Discurso de Reginaldo Sandoval Flores del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo y Presidente de la Comisión de Infraestructura, para inaugurar la Semana Nacional de Infraestructura Transformadora

Ciudad de México, 23 de mayo de 2022

Muy buenos días a todas y a todo. Voy a usar mis cinco minutos.

Bueno, saludo y agradezco a todas y a todos ustedes su presencia. A los distinguidos integrantes del presídium, a la senadora Olga Sánchez Cordero, al contador Ignacio Mier, al licenciado Jorge Nuño Lara, el diputado Erasmo y el diputado Emanuel.

A las senadoras y a los diputados presentes, a la asistencia plural de integrantes de los congresos locales, presidentes municipales, regidores, funcionarios y servidores públicos de los tres niveles de gobierno, rectores, directores de instituciones educativas, miembros de los colegios de profesionistas, académicos, estudiantes y público en general.

La secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes y la Comisión de Infraestructura en la Cámara de Diputados, han organizado de manera conjunta, este magno evento sin precedentes en el país; a fin de coadyuvar a generar el poder transformador que contribuya a colocar la protección de los derechos humanos y el medio ambiente como ejes de la rectoría económica del Estado, de la planeación prospectiva estratégica del desarrollo nacional y de la gobernanza de la infraestructura.

Para ello, la comisión de Infraestructura que tengo el honor de presidir, asumió la importancia de redefinir el rol de la infraestructura, como herramienta que contribuya a asegurar el bienestar general; que la infraestructura del país se convierta en el pivote para que el crecimiento y desarrollo económico, poniendo en el centro a las personas, sus derechos y el cuidado del medio ambiente.

Si bien la dignidad y los derechos humanos son inherentes a la construcción de infraestructura, muchos de los proyectos en México, han transitado en la dirección opuesta, es decir, se inician obras de manera ambiciosa y descuidada, sin evaluar, previamente, su impacto, muchas veces agresivo e irreversible.

En cambio, para el ejercicio de los derechos humanos de las generaciones presentes y futuras, es vital desarrollar infraestructura de calidad, integrada, inclusiva, sostenible y planeada estratégicamente; justo lo que hemos denominado como infraestructura transformadora.

Por tal motivo, desarrollamos una primera aproximación a este nuevo concepto, que busca dejar atrás la visión mecanicista, materialistas y cortoplacista de la infraestructura, para dar paso a un enfoque humanista, de derechos y de largo alcance para las generaciones presentes y futuras.

Para esta gran tarea, la comisión de Infraestructura aprobó el nuevo modelo para la generación de infraestructura transformadora, estrategias de políticas integradas, incluyentes y sostenibles.

En este documento guía, buscamos crear una caja de herramientas que nos ayude a buscar soluciones viables a los grandes retos y desafíos que presenta la infraestructura en nuestro país, para desarrollar; infraestructura resiliente frente a la infraestructura vulnerable y avejentada, que resista el cambio climático y desastres naturales.

Infraestructura suficiente y equitativa para cerrar las grandes brechas de desigualdad, infraestructura innovadora y de calidad que integre los avances científicos y tecnológicos.

Infraestructura incluyente para todos los mexicanos, infraestructura que trascienda los ciclos administrativos, que sea planeada de manera prospectiva y estratégica.

Hasta hoy, que comenzamos a hablar de estos temas, pocas personas sabían que la infraestructura se encuentra presente en todos los aspectos de la vida humana; en el ámbito social, cultural, económico, medio ambiental, energético, de telecomunicaciones, transportes, turístico, deportivo, recreativo, entre otros.

Siempre que se habla de infraestructura, pensamos en carreteras y en puentes, pero desconocíamos que la infraestructura va más allá e, inclusive, nuestros aliados convocantes han debido ajustarse a este gran abanico que se engloba en término complejo, como es el de infraestructura.

Complejo, porque confundimos la infraestructura con los servicios que derivan de la misma. Entonces, cuando pensamos en infraestructura energético, por ejemplo, pensamos en la electricidad que llega a nuestros hogares y no en todo el inventario existente para poder producir, transportar y distribuir esa electricidad.

Por eso, hoy, arrancamos la Semana Nacional de Infraestructura Transformadora; durante cinco días, nos van a acompañar 99 expertos en la materia, que van a debatir, discutir y analizar estos grandes retos para proponer soluciones legislativas, técnicas y tecnológicas, de diagnóstico, esquemas de financiamiento y asociaciones estratégicas para lograr que la infraestructura llegue a quien más lo necesita y también avancemos en el combate a la corrupción, que es el más grande de los problemas que tenemos, hoy en día, y que como legisladores debemos de abordar.

Buscaremos que se generen acuerdos de gran relevancia, como éste y aportar en la construcción de un marco jurídico que nos lleve a transformar la infraestructura, con esta nueva visión, cuya esencia sea el derecho a la dignidad, la gobernabilidad y los derechos humanos.

Entre todas las partes y sectores, debemos asegurar su planeación, diseño, construcción, monitoreo y mantenimiento, bajo criterios sólidos, realistas y ajustados a las necesidades y condiciones de los diferentes contextos humanos, económicos, sociales, culturales y medio ambientales.

Sean, pues, todas y todos bienvenidos a la Semana Nacional de Infraestructura Transformadora y que los trabajos que aquí se desarrollen, sean fructíferos y nos permitan avanzar en esta trascendental misión, que nos ha encomendado la sociedad.

Muchísimas gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PT en la Cámara de Diputados