Es tiempo de defender la democracia: Lorenzo Córdova

10 de noviembre de 2019

México requiere los controles sociales de la prensa y los órganos autónomos: Francisco Javier Acuña

Cuando se demerita el trabajo periodístico se debilita la institucionalidad democrática: Luis Raúl González Pérez

La defensa de la democracia es una responsabilidad de todos y si no cumplimos con ella, la democracia se nos puede ir de las manos, advirtió el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, al destacar que esto supone defender las libertades y derechos que la sustentan frente a los poderes.

En la entrega 2019 del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación, del Premio de Acceso a la Información Pública y del concurso CUBACRÓN, los cuales se otorgan en el marco de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (COLPIN), Córdova Vianello afirmó que las democracias de América Latina requieren de un periodismo riguroso, plural y exigente.

“La democracia no puede preservarse si la ciudadanía no cuenta con los elementos informativos necesarios para construir sus juicios y darle información crítica a sus validaciones sobre el poder público, la comunidad en que vive, las empresas con las que se relaciona o el lugar donde se encuentra”, apuntó el Consejero Presidente en presencia del Comisionado Presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Francisco Javier Acuña; el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez; el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, y la Comisionada del  INAI, Blanca Lilia Ibarra, además de destacados periodistas de investigación que participaron en la COLPIN.

Córdova Vianello destacó la realización de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación como un espacio privilegiado para celebrar la importancia que tienen el periodismo independiente para la vida pública y, en particular, para la democracia.

“Hay que celebrar que este encuentro ocurra en los tiempos en que vivimos. Es justo ahora, cuando el diálogo informado se diluye ante ataques y el discurso de odio, o discursos polarizantes, cuando la construcción de nuestra verdad colectiva, la que entre todos integramos con información veraz, se pierde, tiende a perderse entre la desinformación y la saturación noticiosa. Es en esos momentos que el periodismo se vuelve clave para la salud de la vida pública y la convivencia democrática”, señaló.

El valor del trabajo de todos los periodistas reconocidos, dijo, es que a través de su labor cotidiana se expresa la doble función y relevancia del periodismo para la democracia, siempre, pero sobre todo en la coyuntura actual.

“Por un lado, su función como poderoso mecanismo para recabar información veraz, oportuna y rigurosa que nos ayude a comprender las convulsas realidades que vivimos y, por el otro, en segundo lugar, su función como actores clave para generar un contexto de exigencia al poder público y también a los poderes privados; arrojar luz sobre procesos opacos, develar lo que se quiera ocultar en el ejercicio del gobierno y por parte de aquellos actores, los poderes fácticos, que desde el ámbito privado buscan sólo su provecho privado, su provecho personal; lo que sin duda es válido, siempre y cuanto no sea a costa de lo público ni de lo social”, indicó.

En su discurso, el Consejero Presidente aprovechó para destacar el trabajo realizado por Luis Raúl González Pérez al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el cual está por concluir su periodo.

“Las libertades y los derechos o se ejercen y se defienden contra cualquier poder o, como enseña reiterada y tristemente la historia, éstos terminan perdiéndose”, dijo Córdova Vianello al referirse a la labor del Ombudsman.

Igualmente, el Consejero Presidente se refirió a la Acción de Inconstitucionalidad presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por el INE ante la llamada “Ley Bonilla”, la cual fe desechada porque el Instituto no está dentro de las autoridades que pueden presentar una Acción de ese tipo.

“En los días que vienen presentaremos un amicus curiae y también una Controversia Constitucional para la que sí estamos legitimados para preservar la democracia y los derechos en nuestro país”, dijo.

México necesita los controles sociales

El comisionado presidente del INAI, Francisco Javier Acuña, destacó la relevancia de que en esta celebración de COLPIN se reunieran las instituciones públicas autónomas de México como el propio INAI, el INE y la CNDH.

El periodismo, añadió, ha sabido acompañar los procesos y las vicisitudes que la democracia en cualquier parte del mundo experimenta.

“México, en esta nueva era, que quisiéramos fuera de la consolidación democrática, necesita de las instituciones del Estado, los tres poderes clásicos, pero también los controles sociales que hace la prensa y los controles sociales que hacen los órganos constitucionales autónomos, que fortalezcan esta democracia que en México tiene ya más de 40 años de procesos de liberalización política continua, sin interrupción, que es otro gran tesoro de la transición democrática en México”, agregó.

Lamentó que México no pueda jactarse de tener una democracia estabilizada mientras siga siendo el país más peligroso para el ejercicio del periodismo.

El periodismo enfrenta diversos riesgos en México y Latinoamérica

El periodismo de investigación, subrayó el Presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, pone en evidencia las malas prácticas y los abusos y cumple así con su función: ser contrapeso del poder y no adversario como se le quiere ver en algunas latitudes.

