“El grito” de todos | Alonso Cedeño

Laboratorio de Redes

En la liturgia cívica mexicana no existe fecha más importante que “la noche del grito”. No recordamos el mítico inicio de una larga la lucha por la independencia; ni nos convoca a la reflexión a dónde hemos llevado la conceptualización de lo mexicano; o el avance económico y político que hayamos tenido como país. Festejamos “el grito”, nos reunimos con amigos y familiares para dar “el grito”, vamos a la plancha del zócalo de la capital o de la comunidad más pequeña para dar junto con la máxima autoridad “el grito”.

Los medios sociales digitales también tuvieron su propio “grito”, que tuvo un alcance potencial de 94 millones, generando un impacto muy alto, con 47,132,471 interacciones, 1,874,175 reacciones, 845,247 comentarios, se compartió 4 458,367 y el material multimedia se reprodujo 39,954,682 veces.

A lo largo de la noche del 15 y madrugada del 16 de septiembre, se generó la conversación que los usuarios de los medios digitales siguieron bajo las siguientes etiquetas: #VivaMéxico, #MexicanIndependenceDay, Eugenia León, #16deSeptiembre, #AMLO, #IndependenciaDeMéxico, #ComandanteBorolas, #AMLOlujodePresidente y #VivaMéxicoSinLópez.

La conversación que tuvo #IndependenciaDeMéxico logró un alcance de 78 millones con 24 millones de interacciones, mientras que #AMLO alcanzó 97 millones con 16 millones de interacciones. #VivaMéxico generó 32.7 millones de interacciones y un alcance de 68 millones, mientras que #MexicanIndependenceDay generó 24.7 millones de interacciones con un alcance de 66 millones. La etiqueta #ComandanteBorolas alcanzó a 54 millones con 11 millones de interacciones, mientras que #AMLOlujodePresidente alcanzó a 24 millones, pero sólo generó 51 mil interacciones.

Por lo que respecta a la tendencia en la conversación el 31% dijo que esta fue la mejor noche mexicana gracias a la presencia del presidente @lopezobrador_; el 24% de la audiencia hizo la comparativa de la ceremonia oficial de este año con la de administraciones pasadas, el 20% comentó que en realidad no hubo austeridad porque se siguió celebrando una cena con invitados especiales en el Palacio Nacional; el 15% dijo que en las arengas presidenciales hizo falta alusión a la inseguridad, impunidad y desabasto de medicinas; mientras que el 10% criticó a Beatriz Gutiérrez Müller @BeatrizGMuller por su gusto al vestir y faltas al protocolo en este tipo de eventos.

La conversación se repartió de la siguiente manera: 31% en Facebook, 27% Twitter, 18% Instagram, 12% YouTube, 5% blogs y el restante 7% portales web. Por lo que hace a la interacción el 25% se lo lleva Facebook, el 32% Twitter, el 15% Instagram, el 19% YouTube y el 9% los portales web.

Dato interesante es saber que del 31% de la audiencia que elogió y mostró su apoyo para el presidente Obrador, el 12% salió de usuarios bots, es decir perfiles de reciente creación y una nula interacción con el exterior. El19% restante de esa línea de comunicación: salió de las páginas en donde muestran tradicionalmente apoyo para el presidente, así como de medios considerados afines.

En análisis de varios tuiteros considerados del “círculo rojo” sobre el mensaje político de no hacerse acompañar por invitados en los salones y caminar sólo con su pareja hasta recibir la bandera y al balcón fue duramente criticado, no así por el círculo verde que lo reconoció como un acto de austeridad, cierto o no, la carambola surtió el efecto deseado. Una vez mas @LopezObrador_ impuso su verdad y su agenda comunicacional a la noche.

Este no fue el primer grito de Andrés Manuel López Obrador quien cuando se proclamó presidente legítimo dio “el grito” en 5 ocasiones. Este año es su primera vez como jefe de Estado, al amparo de la constitución y bajo el seguimiento puntual de los medios sociales digitales.

Interesante fue observar a varios opositores y críticos feroces de la presidencia, rendirse ante los encantos de la noche mexicana, muchos reconocieron que “el grito” fue mejor de lo que esperaban y otros hasta expresaron una felicitación. Era el día para hacerlo, embriagados en patriotismo, el 15 de septiembre se atestiguó un pueblo feliz, finalmente como sentenciara magistralmente Octavio Paz en el capítulo de El Laberinto de la Soledad donde aborda precisamente las fiestas patrias: “Pero un pobre mexicano, ¿como podría vivir sin esas dos o tres fiestas anuales que lo compensan de su estrechez y de su miseria?”

Publicado por El Universal