Frentes Políticos

1. Bandazos. Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, sugirió a coordinadores de legislaturas estatales implementar leyes propias sobre la amnistía, una vez que se apruebe en el Congreso de la Unión. Afirmó que será respetuosa de la configuración de los Congresos locales y no se buscará imponer ningún criterio que viole la soberanía de los estados. Meter ruido al debate no le conviene a la funcionaria. Por otro lado, cuestiona lo que están haciendo los gobernadores y los presidentes municipales en materia de seguridad y advierte que no dan resultados. Ningún gobierno estatal tiene ni los elementos ni el armamento para detener lo que sería una liberación de delincuentes en desbandada. Hay temas en la agenda en los que la secretaria Sánchez Cordero mejor debería mantenerse al margen. No abona.

2. Lo que le faltaba. En medio de acusaciones por falta de paridad en el gobierno de Jaime Rodríguez, con sólo una mujer en su gabinete, el Congreso de Nuevo León aprobó, con 29 votos a favor, ocho en contra y cero abstenciones, que Gerardo Guajardo asuma el cargo de contralor. La legisladora Karina Barrón, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género, acusó al gobierno de El Bronco de misógino. Y el coordinador de la fracción de Movimiento Ciudadano, Luis Donaldo Colosio Riojas, señaló que se está faltando a lo establecido en el artículo 41, que habla sobre la paridad. La elección de Guajardo va en contra de ese mandato. Acostumbrado a ser cuestionado, pues nada le sale bien, Rodríguez sigue sumando puntos como el gobernante que pasará a la historia, sin más.

3. Unión impostergable. La panista Laura Rojas, presidenta de la Cámara de Diputados, advirtió que para transformar a México, el jefe del Ejecutivo no puede solo. En retos tan importantes, “que son retos de Estado, que durante décadas no hemos podido resolver como país, como es el tema de la inseguridad y la violencia, la economía, que estaba bien y ahorita no ha crecido y el tema de la corrupción… tenemos que construir la solución entre todos”. Ante esos retos, en donde la ciudadanía se ve afectada, es necesaria la unidad. Traducido, ¿quiere decir que los albiazules ahora sí se bajarán de la crítica fácil para sumarse al quehacer del resto de los mexicanos?

¿Al fin se pondrán a la altura de la exigencia social?

4. Advertencia. Jaime Bonilla, gobernador de Baja California, dijo que no tolerará que en su administración haya vacas sagradas y lo más importante: se acabaron la corrupción y los moches. Héctor Mares y Laura Torres sustituyen a Jesús Damián Núñez y a Cynthia Gissel García en la Oficialía Mayor y la Secretaría de Bienestar, respectivamente, por exigir dinero a un empresario para ser proveedor. Bonilla precisó que si “el gobierno anterior trata de infiltrar gente en este gobierno, como ha estado haciéndolo, lo vamos a detectar y no vamos a esperar ni vamos a estar de manera muy tranquila esperando que alguien venga a hacer las denuncias, nosotros mismos vamos a hacer las investigaciones”. Ni moches ni corrupción…

5. Archivos negros. Pasar la charola fue tan común en otras épocas y tanto ha cambiado la historia, que hoy se puede ventilar el tema. Después de 25 años de silencio, el empresario Carlos Cabal Peniche, dueño del antiguo Banco Unión, revela que financió con cinco millones de dólares la campaña de Roberto Madrazo, cuando compitió en 1994 contra Andrés Manuel López Obrador por la gubernatura de Tabasco. También le dio 15 millones de dólares a Luis Donaldo Colosio y cinco millones de dólares a Ernesto Zedillo para sus campañas. Cabal aceptó que las cajas con las pruebas del fraude electoral en Tabasco en 1994 sí eran reales. “Las Leyes no eran claras, se permitían esas cosas. No fue dinero a la mano, se hicieron fideicomisos que están documentados. Yo creo que más que ilegal, se ocultaba”. Pero las preguntas que surgen son: ¿Por qué no lo declaró antes? ¿Qué estará buscando ahora con esa declaración? Tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata.

Publicado por Excélsior