Inauguración de las Audiencias Públicas en materia de Guardia Nacional, llevadas a cabo en la Sala de la Comisión Permanente del Senado de la República

Ciudad de México, 11 de febrero de 2019.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU SALINAS: Muy buenos días.

Saludo con mucho gusto a mis colegas senadoras y senadores; a los ponentes que nos acompañan y, por supuesto a quienes nos siguen no sólo aquí, sino a través del Canal del Congreso. Sean todos ustedes bienvenidos a este Parlamento Abierto.

Agradecemos muy puntualmente, el tiempo y el compromiso de los expertos que estarán participando en estos cinco días de Parlamento Abierto; en los cuales el Senado de la República tendrá la oportunidad de escuchar la opinión de la sociedad civil, de académicos y de expertos de diversa índole; respecto de uno de los temas más relevantes de la agenda nacional: el tema del proyecto de Guardia Nacional que se discute en este Senado.

Este proyecto, sin duda entraña una enorme decisión de proporciones históricas y por ello, el Senado de la República ha determinado realizar durante toda esta semana, este ejercicio de Parlamento Abierto, que da cuenta de la voluntad política de las fuerzas representadas en esta Cámara; de construir los consensos necesarios para darle al pueblo de México, las instituciones que requiere, que le permitan enfrentar a nuestro país los retos que tenemos en materia, señaladamente, de seguridad y en otras materias igualmente importantes.

Hoy arranca este ejercicio de reflexión especializada, en un entorno marcado por coincidencias que se han identificado entre todos los grupos parlamentarios.

El día de hoy abordaremos el proyecto de Guardia Nacional, en discusión, a partir del eje de reflexión englobado en la constitucionalidad y la convencionalidad del mismo.

El día martes 12 de febrero, será la perspectiva de derechos humanos, el eje conductor de la reflexión.

El miércoles 13 de febrero, fortalecimiento del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El jueves 14 de febrero, Federalismo y Seguridad Pública.

Y el viernes 15 de febrero, profesionalización, capacitación y uso de la fuerza en tareas de seguridad.

Debemos iniciar este ejercicio, señalando los puntos en los que todas las fuerzas políticas representadas en el Senado de la República hemos coincidido:

Por un lado, la necesidad de dotar al Estado mexicano de las herramientas necesarias para hacer frente al problema de inseguridad y violencia que aqueja algunas regiones del país.

En segundo lugar, el hacerlo en el marco de un Estado constitucional y democrático de Derecho.

En tercer lugar, reconocer la labor que han venido desarrollando las Fuerzas Armadas, en una tarea complementaria, auxiliando a las instituciones civiles de seguridad.

Y en cuarto lugar, la necesidad de continuar con el fortalecimiento de las capacidades del Estado mexicano, a través de las policías civiles, que deben ser más fuertes, más profesionales y con capacidades crecientes.

Este es el punto de partida del cual vamos a iniciar esta discusión, para responder a muchas inquietudes que se han planteado, no sólo en el seno de las fuerzas políticas; sino de la sociedad mexicana en su conjunto.

Hablar de cómo debe ser una Guardia Nacional, en el marco de un Estado constitucional. Hablar de cuál debe ser su naturaleza y su alcance. Hablar de cuál será la relación de una Guardia Nacional, en el marco del sistema federal, su relación con los estados y los municipios; cómo se debe fortalecer a las policías estatales y municipales de carácter civil; cómo una Guardia Nacional, como la que se discute, cumple o no con el bloque de convencionalidad al que el artículo 1º de la Constitución alude de manera muy clara.

Y, hablar realmente de cómo debe ser esta Guardia Nacional. Es voluntad de todos los partidos que tenemos representación en esta Cámara, que este ejercicio de Parlamento Abierto contribuya al debate informado, experto, abierto, crítico y plural del proyecto que discutimos en las comisiones del Senado de la República.

Y que este ejercicio sirva para que el consenso político en torno a la Guardia Nacional, pueda contar con la opinión experta y reflejarse, en una institución que verdaderamente sirva al Estado mexicano para enfrentar los retos que tenemos; con una visión sistémica, que no sólo se agote en darle respuesta a un problema de seguridad, sino que se enmarque justamente en una visión de sistema donde posteriormente el Senado de la República, pueda también abordar los temas de prevención, de procuración, administración de justicia y del sistema penitenciario en su conjunto.

