Impulsa Agricultura reconocimiento de la Milpa Maya como Patrimonio Agrícola Mundial

 Ciudad de México, 4 de julio de 2022

​La Milpa Maya es un milenario sistema agroforestal y cultural que aún realizan los mayas en selvas de la península de Yucatán, basados en la biodiversidad de especies criollas y animales.

​El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, reconoció el trabajo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en seguir registrando cada vez más Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), cuyo número asciende actualmente a 62 en 22 países.

México trabaja con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para lograr el reconocimiento de la Milpa Maya como parte de los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), informó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

Durante la conmemoración del 20 aniversario de la iniciativa de los SIPAM por parte del Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China, destacó que México cuenta con uno de los cuatro sitios SIPAM designados en América Latina y el Caribe: el Sistema Agrícola de Chinampas en la Ciudad de México, reconocido en 2018.

Resaltó que la Milpa Maya es un milenario sistema agroforestal y cultural que aún realizan los mayas en selvas de la península de Yucatán, basados en la biodiversidad de especies criollas como maíces, frijoles, calabazas y otros vegetales y animales, que juntos se protegen de manera natural.

Este sistema es practicado principalmente por adultos mayores y mujeres en localidades indígenas, preponderantemente para su autoconsumo, indicó el secretario Villalobos Arámbula.

Detalló que la superficie de la península maya de Milpa es de dos mil 500 hectáreas y representa una conexión entre el agricultor nativo, la tierra y la naturaleza, así como con los ciclos lunares, ya que la luna es uno de los elementos más enigmáticos e importantes dentro de la mitología maya.

Expuso que este sistema no requiere grandes inversiones debido a que se lleva a cabo en superficies pequeñas y principalmente es de autoconsumo, lo cual ha sido un apoyo significativo durante la pandemia, al proteger las fuentes de alimentos e ingresos de las comunidades vulnerables.

El funcionario federal refirió que tanto las chinampas como la Milpa Maya son sitios exponentes de legado histórico de nuestros orígenes culturales y prehispánicos.

Informó que las chinampas, ubicadas en la Ciudad de México, comprenden más de dos mil hectáreas en las cuales trabajan cerca de 12 mil personas cultivando, principalmente, hortalizas y flores, incluyendo 51 especies agrícolas domesticadas y 131 especies de plantas ornamentales.

Además, dijo, preservan conocimientos y tecnologías agrícolas ancestrales, ya que los agricultores chinamperos conservan técnicas tradicionales de cultivo prehispánico que se han transmitido de manera oral. En las chinampas aún se pueden encontrar cuatro de los cinco principales cultivos usados por los aztecas: maíz, frijol, calabaza y amaranto.

Destacó que los agricultores de chinampas han sabido manejar cierto equilibrio entre el rendimiento sostenido y los factores ambientales y de manejo tecnológico. El desempeño de este ecosistema se ha basado en la mejora de la estabilidad biológica, incluidos métodos agrícolas sofisticados como cultivos múltiples y rotación de cultivos.

Reconoce SIPAM prácticas y sistemas creativos con perspectiva social y agroecológica

Villalobos Arámbula comentó que el SIPAM constituye el reconocimiento mundial de estas comunidades que han desarrollado, en su territorio, a lo largo de siglos, prácticas y sistemas creativos que se caracterizan por la eficiencia y la sustentabilidad desde una perspectiva social y agroecológica.

Los grupos campesinos de estos sitios han construido culturas y técnicas de producción asombrosas que destacan por su conocimiento tradicional y originalidad y se constituyen en un puente viviente entre nuestros actuales sistemas agrícolas de producción y nuestro pasado, anotó.

Enfatizó que estos sistemas han venido demostrando por siglos una extraordinaria capacidad para convertir los recursos naturales en sistemas alimentarios viables, por eso la importancia de conservarlos y aprender de ellos.

Además, abundó, la agricultura tradicional se vincula con las actuales tendencias, impulsando sistemas agroecológicos altamente productivos y diversos, valorando los conocimientos tradicionales y la identidad cultural de las comunidades rurales.

El titular de Agricultura reconoció el trabajo de la FAO en seguir con el registro de cada vez más sistemas SIPAM, cuyo número asciende actualmente a 62 en 22 países y registra 15 nuevos sitios propuestos en ocho países.

Hacemos un especial reconocimiento a la República Popular China, que cuenta actualmente con 15 sitios SIPAM y cuatro nuevos propuestos, lo anterior explica gratamente el por qué hospeda esta conmemoración, apuntó.

Texto y Foto: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural