En terrenos del crimen, la nueva planta agroindustrial de La Huacana | Ethel Riquelme

Si fue regañado por el presidente por andarse reuniendo con grupos armados, sospechosos delincuentes y conminado públicamente a retomar el camino de la legalidad, no me imaginó lo que le pasará al Subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, cuando López Obrador se entere que la planta agroindustrial que el funcionario fue a anunciar a Michoacán se construirá en terrenos del líder criminal de la zona.

Y que además de ser el dueño de los terrenos donde se puso la primera piedra del Parque Agroindustial, es el mismo que retuvo a militares en La Huacana el pasado 29 de mayo y que es también el encargado en la zona caliente michoacana del líder del Cartel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oceguera “El Mencho”.

Ha de ser por eso que hasta los menos avezados en el tema, suspicazmente piensan que la Segob sí está conversando y hasta negociando con el crimen organizado.

Ni más ni menos, la primera piedra para la construcción de un parque agroindustrial en la zona de La Huacana, en el municipio de El Chau, fue colocada por el cuestionado Subsecretario sobre terrenos que le pertenecen a Miguel Ángel Gallegos Godoy, “Migueladas” o “El Señor de Zicuirán”, quien tiene su centro de operaciones en la comunidad de Zicuirán.

También conocido como “El Miguelón”, es el jefe de la banda que el 29 de mayo pasado retuvo a 11 elementos del Ejército Mexicano en La Huacana, Michoacán, en exigencia de que el arsenal decomisado horas antes, les fuera devuelto, donde incluía varias armas largas de uso exclusivo del ejército y dos metralletas barrets con las que se puede agujerar unidades blindadas.

Fue el propio comunicado de prensa de la Secretaría de la Defensa Nacional, donde se establece que los hechos contra soldados no fueron cometidos por la población sino por delincuentes, donde la dependencia también ubica a Miguel Gallegos Godoy, como la voz que en los videos lidera la acción contra los soldados y exige hablar con el comandante a cargo.

Miguelón, junto con su familia, es dueño prácticamente de todos los terreno y lotes en el El Chauz y La Huacana, ahora, en su propiedad se construirá la primera planta agroindustial de la zona que, a decir del subsecretario, “cambiará el destino de los pueblos y las regiones estigmatizadas en nuestro país, porque acusarlas de violentas es revictimizar lo que ya han sufrido”.

Durante el anuncio, no se precisó la forma en que el extenso predio fue obtenido, adquirido o donado a la federación.

Pero sí en cambio, la mayoría de los más de 20 mil asistentes al evento estaban enterados de quién es el dueño de los terrenos, dato que pudo confirmarse con las autoridades municipales y estatales este jueves y que podría explicar la ausencia al evento del propio gobernador Silvano Aureoles, indignado además por el acercamiento del Subsecretario con grupos armados de los llamados autodefensas y que provocó la molestia también del presidente López Obrador.

La presencia del subsecretario Peralta ha provocado un golpe al avispero y la complicación de la situación en la tierra caliente, particularmente en La Huacana donde además de ser nacimiento y sede del más fuerte cartel del Pacífico, el CJNG, existe la tentación de grupos armados para reorganizarse bajo un supuesto de autodefensas que en realidad buscan aliarse con el crimen organizado y hasta infiltrarse en la política.

Es difícil creer que con la disposición de información de Gobernación y el perfil de seguridad, procuración de justicia e inteligencia del subsecretario Peralta, no supiera que negociaba con delincuentes o que la batalla de las armas también está en el terreno político.

Pero es mucho más difícil de creer que el presidente no supiera el tamaño de piedra que está plantado su subsecretario en un estado que ya ha mostrado rebelión abiertamente contra López Obrador.

Texto y Foto: elarsenal.net