Nuevamente, sean bienvenidos al Senado de la República. Y para continuar con esta jornada y esta ceremonia de inauguración, le daremos la palabra en primer lugar, al senador Emilio Álvarez Icaza.

SENADOR EMILIO ÁLVAREZ ICAZA: Gracias, muy buenos días a todas y todos.

La realización de este ejercicio de Parlamento Abierto, que celebro –subrayo– y espero llegue para quedarse como un término de relación en los ejercicios legislativos de esta LXIV Legislatura, no tendrá sólo la muy importante y significativa ocasión de escuchar a quien viene ahora a darnos su punto de vista, plurales y diversos. Sino también, para que puedan conocer los dictámenes, puedan opinar de ellos, puedan estar presentes en discusiones y valoraciones.

Me parece un signo, entonces, de un proceso de apertura democrática de la mayor importancia. Celebro –subrayo– tanto la voluntad de la mayoría como de la oposición, de construir este proceso como término de relación.

El futuro del país, no exagerado decirlo, va a depender de cómo resolvamos el dilema de la seguridad como un pacto de Estado. Un tema que nos aqueja, que nos duele; es un tema que preocupa y ocupa.

Habemos quienes pensamos que la constitucionalización de la militarización del país no es la vía. Habemos quienes pensamos, como la Iniciativa Ahora, que yo represento en esta Tribuna, que necesitamos una guardia civil fuerte, capaz, científica, técnica y poderosa; y que tiene que ser parte de un andamiaje de una pieza de justicia, con la profesionalización de la Fiscalía y de los otros ámbitos de trabajo que tanto requiere nuestro país.

Habemos quienes pensamos que esto tiene que ser el refrendo de un pacto federal, donde los distintos niveles de Gobierno y órdenes de Gobierno, trabajen en coordinación con todas sus capacidades para enfrentar este dilema.

Llevamos años con esta discusión y no hemos encontrado fórmula. Hemos hecho distintos ejercicios, como Estado mexicano, algunos de ellos muy notables en términos de gasto, de esfuerzo; pero la verdad sea dicha, es que los resultados más bien son pobres, porque el dilema de la inseguridad para muchas personas en nuestro país, es una realidad.

Y me parece que también tenemos que buscar la fórmula, en el marco de respeto a los derechos humanos. Son decenas o miles de víctimas de violaciones a los derechos humanos, que han sufrido abusos no sólo de la delincuencia; sino también de integrantes de las Fuerzas Armadas o de cuerpos de seguridad.

Tenemos entonces que resolver un dilema que signifique seguridad y protección a los derechos.

Necesitamos construir un pacto de Estado, donde todas las fuerzas tengan voluntad de construir y, por lo menos lo que yo he escuchado, es así. Es una oportunidad que al inicio de un nuevo Gobierno, se esté dando esta discusión.

Ya tenemos marcos muy decididos, la Suprema Corte de Justicia ha decidido abrogar la Ley de Seguridad Interior. La Corte Interamericana ha emitido una sentencia al caso Alvarado y otros, el pasado 20 de diciembre, que establece ya principios muy sólidos en materia de convencionalidad.

Con eso dado, tenemos que construir un acuerdo. Para nosotros, la vía de una guardia civil es la opción; no queremos una vía militar, aunque sea disfrazada por la puerta de atrás.

Y estaremos en todo el empeño de trabajar todo lo que sea necesario, para lograr pronto un acuerdo en esa dimensión.

Muchísimas gracias. Sean todas y todos muy bienvenidos.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU SALINAS: Muchas gracias, senador.

A continuación, el senador Clemente Castañeda, en representación de Movimiento Ciudadano.

SENADOR CLEMENTE CASTAÑEDA HOEFLICH: Muchas gracias. Muy buenos días a todas, a todos ustedes.

Saludo con aprecio a los integrantes del presídium, al Presidente de la Mesa Directiva del Senado, a mis compañeras y compañeros senadores, a los ponentes invitados que han accedido a participar en este ejercicio, y al público en general que nos acompaña el día de hoy.

