Crecen esfuerzos de padres de familia para las compras escolares

Nota Principal

México. Después de revisar los precios de algunos útiles escolares, Cecilia no oculta su preocupación, una y otra vez cuenta el dinero en su monedero, ya ni siquiera recuerda cuántas papelerías y centros comerciales ha recorrido los últimos fines de semana en busca de ofertas o precios más bajos.

Con un dejo de enojo y angustia, aseguró: “Hasta estudiar se ha convertido en un lujo en este tiempo, cada año es más difícil que los hijos estudien, el dinero no alcanza y luego todavía en las escuelas quieren una inscripción disfrazada de cuota, lo que está prohibido, según las autoridades”.

La madre de familia reconoce que hay útiles económicos, como cuadernos tamaño profesional, sin embargo, la calidad del producto no la convenció; “de qué sirve comprar algo que al final de cuentas saldrá más caro.

“Mi hijo necesita dos cuadernos profesionales y uno en forma francesa y por lo que he visto, solo estos productos me saldrán en por lo menos 200 pesos, si quiero pagar algo de mediana calidad, por lo menos para que le dure hasta que se lo acabe”.

Cecilia indicó que de acuerdo con los precios que ha visto, tan solo los útiles de su hijo le saldrán en un promedio de 700 pesos, por lo que es seguro que tendrá que pedir dinero prestado a un familiar.

Mientras el pequeño Fernando de ocho años, en la sección de mochilas, pide con emoción a su madre que le compre esa que tiene a su superhéroe preferido. La joven señora revisa el precio, entrecierra los ojos y sugiere al niño otra de menor precio.

“Da impotencia no poder comprarle lo que quiere, sobre todo cuando es un buen estudiante, porque va muy bien en la escuela, segundo año lo pasó con 10 de promedio. Creo que lo que más les emociona a los niños a su regreso a clases es tener sus útiles a tiempo y su uniforme bonito”.

Más tarde, en una de las papelerías ubicadas en el Centro de la Ciudad de México, Lilia acompaña a su madre a comprar lo necesario para su regreso a la secundaria.

“Voy a entrar a segundo de secundaria, ahora solo vamos a comprar mi mochila, un cuaderno, plumas, lápices, porque los demás lo pide cada maestro de acuerdo con cada materia”.

Mientras camina entre los pasillos de la papelería, con una canasta en la que lleva un parte de plumas y una goma blanca, la madre de Lilia explicó que los gastos que ha hecho hasta ahora superan los dos mil pesos.

Por ejemplo, el uniforme de diario y el de educación física y la bata de laboratorio le salieron en más de dos mil 500 pesos, incluidos tenis y zapatos.

“De verdad que los esfuerzos que hacemos para que los hijos estudien y aspiren a una mejor vida cada vez son más grandes, cuando se pregona que la educación es gratuita”.

Con cierta molestia, dijo: “Ya ni siquiera el acceso a una escuela pública es gratuito, yo por ejemplo tengo que pagar 250 pesos de inscripción de cada uno de mis hijos”.

Alumna de la primaria “Eulalia Guzmán” ubicada en Valle Dorado, en el municipio mexiquense de Naucalpan, la estudiante subrayó que, a partir de su entrada a la secundaria, y durante las primeras semanas los profesores pedirán de dos a tres cuadernos adicionales, así como un libro por materia, sin contar con lo que pedirán en el taller.

Sandra, madre de Ricardo, un estudiante de segundo año de primaria en escuela privada, subrayó que entre inscripción, la primera colegiatura y los útiles escolares suma en gastos ya cerca de 30 mil pesos.

Aseguró que tener a su pequeño en un colegio particular no es nada fácil. “Aquí no dan opción de buscar mejores precios de libros o cuadernos o demás útiles, porque la escuela te vende todo”.

“El paquete de útiles para segundo año me salió en más o menos ocho mil pesos, con una inscripción de 15 mil 900 y 11 colegiaturas de seis mil 200 pesos. Afortunadamente a mi hijo todavía le sirve el uniforme del año pasado”, añade con resignación.

Foto: Notimex

Texto: María de Refugio Gutiérrez | Notimex