Destacó la importancia de fomentar el periodismo de investigación y buscar la calidad de la información, la transparencia y la rendición de cuentas, así como el auténtico control ciudadano.

Si bien el periodismo y los medios de comunicación han tenido una influencia muy importante en la denuncia de abusos, agregó, también es cierto que el gremio enfrenta diversos riesgos en México, en Latinoamérica y Centroamérica, que se han agravado en los últimos años.

“La apertura y el reconocimiento del disenso y de la crítica son cuestiones inherentes a un entorno de legalidad y democracia republicana. Cuando se demerita o estigmatiza el trabajo de quienes tienen a su cargo la labor periodística, no sólo se debilita la institucionalidad democrática, también se afectan derechos humanos y se contribuye a generar un clima de mayor violencia en contra de quienes desarrollan esas tareas al propiciarse la intolerancia”, concluyó.


Ciudad de México, a 10 de noviembre de 2019

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LA INTERVENCIÓN DEL CONSEJERO PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL ELECTORAL (INE), LORENZO CÓRDOVA VIANELLO, EN LA CONFERENCIA LATINOAMARICANA DE PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

Don Ricardo Uceda, Director Ejecutivo del Instituto Prensa y Libertad. Mi estimado Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Querido doctor Francisco Acuña, no le salen mal las improvisaciones, como acaban de ver, y me permitió a mí también rematar, así que mil gracias, mi intervención, Paco, mil gracias, Comisionado Presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de nuestro país.

Saludo también con mucho afecto a la doctora Blanca Lilia Ibarra Cadena, Comisionada también del mismo Instituto, del INAI.

Mi estimado maestro, en muchos sentidos, Luis Raúl González Pérez, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Yo también quiero aprovechar, tal vez esta es la última ocasión en esta semana, en la que en un evento público puedo dirigirme y saludar a Luis Raúl, así que quiero también aprovechar, como lo hizo Paco hace un momento, esta oportunidad para reconocer tu trabajo; un trabajo incansable, tu compromiso inquebrantable y tu valentía a prueba de los poderes, en la conducción de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Por cierto, quiero también reconocer públicamente, Luis Raúl, a pesar de que habíamos tenido ocasión de comentarlo que, esta semana, la que está terminando, la propia CNDH, bajo tu presidencia, presentó una acción de inconstitucionalidad en contra de una de las leyes, de las reformas, de los intentos de modificación legal más ominosos de nuestra vida democrática, la así llamada Ley Bonilla, una ley que extiende el mandato de un gobernador electo por dos años, después de que las elecciones terminaran.

Quiero reconocerlo, Luis Raúl, reconocer tu trabajo, porque estoy convencido que las libertades y los derechos, o se ejercen y se defienden frente al poder, frente a cualquier poder, o como enseña reiterada y tristemente la historia, éstos terminan perdiéndose.

Y quiero aprovechar, por cierto, hablando de la Ley Bonilla y no me quiero desviar mucho, pero quisiera hacer un par de comentarios. Esta semana también el Instituto Nacional Electoral presentó una acción de inconstitucionalidad, la Suprema Corte la desechó, porque no tenemos y, ciertamente lo sabíamos, no estamos dentro de las autoridades que pueden presentar una acción de inconstitucionalidad, pero decidimos no dejar ningún resquicio jurídico abierto y presentamos esta impugnación.

Así que, permítanme, por cierto, comentarles, anunciarles ahora si llegan a ver algún periodista por ahí, por favor sean discretos, pero en los días que vienen presentaremos en este mismo sentido un amicus curiae y también una controversia constitucional para la que sí estamos legitimados, para preservar justamente la democracia y los derechos en nuestro país.

Celebro, con entusiasmo, que la edición 2019 de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación se lleve a cabo en México.

Como saben, cada año desde 2013, este encuentro se ha venido consolidando como una gran ventana para acercarse a conocer lo mejor del trabajo periodístico de la región. Al mismo tiempo, se ha convertido en un espacio privilegiado para reiterar la importancia del periodismo independiente para la vida pública y, en particular, para la democracia.

Por eso, debemos agradecerle al Instituto Prensa y Sociedad, a sus aliados, el INAI, el CIDE, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, el Open Society Institute y la UNESCO, por la organización de esta nueva edición de la Conferencia y, en particular, por traerla este año a la ciudad de México.

Además de celebrar que este año podamos recibir aquí esta Conferencia, hay también que celebrar que este encuentro ocurra en los tiempos en que vivimos. Es justo ahora, cuando el diálogo informado se diluye ante ataques y discurso de odio, o discursos polarizantes.

