El mapa de las otras, las armas legales | Ethel Riquelme

En las declaraciones históricas del Secretario de la Defensa Nacional, General Luis Crescencio Sandoval, sobre el número de armas que circulan por el país de manera ilegal, unos dos millones de piezas de las que apenas se han podido recuperar un 15 por ciento, hay un problema mayor. Las armas que circulan con autorización, las inscritas ante la Sedena y que, según el mapa de registros, responden al mismo patrón que las ilegales, donde se han dado más permisos, hay más violencia.

Además del subregistro, hay un registro oficial que refleja por decir lo menos, un consentimiento en la inscripción y aumento de armas legales en el territorio.

Los últimos registros conocidos del Registro Federal de Armas de Fuego de la Secretaría de la Defensa Nacional correspondientes al tercer trimestre del 2018, reflejan un total de 32 mil 719 armas de nuevo registro, frente a los 12 mil del primer trimestre de ese año; el mayor incremento porcentual en la historia de dicha oficina y que en su mayoría se autorizaron en los estados que más delitos han reportado.

En el Estado de México, la entidad con mayor extorsión, la segunda con más homicidios dolosos y feminicidio, la Sedena registra un aumento de armas permitidas del 300 por ciento del primero al segundo semestre del 2018 y alcanza 400 por ciento en el tercero. La Ciudad de México, la segunda con más denuncias por violación y tercera en extorsión, pasó de seis mil armas de nuevo registro entre enero y marzo a 17 mil 329 en septiembre del 2018.

Guanajuato, el primer Estado en homicidios dolosos y feminicidios, según el Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad –por número de carpetas de investigación– pasó de 286 armas registradas en marzo a mil 405 en septiembre, cinco veces más, y Nuevo León, la quinta entidad en extorsión, pasó de cero en marzo a 384 en septiembre.

Reflejan también incrementos atípicos por actividad y número de población al registrar un incremento del 207 por ciento en las armas inscritas ante la Sedena en Campeche,  la segunda entidad con más carpetas de investigación por violación por cada cien mil habitantes; 130 por ciento más armas en Colima, primer estado en homicidio doloso y feminicidio por cada 100 mil habitantes y casi 200 por ciento de aumento en armas registradas en Puebla, tercer lugar en delito de secuestro a nivel nacional.

Los números del Registro Federal de Armas de Fuego de la Secretaría de la Defensa Nacional fueron públicas hasta diciembre anterior y no obstante que han sido eliminadas de la página, se registraron puntualmente en su momento y muestran que los permisos otorgados por la Sedena en 2018 fueron sistemáticamente a la alza.

En el primer semestre, 12 mil 031 armas, en el segundo trimestre se reportaron 22 mil 702 piezas, casi 100 por ciento más comparado con las del primero y 32 mil 719 en el tercero. Las cifras, inauditas, debieron haber puesto en alerta a las autoridades militares que tienen la exclusividad del registro y el control de las mismas, pero también existe un problema en el seguimiento y control de las armas registradas ante la Sedena.

En opinión de legisladores y militares conocedores del proceso de registro, las armas se dan de alta pero si son robadas o extraviadas no siempre existe un reporte de baja ante la Sedena, como tampoco un acta ministerial que advierta sobre la circulación ilegal del arma, muchas veces por miedo del propio propietario registrado y, peor aún, no existe en muchas ocasiones la coordinación entre autoridades con la información y registros de la Sedena para conocer los reportes de bajas y altas de las armas incluso, estando involucrada en hechos criminales.

Las declaraciones y cifras del titular de la Sedena, sin lugar a dudas abren un espacio inédito en materia de combate a la ilegalidad, pero el subregistro es solo una parte el proceso de contabilidad para dimensionar el enorme riesgo y reto al que se enfrentan las autoridades, otra parte es el registro legal. La posesión y el uso de las armas legales sin control también son un riesgo.

Publicado por Arsenal Diario Digital