Destaca Ignacio Ovalle labor del Programa de Abasto Rural durante la celebración del Sorteo Mayor de Lotenal por su 40 aniversario

Ciudad de México, 12 de diciembre de 2019

La flota vehicular de SEGALMEX conformada por más de cuatro mil unidades recorre anualmente 180 millones de kilómetros para llevar alimentos baratos a comunidades alejadas y vulnerables

El director general de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), Ignacio Ovalle Fernández, celebró que el Programa de Abasto Rural (PAR) de Diconsa se mantenga fuerte y en pie para atender una necesidad central en el país como es llevar alimentos baratos a las poblaciones con mayor grado de vulnerabilidad.

La expresión del titular de Segalmex tuvo lugar al encabezar el festejo por el 40 aniversario del Programa de Abasto Rural, que fue conmemorado por la Lotería Nacional para la Asistencia Pública con el Sorteo Mayor 3738.

Acompañado por los directores de Operaciones, José Fernando Peón Escalante, y por el Comercial, Manuel Lozano Jiménez, el titular de Segalmex destacó la condición perdurable de este programa que con apoyo de los Consejos Comunitarios de Abasto (CCA) ha llevado alimentos baratos durante 40 años a lugares montañosos, pedregosos y entre ríos mediante una flota vehicular que supera las cuatro mil unidades a nivel nacional.

“Nuestros camiones apoyan el surtimiento de la red de abasto más grande del país y recorren anualmente 180 millones de kilómetros. Se trata de un programa exitoso que nuestras comunidades mantienen vigente con sus más de 26 mil tiendas comunitarias situadas en lugares alejados y vulnerables”, subrayó.

Ovalle Fernández enfatizó que día con día se despliegan los esfuerzos necesarios para que los precios en las tiendas comunitarias Segalmex-Diconsa permanezcan como los más baratos del mercado.

“Se trata de un programa gubernamental operado coordinadamente con sus beneficiarios, pues en su operación participan comunidades organizadas que trabajan en todo momento para evitar vicios y lograr la permanencia del PAR”, destacó.

Texto y Foto: SADER