Fotocívicas, de las sanciones económicas al cambio de conductas

Ciudad de México.- El próximo 22 de abril, en la Ciudad de México entrarán en vigor las llamadas Fotocívicas, programa que sustituye a las Fotomultas y pasa de un esquema de sanciones económicas a las cívicas con trabajo comunitario y capacitación para quienes infrinjan el Reglamento de Tránsito capitalino.

Y aunque las sanciones cambiarán, con este nuevo plan se seguirán usando los radares de velocidad y cámaras para detectar a los conductores infractores, solo que ahora habrá una escala de sanción basada en un sistema de 10 puntos que cada matrícula de automóvil tendrá en un inicio, según dieron a conocer las autoridades locales.

Así el automovilista que incurra en una falta de tránsito, perderá uno o varios puntos de acuerdo con la gravedad de la infracción, además de que será sancionado de acuerdo con la escala y si pierde todos sus puntos deberá de cumplir 10 horas de trabajo comunitario o no podrá verificar su vehículo.

De acuerdo con la nueva administración capitalina, la seguridad vial es un tema prioritario, por lo que se pretende reducir el número de víctimas de tránsito mediante una cultura de movilidad fundamentada en educación y capacitación para la seguridad vial, infraestructura segura y un esquema de sanciones basado en puntos enfocado en el cambio de conductas.

En 2015 se introdujo un sistema de multas basado en fotografías por cámaras y radares distribuidos en la capital; la nueva propuesta busca sustituir el sistema de multas con otro que use la tecnología, pero que en el que las sanciones tengan un carácter cívico, con un esquema de puntos y trabajo comunitario.

Este cambio se implementará sólo para las multas de cámaras y radares. Las asignadas por parquímetros, dispositivos hand held (dispositivos portátiles manuales) y las derivadas de invadir el carril confinado se conservarán como sanciones monetarias, aunque los montos y condiciones están en revisión.

La Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México advirtió sobre las deficiencias que tenía el programa de Fotomultas como priorizar la recaudación en vez de la prevención, el cambio de conductas o la reducción de hechos de tránsito, además de que no se priorizaron lugares de alto riesgo y era un programa sin evaluación.

La dependencia capitalina refirió que en el actual sistema no se hicieron de conocimiento público los lugares donde se colocaron las cámaras y los radares; mantener su ubicación oculta evitó que el sistema tuviera efecto preventivo, en tanto que la calibración de cámaras y radares no fue certificada públicamente conforme a criterios técnicos.

El gobierno capitalino reconoció que el uso de cámaras y radares es un elemento tecnológico válido, siempre y cuando operen en un sistema transparente y por ello propuso un nuevo sistema preventivo y correctivo, enfocado en la transformación de conductas, no en la recaudación, el cual sea equitativo, que transforma conductas con prevención y corrección.

Con el nuevo sistema, las sanciones monetarias serán sustituidas por castigos cívicos, con base en un esquema de puntos asignados a la matrícula y al no depender del nivel de ingreso de los conductores, las sanciones serán equitativas y toda la ciudadanía podría cumplirlas, además de aprender de ellas para corregir sus conductas.

Con el nuevo sistema, enfocado en combatir, sobre todo, las faltas por exceso de velocidad y la reincidencia, que entrará en vigor el próximo mes, se reubicarán las cámaras y radares en puntos críticos de la ciudad, como escuelas y lugares de alta siniestralidad, para reducir riesgos y cambiar comportamientos.

De acuerdo con las autoridades, en este caso la tecnología se usará con estrictos controles como la certificación pública de cámaras y radares; se hará pública la información sobre las zonas donde se encuentren las cámaras y radares, para favorecer la prevención y fomentar la cooperación de los ciudadanos.

Se recopilarán los datos necesarios y se establecerá un sistema de monitoreo y evaluación para determinar la utilidad del programa y, de ser necesario, modificarlo para tener mejores resultados.

Sistema de Puntos

Los puntos se asignan a una matrícula vehicular e inicialmemnte las placas tendrán 10 puntos, que pueden perder con cada infracción cometida y los automovilistas que no tengan Fotocívicas recibirán reconocimiento; cada falta por exceso de velocidad genera un punto menos.

Con cada infracción registrada por cámaras y radares las placas tendrán un punto menos en el esquema de penalización, y en caso de rebasar el límite de velocidad por más de 40 por ciento del máximo permitido, la sanción será de cinco puntos.

Con los primeros dos puntos perdidos se enviará una notificación y, desde el tercer punto menos, habrá una sanción cívica; las de entre menos tres y menos cinco puntos serán pedagógicas y entre menos seis y menos 10 puntos de trabajo comunitario.

Todas las sanciones son acumulativas: cada vez que se cometen infracciones a partir de los primeros dos puntos, se siguen perdiendo puntos, se asignan sanciones, y éstas se van acumulando, por lo que, para volver a 10 puntos, se tiene que cumplir con todas las sanciones acumuladas de acuerdo con las unidades perdidas al momento.

Al ser las de más riesgo para la sociedad, las infracciones por exceso de velocidad en más de 40 por ciento de la permitida se restan cinco puntos; desde los tres puntos perdidos, no es posible verificar, pero, llegar a 0 puntos implica no verificación vehicular y cumplir 10 horas de trabajo comunitario y todas las sanciones pedagógicas acumuladas.

El dueño del vehículo será el responsable solidario de las infracciones registradas bajo su matrícula vehicular y deberá registrar su número de licencia. En el mediano plazo, se busca llegar a un sistema de puntos directos en los permisos de conducir.

Trabajo comunitario

El trabajo comunitario incluye desde dirigir el tránsito afuera de las escuelas, repintar líneas en la vialidad, hasta trabajar en el mantenimiento de parques y jardines y si el infractor se niega a hacerlo, no podrá verificar su vehículo. Para poder verificar es necesario conservar por lo menos ocho puntos, por lo que, si se pierden tres puntos, ya no se podrá hacer hasta cumplir la sanción correspondiente.

La implementación del sistema de puntos se hará con la colaboración de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y los servidores públicos que acompañen el desarrollo de las jornadas cívicas serán habilitados como auxiliares de jueces cívicos, es decir, podrán corroborar el cumplimiento de las sanciones que involucren servicio comunitario.

Para evitar corrupción en los casos de trabajo comunitario sólo el usuario registrado puede asistir a redimir las sanciones y deberá presentar una identificación para corroborar que es la persona que tiene que cumplir con el servicio. Además, se diseñan estrategias de implementación que eviten la deshonestidad en el cumplimiento de estas penalizaciones.

Para que los usuarios se enteren de cuántos puntos acumulados tienen, por correo le llegarán las notificaciones al domicilio registrado a nombre del titular de la placa, por mensaje al celular o bien consultarlo en un sitio web especializado con el número de la placa.

Las Fotocívicas también aplican para conductores del transporte público y en los casos en los que un mismo vehículo es usado por diferentes choferes, en el caso de las unidades a nombre de empresas, debe acudir el dueño a cumplir la sanción y si son flotillas o vehículos a nombre de personas morales, se mantienen multas económicas.

Texto y Foto: Notimex