Estado mexicano tiene la obligación de garantizar a mujeres derecho a vivir sin violencia: Mag. Guerra Álvarez

Ciudad de México, 21 de noviembre de 2019

El presidente del PJCDMX y del Comité Interinstitucional de Seguimiento y Evaluación para Introducir la Perspectiva de Género en los Órganos Impartidores de Justicia de la CDMX así lo planteó en la víspera de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En la sede del órgano judicial capitalino, se reunieron los representantes del PJCDMX, del Tribunal de Justicia Administrativa, del Tribunal Electoral y de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para poner en marcha diversas actividades tendentes a conmemorar la efeméride.

En la víspera de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México (PJCDMX), magistrado Rafael Guerra Álvarez, afirmó que muchas de ellas han visto trastocada su vida por la violencia del crimen organizado, y que otras han emprendido la búsqueda de sus seres queridos o atraviesan procesos judiciales en busca de justicia o la reparación del daño.

Al pronunciar un discurso en el acto en el que el Comité Interinstitucional de Seguimiento y Evaluación para Introducir la Perspectiva de Género en los Órganos Impartidores de Justicia de la CDMX -PJCDMX, Tribunal de Justicia Administrativa, Tribunal Electoral y Junta Local de Conciliación y Arbitraje- conmemoró la efeméride, Guerra Álvarez enfatizó que el Estado mexicano tiene la obligación de garantizar el derecho de las mujeres a vivir sin violencia.

En la Sala de Presidentes María Lavalle Urbina del órgano judicial capitalino, y con la presencia de la ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Margarita Luna Ramos, subrayó que una vida sin violencia es un derecho humano universal consagrado en todos los instrumentos internacionales, por lo que expresó la determinación y compromiso por hacer de este tema una prioridad que refuerza la urgencia de visualizar en todas sus dimensiones el problema.

A enfrentarlo por todos los medios y erradicarlo, convocó el también presidente citado Comité Interinstitucional, con la participación de todas las instituciones, la sociedad civil, los tres poderes del Estado y los tres ámbitos de gobierno.

También planteó la urgencia de que instituciones y gobierno articulen la labor de promover una reforma cultural para que se logre percibir a las mujeres como iguales.

A su vez, Luna Ramos, en representación de la presidenta del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, Estela Fuentes Jiménez, se refirió al trabajo doméstico que en el país ejercen 2.3 millones de personas, de las cuales 9 de cada 10 son mujeres, y cuyos derechos laborales son invisibles, al no estar establecidos en la Ley Federal del Trabajo.

Otra forma de violencia contra las mujeres, advirtió en su oportunidad la presidenta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, Margarita Rojas Olvera, es el despido injustificado en contra de las embarazadas, y al referir la magnitud del problema, informó que la institución a su cargo conoció de 548 demandas por este hecho en 2018, y, a noviembre de este año, 69; detalló que de un total de 169 laudos emitidos en esos dos años, 70 por ciento fueron condenatorios para el patrón, 20 por ciento mixtos, y sólo en 10 por ciento no hubo condena, al no acreditarse la ingravidez.

Por el Tribunal Electoral de la Ciudad de México intervino la magistrada Martha Chávez Camarena, quien dijo que, en materia de erradicación de la violencia contra las mujeres, todo trato diferente hacia ellas se justifica bajo la premisa de equilibrar desigualdades estructurales.

Luego de poner en marcha las actividades conmemorativas, los representantes de las instituciones realizaron un recorrido por los diferentes stands del Magno Evento Innovación y Desarrollo para la Igualdad Sustantiva, en la que se montó la exposición fotográfica Mirada con perspectiva de género, que se exhibe hoy y mañana en las instalaciones del PJCDMX de Plaza Juárez 8, colonia Centro, y del 26 al 29 de este mes en la Junta de Conciliación y Arbitraje de le Ciudad de México, sita en Río de la Loza 68, colonia Doctores.

Además, en las sedes de las instituciones participantes se desarrollarán obras de teatro, conferencias magistrales, exposiciones y cine-debates.

En el acto inaugural también participaron el magistrado Gustavo Anzaldo Hernández, presidente del Tribunal Electoral capitalino, y el consejero de la Judicatura de la Ciudad de México, Jorge Martínez Arreguín.


Ciudad de México, 21 de noviembre de 2019

PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL PODER JUDICIAL DE LA CDMX, MAGISTRADO RAFAEL GUERRA ÁLVAREZ, DURANTE LA CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Sala Presidentes María Lavalle Urbina.

