Economía mexicana se tambalea: WSJ

De acuerdo con el diario The Wall Street Journal, México se está deslizando hacia una recesión, lo que implica un nuevo desafío para López Obrador

México se está deslizando hacia una recesión, incluso a medida que la economía de Estados Unidos sigue creciendo, es la primera vez en 25 años que los ciclos económicos de los países vecinos han perdido sincronización, de acuerdo con The Wall Street Journal.

La publicación cita que el debilitamiento de la economía es un nuevo desafío para el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, luego de la renuncia de la semana pasada del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien dimitió abruptamente y culpó a la administración por poner metas políticas por encima de las consideraciones económicas.

El Inegi informó el viernes que la producción industrial cayó 2.1% entre abril y mayo de este año, su mayor caída mensual en más de una década.

Ese y otros datos recientes sugieren que la economía de México puede haberse contraído durante el segundo trimestre del año, además de caer un 0.2% en los primeros tres meses del año, señala el diario.

“México está prácticamente en recesión”, escribió la semana pasada el economista del Banco de América, Carlos Capistrán, en una nota al cliente. “Una recesión presionaría a la administración y al banco central de México para que reaccionen, ya sea incrementando los gastos del gobierno o recortando las tasas de interés, o ambas cosas”, dijo.

Una economía débil hará más difícil que López Obrador cumpla sus promesas de transformar el país a través del gasto en programas sociales e infraestructura, perjudique las finanzas del gobierno al reducir los ingresos y, posiblemente, estimule más inmigración ilegal a los Estados Unidos.

López Obrador dijo el viernes que no espera que ocurra una recesión y destacó la apreciación del peso y la caída de la inflación desde que asumió el cargo en diciembre. Sugirió que incluso una disminución en el crecimiento económico no perjudicaría a los pobres, ya que su gobierno se centra en la redistribución de la riqueza.

“No tengo dudas de que podría haber una disminución en la tasa de crecimiento, pero el nivel de desarrollo está aumentando, porque ahora hay una mejor distribución de la riqueza”, dijo López Obrador. Bajo gobiernos anteriores, “el poco crecimiento que hubo, se concentró en unas pocas manos”, dijo.

Durante gran parte de las últimas dos décadas, la economía de México en general ha crecido o disminuido junto con la de su vecino del norte, donde México envía el 85% de sus exportaciones. Si bien las exportaciones de México siguen siendo sólidas, la política en ambos lados de la frontera ha enfrentado las nuevas inversiones en México, tanto de empresas extranjeras como de mexicanas.

Los ataques verbales del presidente Trump en México y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte causaron ansiedad entre muchos inversionistas y compañías que operan al sur de la frontera. El año pasado se firmó un nuevo acuerdo para reemplazar el TLC, pero el Congreso no lo ha ratificado, lo que deja su perspectiva incierta.

Mientras tanto, el ascenso de un nacionalista de izquierda como presidente en México también causó algunos nervios entre las empresas mexicanas.

El presidente de México canceló el proyecto de infraestructura más grande del país, un aeropuerto de 13 mil 300 millones de dólares para la Ciudad de México, que se construyó en un tercio, y anunció planes ambiciosos para rehacer la petrolera estatal Petróleos Mexicanos, o Pemex, mediante la construcción de una refinería de 8 mil millones e inyectando 5 mil 200 millones de dólares en efectivo en la empresa muy endeudada.

Fitch Ratings respondió eliminando a Pemex de su calificación de grado de inversión y rebajó la calificación del crédito soberano de México, mientras que Moody’s Investors Service y S&P Global Ratings se volvieron negativos en la perspectiva crediticia de México.

En la encuesta de economistas realizada por el Banco de México en mayo, ninguno de los encuestados dijo que pensaba que era un buen momento para invertir en México. La última vez que la percepción fue tan baja fue en noviembre de 2016, cuando Trump ganó la elección de Estados Unidos.

López Obrador también ha reducido el gasto del gobierno en una campaña de austeridad para pagar varios programas sociales, incluidas las pensiones para ancianos y un programa de empleo para jóvenes desempleados, lo que ha frenado aún más el crecimiento.

El gasto público cayó alrededor del 6%, mientras que las exportaciones netas crecieron 2.2% y el gasto del consumidor se mantuvo estancado, creciendo solo 0.3%.

El aumento en el gasto podría poner las finanzas del Gobierno fuera de control y provocar nuevas rebajas, dijo Bank of America.

López Obrador “debe darse cuenta de que si quiere recursos para sus programas, la economía necesita crecer y generar ingresos para eso, y para que la economía crezca, necesita generar confianza”, dijo Isaac Katz, un profesor jubilado de economía en el Instituto Técnico Autónomo de la Ciudad de México. “Los indicadores se están acumulando. Si no estamos ya en recesión, parece que nos dirigimos hacia allí”.

Muchos economistas ahora esperan que la economía crezca menos del 1% en todo 2019, en comparación con el crecimiento del 2% del año pasado. El Banco de México estima que el crecimiento será de entre 0.8 y 1.8%, al tiempo que reconoce riesgos que podrían ser menores.

Si bien el debate económico en Estados Unidos es si una economía fuerte disminuirá las posibilidades de que la Reserva Federal reduzca las tasas de interés o si una expansión a 10 años está a punto de finalizar, la discusión en México es si el Banco de México debería recortar las tasas para estimular el crecimiento económico.

Texto: El Sol de México en línea | Foto: Especial