Cuando la construcción de nuestra verdad colectiva, la que entre todos integramos con información veraz, se pierde, tiende a perderse entre la desinformación y la saturación noticiosa y es en esos momentos cuando el periodismo se vuelve clave para la salud de la vida pública y la convivencia democrática.

Qué bueno que en estos tiempos los recibamos a todas y todos ustedes y nos reunamos con motivo de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación, para conocer lo mejor del periodismo de la región y entender así lo que sucede en nuestras sociedades, aquejadas en tiempos recientes por la protesta, el hartazgo, las promesas incumplidas del tránsito a la democracia y el desencuentro entre gobernantes y gobernados.

Su papel es central para entender mejor lo que hoy sucede. Esta noche conoceremos a las y los ganadores de la edición 2019 del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación, del Premio de Acceso a la Información Pública y del Concurso CUBACRON.

Desde ahora, mi mayor felicitación por su trabajo y sus contribuciones a todas y todos los participantes y, por supuesto, a las y los ganadores.

El valor de estas premiaciones se expresa por supuesto en los trabajos mismos que serán reconocidos, pero su valor también radica en que, a través de ellos y de la labor cotidiana de todas y todos los periodistas de la región, se expresa la doble función y relevancia del periodismo para la democracia, siempre, pero sobre todo en la coyuntura actual.

Por un lado, su función como poderoso mecanismo para recabar información veraz, oportuna y rigurosa que nos ayude a comprender las convulsas realidades que vivimos y, por el otro, en segundo lugar, su función como actores clave para generar un contexto de exigencia al poder público y también a los poderes privados; arrojar luz sobre procesos opacos, develar lo que se quiera ocultar en el ejercicio del gobierno y por parte de aquellos actores, los poderes fácticos, que desde el ámbito privado buscan sólo su provecho privado, su provecho personal; lo que sin duda es válido, siempre y cuanto no sea a costa de lo público ni de lo social.

Ayudar a comprender la realidad y generar exigencia al poder son fundamentales para la vitalidad de una democracia; lo digo con claridad y sin medias tintas, sin periodismo independiente y crítico, no hay democracia posible.

Nuestras democracias, la de México y la de América Latina requieren de un periodismo riguroso, plural y exigente, si queremos preservar la vida en democracia. Si es cierto que el periodismo elabora cada día el primer borrador de la historia, ustedes son, entonces, historiadores de nuestro presente y como tales los necesitamos para darle sentido a nuestra cotidianidad, aunque a veces las tribulaciones de nuestra realidad parezcan no tener.

La democracia no puede preservarse, la democracia no puede preservarse si la ciudadanía no cuenta con los elementos informativos necesarios para construir sus juicios y darle información crítica a sus validaciones sobre el poder público, la comunidad en que vive, las empresas con las que se relaciona o el lugar donde se encuentra.

Permítanme terminar solamente diciendo lo siguiente: no son buenos tiempos para la democracia, no son buenos tiempos para los derechos, ni para las libertades, tenía razón Michelangelo Bovero cuando hace algunos años, viendo cómo la tragicómica erosión de la democracia italiana en los 90, comenzaba a construir el estado de salud de las democracias, a contagiar el estado de salud de las democracias mala tempora current, malos tiempos corren, decía entonces.

En este contexto, en el que ha sido objeto de las reflexiones de esta Conferencia, tanto en sus oportunidades, como en sus desafiantes y peligrosos riesgos, vale la pena recordar que la democracia es y ha sido una afanosa y compleja construcción colectiva; el resultado del esfuerzo y compromiso de muchos actores políticos y sociales, entre ellos, el periodismo. El periodismo libre, por supuesto, desplegado a lo largo de décadas.

Del mismo modo, la defensa de la democracia, es una responsabilidad de todas y todos. Si no cumplimos con ello, poco a poco, tal vez incluso de manera imperceptible, la democracia se nos puede, como la arena, ir de entre las manos.

Son, no lo olvidemos, tiempos de defender la democracia y eso supone defender las libertades y derechos que la sustentan frente al poder, frente a los poderes.

Agradezco mucho su atención. Felicidades a las y los ganadores y que la verdad, la verdad que es democrática; es decir, la verdad con minúsculas, la que construimos todos, que es respetuosa de las diferencias y del pluralismo, la que es tolerante, incluyente, la única verdad, pues, compatible –decía- con la democracia y no la verdad, con mayúscula, la que se escribe desde el poder y que autocráticamente algunos buscan imponer, aquella verdad y no ésta, con los trabajos y esfuerzos de todos que siga viva, muy buenas noches y muchas gracias.

Texto: INE | Foto: @INEMexico