Distinguidas y distinguidos invitados, gracias por su presencia:

Hoy nos reunimos en el marco de una fecha de gran trascendencia para la humanidad. Un día que rinde tributo a las aportaciones de las mujeres en todas las latitudes del planeta y en todas las culturas.

El Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer nos convoca a sumar esfuerzos en todos los niveles del gobierno y a todas las personas en su conjunto, para reivindicar la dignidad, el respeto y la seguridad de todas las mujeres del planeta.

No existen palabras ni cifras precisas para describir la magnitud de nuestra responsabilidad. Sin embargo, si quiero esbozar una breve descripción de la tarea en nuestras manos para darle un significado a nuestro encuentro a escasos días de comenzar la tercera década del Siglo XXI.

De acuerdo con datos de ONU Mujeres, una de cada tres mujeres y niñas viven algún tipo de violencia física o sexual durante su vida, frecuentemente causada por sus parejas, ex parejas o familiares.

Sólo el 52 por ciento de las mujeres casadas o en concubinato a nivel mundial han podido tomar sus decisiones reproductivas libremente.

En el mundo, casi 750 millones de mujeres y niñas vivas al día de hoy contrajeron matrimonio antes de los 18 años; mientras que 200 millones de mujeres y niñas sufrieron mutilación genital.

Esta brutal práctica sigue vigente en el mundo. Y a pesar del esfuerzo de países como Nigeria, Egipto o Kenya por tipificarla, aún su arraigo social la ha hecho resistir esta revolución cultural.

En materia de feminicidios, una de cada dos víctimas de este crimen son asesinadas por sus parejas o sus exparejas. En tanto que, en materia de tráfico de personas, 71 por ciento de las víctimas son mujeres y tres de cada cuatro de ellas sufren el terrible flagelo de la trata de personas.

Muchas mujeres han abandonado sus hogares, su familia o su trabajo huyendo de la violencia.

Otras han visto su vida profundamente trastocada por la violencia del crimen organizado en sus ciudades y comunidades.

Otras más han emprendido solas la búsqueda de sus seres queridos o atraviesan procesos judiciales en busca de justicia o la reparación del daño.

La violencia denigra, humilla y cosifica a la mujer obligándola a vivir el mundo de manera distinta.

Por eso estamos, sin duda, ante una de las causas más importantes de la humanidad.

Y lo más grave es que aún hoy no hay un solo país en el mundo que pueda afirmar haber erradicado la desigualdad de género o la violencia contra la mujer.

Es así como hoy nos reunimos para generar conciencia sobre la gravedad de este escenario y a la vez ofrecer un reconocimiento a tres valientes mujeres, las hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa.

Ellas dieron su vida en una valiente lucha opositora contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

Y sin saberlo en su momento, su legado significaría para nosotros un motivo de inspiración para seguir trabajando por lograr erradicar la violencia basada en el género en todo el mundo.

Una vida sin violencia es un derecho humano universal, consagrado en todos los instrumentos internacionales.

Y el Estado mexicano tiene la obligación de garantizar el derecho de las mujeres a vivir sin violencia.

Por eso, nuestra determinación y compromiso para hacer de este tema una prioridad, refuerza la urgencia de visibilizar en todas sus dimensiones el problema, enfrentarlo por todos los medios y erradicarlo con la participación de todas las instituciones, la sociedad civil, los tres poderes del Estado y los tres ámbitos de gobierno.

Por ellas y con ellas, la sociedad, las instituciones y los gobiernos debemos articular nuestra labor y promover una reforma cultural para concebir y percibir a las mujeres como iguales… como pares.

Por eso, en el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer; nuestra responsabilidad es garantizar una vida libre de violencia.

Para ello, hemos preparado diversas actividades encaminadas a concientizar a quienes laboran en los órganos impartidores de justicia del Tribunal Electoral, el Tribunal de Justicia Administrativa, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje y el Poder Judicial, todos de la Ciudad de México, sobre la importancia de eliminar, en todas sus formas, la violencia contra las mujeres y construir una sociedad libre, justa e igualitaria.

No me resta más que hacer votos para que los resultados de este encuentro representen una contribución a la apremiante necesidad de conciencia y respeto que nuestro país requiere.

Muchas gracias por su presencia.

Texto y Foto: PJCDMX