En la Cámara de Diputados se llevó a cabo el foro “Por mi raza hablará la discriminación: racismo en México”

Ciudad de México, 11 de marzo de 2024

Diputadas, especialistas y representantes de la sociedad civil resaltan la importancia de implementar acciones afirmativas

En el foro “Por mi raza hablará la discriminación: racismo en México”, organizado por la Comisión de Derechos Humanos, diputadas, investigadores, especialistas y representantes de la sociedad civil externaron comentarios para visibilizar a las minorías y los retos en torno al racismo y la discriminación, y las acciones jurídicas que se deben emprender para proteger derechos humanos.

El racismo atraviesa todas las partes de la sociedad

La presidenta de la instancia legislativa, diputada Marisol García Segura (Morena), consideró fundamental evaluar los logros que como sociedad se han alcanzado en materia de racismo en México, pues a nivel social se sigue con filias y fobias. De acuerdo con la Encuesta de Discriminación 2022, el 23.7 por ciento de la población mexicana declaró haber sido discriminada.

Hizo mención a casos de algunos restaurantes y su mensaje racista para sentar a los comensales y conservar la idea de reservarse el derecho de admisión como una forma de garantizar exclusividad, basada en que solo se permita a personas blancas.

El racismo, aseguró, atraviesa todas las partes de la sociedad; el país es racista, pero es claro que se han realizado esfuerzos para acceder a más y mejores herramientas y combatir la discriminación que se construye desde la infancia; por ello, es necesario analizar cómo se educa y la publicidad en los medios de comunicación.

Aseguró que el reto a vencer es la invisibilización de las minorías y las personas racializadas, así como la convicción social de que la belleza es blanca y no morena o afrodescendiente. “La realidad es que la discriminación racial está basada, en arrasar el estigma de que lo racializado es menos y tiene connotaciones de lo moreno, prieto y afro tiene una percepción negativa”, dijo.

Por eso, precisó García Segura, el foro nos ayuda a hablar de los retos que se tienen socialmente en torno al racismo y las acciones jurídicas que se deben emprender. Ayudará a armar iniciativas, propuestas y mesas de trabajo para poner el debate en la mesa y seguir hablando de racismo.

La diputada Adriana Bustamante Castellanos (Morena) afirmó que es obligación del Estado y la sociedad contribuir en la erradicación de toda expresión de discriminación, tanto en los discursos como en los hechos. No basta con respetar las diferencias, afirmó, es indispensable transformar las condiciones y factores que justifican y normalizan las prácticas discriminatorias, así como el uso de estereotipos negativos que van contra la igualdad.

Se necesitan más acciones afirmativas

José Antonio Aguilar, director de Racismo MX, destacó que este problema es estructural donde la sociedad y medios de comunicación juegan un papel importante, y el Estado es uno de los actores más importante para su eliminación.  Agregó que en México el racismo se sostiene de la invisibilización que la mayoría de los estados latinoamericanos no hacen mención en sus normativas, políticas o datos y eso incide en la discriminación racial que experimentan las personas indígenas o afrodescendientes.

De la Red de Mujeres Afrodescendientes CDMX, Cecilia Estrada Gasga, planteó diseñar políticas públicas que ayuden a la población afro a su desarrollo integral y protejan sus derechos humanos, pues ha sido invisibilizada, lo cual es el acto más grave de discriminación. Además, encuestas revelan que la brecha de desigualdad y violencia que viven las mujeres afro, es grande, sus cuerpos son racializados y exotizados. El racismo en México es estructural, atraviesa todos los ámbitos y no hay un lugar seguro para que expresen lo que les aqueja.

Patricio Solís Gutiérrez, profesor investigador del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, señaló que para combatir la discriminación y el racismo se requiere un enfoque preventivo, no punitivo, e implementar acciones afirmativas; también reconocer la deuda social de maltrato sistemático y generalizado contra pueblos indígenas y afromexicanos y contra las personas que, por poseer rasgos físicos o asociados a la pertenencia a estos pueblos, comparten ese agravio histórico.

Gisela Carlos Fregoso, doctora en investigación educativa de la Universidad de Guadalajara, comentó que es necesario que se hagan propuestas concretas y sean aprobadas en su totalidad con leyes secundarias o vinculantes, para que no se queden en letra muerta y sean agentes de cambios estructurales. “El racismo está tan metido en nuestros huesos y sociedad que estructuró muchas de las cosas que hacemos, la forma en que pensamos o cómo entendemos el mundo”.

Norma Don Juan Pérez, de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, argumentó que se debe hablar de racismo todo el tiempo, no como una acción que revictimice. Llamó a impulsar una perspectiva étnico-racial, así como se logró con la perspectiva de género, avanzar en el rediseño del país, alcanzar acciones afirmativas, tener una legislación adecuada, presupuesto suficiente y ampliar la reforma al artículo 2º constitucional, para que tengan mayor representación política.

Texto y Foto: Cámara de Diputados