Diputada priista Mariana Nassar solicita a la Secretaría de Salud prevenir hostigamiento a personal médico

Ciudad de México, 12 de abril de 2024

La legisladora señaló que ante los actos de acoso que están expuestos los estudiantes de medicina, es necesario que la dependencia federal actúe con el fin de erradicarlo en las Instituciones del sistema nacional de salud.

La diputada federal Mariana Nassar Piñeyro hizo un llamado a la Secretaría de Salud (SSa) a reforzar las estrategias y acciones para la detección temprana, contención y prevención de los casos de violencia, acoso y hostigamiento hacia los estudiantes de medicina.

A través de un punto de acuerdo, la integrante del Grupo Parlamentario del PRI señaló que frente a los temas relacionados con los actos de intimidación a alumnos es necesario que la dependencia federal actúe con el fin de erradicar la violencia y el acoso laboral en las Instituciones del sistema nacional de salud.

En ese sentido, afirmó que es indispensable fortalecer y velar por los derechos humanos y laborales de todas las personas que trabajan en los servicios sanitarios, desde los médicos de base, los residentes, los enfermeros y enfermeras, el personal auxiliar y administrativo.

La legisladora priista criticó que los estudiantes de medicina, residentes y médicos de base, se enfrentan a situaciones de violencia, acoso sexual y hostigamiento en las diversas unidades médicas por parte del personal directivo, o entre ellos mismos.

Explicó que los estudiantes en múltiples ocasiones han denunciado el abuso, el acoso laboral, las amenazas y la violencia física, emocional y psicológica a la cual están expuestos.

En la solicitud a la SSa, la diputada por el estado de Oaxaca expuso que el fenómeno de la violencia al interior de la educación médica se encuentra introyectado a manera de “tradición”, mostrando patrones de conducta tan “naturales” a la vista de todos, que llega a pasar inadvertido en sus formas sutiles de presentación.

Ejemplificó que, de los 45 residentes encuestados, de dos instituciones pediátricas de Sonora, el 93 por ciento refirió haber sido víctima de alguna forma de violencia.

Ante dicha situación, subrayó que estas conductas no pueden ser permitidas ni justificadas en ningún centro de trabajo, pues atentan contra la libertad, la seguridad, la salud mental, psicológica y emocional de cualquier persona.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados