Cumple 10 años el Centro Nacional de Recursos Genéticos, reserva estratégica para la agricultura y alimentación de México y del mundo

Tepatitlán de Morelos, Jalisco, 15 de junio de 2022

​El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, enfatizó que ante el actual escenario de incertidumbre mundial por la pandemia y el cambio climático, las naciones no pueden prescindir del conocimiento, de la contribución de la ciencia, ni del trabajo de los investigadores y científicos.

​El funcionario federal propuso que el Centro Nacional de Recursos Genéticos (CNRG) sea catalogado de seguridad nacional y, en ese sentido, trabajar para elevarlo a esa gran responsabilidad que implica garantizar la seguridad alimentaria de México y del mundo.

​El encargado del despacho de la oficina del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Luis Ángel Rodríguez del Bosque, explicó que el objetivo del Centro es resguardar de forma apropiada y sistematizada las colecciones de germoplasmas en forma de semillas, plantas, tejido, células, embriones y ADN, como reserva estratégica para conservación, mejoramiento e investigación.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y centros de investigación nacionales e internacionales celebraron el décimo aniversario del Centro Nacional de Recursos Genéticos (CNRG), un bien público nacional que resguarda germoplasmas en forma de semillas, plantas, tejido, células, embriones y ADN, como reserva estratégica para la agricultura y alimentación de México y del mundo.

Con infraestructura y tecnología de vanguardia, así como talento humano especializado, el Centro conserva, documenta e investiga especies vegetales, forestales, animales y microorganismos, de los cuales resguarda casi 100 mil accesiones, en beneficio de la humanidad y las generaciones futuras.

En el evento, celebrado en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, expresó que, ante los impactos de la pandemia y del cambio climático, que ponen en riesgo la seguridad alimentaria, la ciencia viene al rescate de la humanidad.

Enfatizó que, ante este escenario, las naciones no pueden prescindir del conocimiento ni de la contribución de la ciencia o del trabajo de investigadores y científicos.

De hecho, yo vengo de ese sector y por eso quiero felicitarlos, porque lo que aquí se hace busca compensar las situaciones de crisis que estamos padeciendo actualmente, expresó el funcionario federal.

Exhortó a todos los actores de la cadena productiva del sector agroalimentario e investigadores a conservar y aprovechar este capital biológico, a cargo del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), el brazo técnico de la agricultura de México que promueve la ciencia y la vinculación entre los productores.

Destacó que lo que almacena el CNRG es el capital y la garantía que nos permitirá solventar problemas que son inciertos, que son producto de muchos factores y un acervo que debe estar  acompañado del conocimiento y la técnica.

Villalobos Arámbula resaltó los 10 años de trabajo permanente del Centro Nacional de Recursos Genéticos, los cuales permiten garantizar estabilidad a la sociedad mexicana, porque son los genes que nos permitirán atender futuras plagas y enfermedades o futuras alteraciones climatológicas.

Por eso, el funcionario federal propuso que el Centro sea catalogado como un organismo de seguridad nacional y en ese sentido trabajar día a día este gran capital para elevarlo a la gran responsabilidad que implica garantizar la seguridad alimentaria de México y el mundo

El encargado del despacho de la oficina del INIFAP, Luis Ángel Rodríguez del Bosque, mencionó que hoy México está de fiesta, al celebrar 10 años del Centro Nacional de Recursos Genéticos, que resguarda ya casi cien mil accesiones de especies vegetales, forestales, animales  y microorganismos.

El objetivo de este Centro, resaltó, es resguardar de forma apropiada y sistematizada las colecciones de germoplasmas en forma de semillas, plantas, tejido, células, embriones y ADN, como reserva estratégica para conservación, mejoramiento e investigación, para asegurar la conservación de especies vitales para la población.

El director general de Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), Leovigildo Córdova Téllez, realizó la presentación del libro: La conservación de los recursos genéticos, a 10 años de la creación del CNRG, el cual registra el trabajo y contribución del Centro en el resguardo de los recursos genéticos, que son la base de la alimentación y la agricultura y, en consecuencia, de la vida humana.

Indicó que en este país megadiverso en el ámbito mundial, varias especies son amenazadas por asentamientos humanos y cambio climático, por lo que todas las acciones a favor de la conservación de plantas, peces y microrganismos, y su uso sostenible, son claves para facilitar la producción de alimentos hoy y en las generaciones futuras.

En la sede del CNRG y acompañado por Rodríguez del Bosque, el secretario Villalobos Arámbula develó una placa conmemorativa a la primera década de actividades del Centro y colocó una cápsula del tiempo.

La cápsula contiene semillas de frijol, teocintle y trigo, fotografías, libro de publicación del CNRG, folletos científicos del Centro, materiales como cajas de petri y de cultivo de cuatro pozos, pajillas para almacenamiento de semen, recuerdos del INIFAP, crioviales con perlas de cerámica, cepa liofilizada de leuconostoc sp, tejido liofilizado de cacao, chayote y amaranto; material de laboratorio in vitro; material para conservación y crioplacas para críoconservación.

Texto y Foto: SADER