones, dijo el vicecoordinador del PRD, Jorge Gaviño, quien advirtió que este tipo de lagunas jurídicas pudieran derivar en la presentación de amparos.

Al respecto, la diputada Guadalupe Chavira dijo que se trata de un esquema de transición para que en enero se inicie la operación administrativa del instituto, mientras la treintena de nombramientos se realizará 60 días después, esto conforme a lo plasmado en la legislación aprobada.

En el pleno estuvo presente Patricio Carezzana, director general de Política e Innovación de la Secretaría de Bienestar, quien fue acusado por la oposición de imponer su visión en la ley, pese a ser extranjero y no conocer la Ciudad de México.

La discusión se alargó casi cinco horas, en las que se presentaron alrededor de 70 reservas tanto de la oposición como del grupo de Morena, situación que fue calificada por Gaviño de histórica dado que no se habían presentado tantas reservas sobre un solo dictamen de ley.

Ustedes legislan sobre las rodillas. Las proponentes de sus reservas ni siquiera saben a qué se refieren, dijo el perredista en alusión a legisladoras de Morena, como Marisela Zúñiga, quienes leyeron sus reservas en tribuna.

En las dos últimas horas de la sesión se desahogaron una veintena de reservas y fueron aprobadas sólo las del grupo mayoritario y una del PAN; sin embargo, el resto de propuestas hechas por la oposición fueron desechadas sin que hubiera debate de por medio.

Perredistas dan el pase

Ante esa situación, los partidos de oposición retiraron sus reservas, pues, dijeron, no eran tomadas en cuenta; enseguida salieron del salón de plenos mientras Morena y sus aliados continuaron desahogando los cambios al dictamen.

Acto seguido, regresaron los perredistas Valentín Maldonado y Paula Castillo, y con sus votos a favor Morena alcanzó 39 sufragios, con los que quedó aprobada la nueva legislación en materia de planeación urbana.

Por la mañana, la diputada Guadalupe Chavira presentó una queja por violencia de género contra el panista Federico Döring, pues acusó que durante la dictaminación de la ley de planeación sufrió discriminación y misoginia por el legislador panista. La queja derivó en un exhorto a la Junta de Coordinación Política a crear ya el Comité de Responsabilidad Parlamentaria, cuya instalación tiene un año de retraso.

Foto: La Jornada

Texto: Sandra Hernández García | La Jornada