Fortalecerán México y Francia cooperación científica y tecnológica para impulsar proyectos agropecuarios en el sur sureste: Agricultura

Ciudad de México, 9 de junio de 2020

​En reunión virtual, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, y la embajadora de Francia en México, Anne Grillo, coincidieron en la importancia de conjuntar esfuerzos en áreas específicas en el sector agroalimentario, en la etapa de postpandemia por el COVID-19.

​En México el campo no se ha detenido, sigue su actividad productiva y cumple con sus compromisos de comercialización con otras naciones, aseguró el titular de Agricultura.

En reunión virtual, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, y la embajadora de Francia en México, Anne Grillo, evaluaron fortalecer la cooperación científica y técnica en materia agropecuaria y pesquera, con un enfoque territorial en el impacto de proyectos productivos y sistemas de desarrollo agrícola y rural en el sur sureste del país.

Coincidieron en la importancia de conjuntar esfuerzos y acciones en áreas específicas en el sector agroalimentario, con miras a impulsar un plan global para la producción, medidas sanitarias y ampliar el comercio entre ambas naciones, así como coadyuvar con otros países de América Latina, en la etapa de postpandemia por el COVID-19.

En la reunión, el titular de Agricultura señaló que los avances tecnológicos en materia agrícola y pecuaria del país europeo son importantes y reconocidos a nivel mundial, por lo que se fortalecerá la cooperación técnica y científica en proyectos productivos de café, sistemas de desarrollo agrícola y rural y la acuacultura y pesca ribereña sustentable en el sur sureste del país.

Abundó que se ampliará la presencia y el apoyo a países de Latinoamérica en el tema de productos en específico con demanda en el mercado interno y externo, además de colaborar en la seguridad alimentaria en países de la región, principalmente de Centroamérica y el Caribe.

Apuntó que en México el campo no se ha detenido, sigue su actividad productiva y cumple con sus compromisos de comercialización con otras naciones; la actividad agropecuaria y pesquera en el país sigue activa, con las medidas pertinentes en la contingencia sanitaria, subrayó.

Precisó que los aspectos más relevantes de la Secretaría y sus programas van funcionando bien y la dispersión de los recursos económicos se realiza en tiempo y forma, además de que hay una convergencia de esfuerzos en el continente, con reuniones con los ministros de Agricultura.

Puntualizó que se coordinan acciones, con el apoyo de organismos internacionales en la materia, en tres vertientes: la agricultura no se puede parar; la necesidad de no cerrar las fronteras para el flujo de bienes y productos agropecuarios, y la instrumentación de un sistema de información respecto a la disponibilidad y demanda de alimentos en la región.

En el desarrollo del sur sureste del país, detalló que la región cuenta con un potencial productivo con recursos naturales y capital humano, lo que representa un universo de proyectos a concretar, acompañado de inversión e infraestructura en esta zona, con la capacitación, la aplicación de innovación y el intercambio de experiencias para el desarrollo rural.

La embajadora Anne Grillo indicó que el objetivo central del encuentro fue abordar los proyectos prioritarios de México en el rubro de la agricultura, en el contexto de la contingencia sanitaria, a fin de fortalecer la cooperación entre ambos países adaptada a la cooperación científica, técnica y flujos de exportaciones e importaciones agropecuarias y pesqueras, protocolos fito y zoosanitarios e inversión en el sector, con el acompañamiento a las agroempresas francesas y mexicanas.

Explicó la importancia de tener una visión de México con relación a la situación que presentan los sectores agroalimentarios de los países de la región y el manejo del comercio de este tipo de bienes a nivel internacional.

En este marco, destacó el interés del manejo de trámites sanitarios de manera digital, a efecto de que empresas francesas y mexicanas tengan un mayor dinamismo en la comercialización de bienes y productos.

Enumeró programas de cooperación como el esquema de becas, el intercambio de investigadores, enviar expertos franceses y mexicanos a instrumentar proyectos en agrologística, economía circular, biomasa, sustentabilidad de los mares, desarrollo territorial, sistemas agroforestales y la agricultura y alimentación.

Texto y Foto: SADER