El uso de carbón para generar electricidad debe disminuir en lugar de incrementar: Partido Verde

Ciudad de México, 4 de agosto de 2020

En el mundo 4.5 millones de muertes prematuras cada año están relacionadas con la contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles

La transición a las energías renovables en el sector eléctrico es esencial tanto para prevenir las catástrofes ligadas al cambio climático como para proteger la salud de la población, aseguró el Grupo Parlamentario del Partido Verde en el Senado, quien insistió en que el uso de carbón y otros combustibles fósiles para generar electricidad debe disminuir en el país, en vez de incrementar.

En México, la capacidad instalada total del Sistema Eléctrico Nacional al cierre de 2018 alcanzó 70,053 megawatts (MW), de los que la energía carboeléctrica representa el 7.7 por ciento.

Por ello, las senadoras y senadores ecologistas exhortaron a la Comisión Federal de Electricidad a implementar un plan de acción para reducir gradualmente el uso de carbón en la generación eléctrica, hasta lograr su reemplazo total con energías limpias y renovables.

“Como parte de este plan integral, el punto más importante y necesario consiste en programar el cierre gradual de las centrales carboeléctricas para disminuir sus impactos sobre la salud y el cambio climático, generando beneficios superiores al valor de la electricidad generada”, argumentaron en el exhorto presentado en la Comisión Permanente.

Abundaron que dicho plan debe contemplar no desamparar a todas las personas que dependen de esta industria con opciones de empleo para los trabajadores de las minas, además de la generación de un impuesto agresivo al uso excesivo de carbón para generar electricidad, así como un precio base fuerte para los bonos de carbono.

Ejemplificaron que la Unión Europea, que tiene mayores avances con respecto a la generación y uso de energías renovables, ha fijado diversos objetivos para el año 2030, entre ellos el cese del uso del carbón para generar energía eléctrica, aunquehan observado dificultades para el cumplimiento de esta    meta, ya que solamente ocho naciones de la Unión Europea especifican un claro plan de eliminación, mientras que otros países siguen dependiendo en gran medida del carbón.

“Si bien es cierto que lograr el uso de cero carbón es una meta aspiracional muy elevada, es pertinente que los países del mundo, incluido México, se fijen y respeten topes de huella de carbono, así como metas para transitar lo antes posible a esquemas energéticos sustentables, sobre todo porque 4.5 millones de muertes prematuras cada año a nivel global están relacionadas con la contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles, principalmente carbón, petróleo y gas,  de acuerdo con datos del Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA), a nivel global”, declararon.

Foto: Senado de la República

Texto: Grupo Parlamentario del PVEM en el Senado de la República