Yo quisiera empezar celebrando, primero, la disposición de las distintas fuerzas políticas para ir a un ejercicio de parlamento abierto. Es, digámoslo así, la primera oportunidad que tenemos en esta legislatura, y todas las fuerzas políticas se han comprometido con que el ejercicio del parlamento abierto se lleve a cabo para esta discusión, pero que sea la primera de muchas otras discusiones que tendremos que dar de cara a las mexicanas y a los mexicanos.

El día de hoy, este Senado, por estas razones, tiene una oportunidad histórica de cara al futuro; una oportunidad que, dicho sea de paso, y lo digo con absoluto respeto, desaprovechó nuestra colegisladora.

El ejercicio y las audiencias públicas que hizo la Cámara de Diputados, y que por supuesto albergó discusiones muy interesantes, puntos de vista efectivos, notables, sobre la problemática a discutir,  pasó prácticamente desapercibida en la elaboración del dictamen.

Hoy no podemos nosotros cometer este error. El ejercicio de parlamento abierto implica escuchar, pero tratar de traducir muchas de esas opiniones en productos legislativos específicos.

Lo repito, desgraciadamente la Cámara de Diputados nos envió un dictamen que deja prácticamente de lado muchas de las observaciones que se hicieron en aquella discusión.

Esto no puede suceder en el caso del Senado.

Decía hace un momento, un parlamento abierto significa escuchar, no ignorar la discusión que alberga.

Un parlamento abierto tiene que recoger, traducir y materializar las demandas y las exigencias de la sociedad.

Por supuesto, esto no significa que el Poder Legislativo renuncie a tener la última palabra de la aprobación de instrumentos legales.

En una democracia la correlación de fuerzas en los parlamentos cuenta, pero un parlamento que es capaz de escuchar, de corregir y de incluir la voz de los ciudadanos en sus decisiones, es un parlamento estrictamente democrático, que no debe lastimar, bajo ninguna circunstancia, a las diferentes voces que se expresan en el mismo.

Desde Movimiento Ciudadano, estamos convencidos en que estas audiencias públicas servirán al propósito central de corregir y mejorar la minuta que nos ha enviado la Cámara de Diputados en materia de Guardia Nacional, atendiendo, desde luego, a las recomendaciones y observaciones de los especialistas que participarán en las distintas mesas temáticas, mismas que ya mencionó la senadora Ruiz Massieu.

Yo hago votos, y desde Movimiento Ciudadano hacemos votos para que este Senado no incurra en una simulación.

Nosotros esperamos que los vientos de cambio político que se pregonan realmente se materialicen en la forma de legislar en este país, y se escuche y atienda lo que hoy vienen a decirnos los especialistas.

Hay preocupaciones serias que deben ser atendidas, así se recoge la temática que se ha diseñado en las mesas. Una de ellas, ya lo mencionaba el senador Emilio Álvarez Icaza, tiene que ver con la naturaleza de la propia Guardia Nacional o Guardia Civil.

¿Qué quiero decir? El carácter civil que se necesita en una instancia de esta naturaleza.

Como se ha dicho en otros foros, el mando de una instancia de seguridad pública en México debe ser civil, o por lo menos así lo dicta la naturaleza democrática y republicana del Estado.

La apuesta de largo plazo debe ser restituirle, quizá, a las Fuerzas Armadas sus funciones constitucionales sustantivas, y no seguir exponiéndolas de manera perpetua a una guerra que iniciaron los civiles y que ellos deben solucionar.

La guerra no hace la paz, lo hemos dicho insistentemente.

Igualmente, otra problemática que no ha sido, diría yo, mínimamente atendida en la propuesta del Ejecutivo, y lo que nos ha mandado la Cámara de Diputados, es el fortalecimiento de las policías e instituciones civiles de seguridad.

No podemos estar discutiendo una reforma constitucional en materia de seguridad pública, sin entrar al fortalecimiento de las policías. Hacerlo así, es un contrasentido histórico y significa desaprovechar una oportunidad inmejorable para recuperar el camino, porque la única solución duradera al problema de la violencia y la inseguridad pasa por fortalecer a las instituciones civiles de seguridad en los tres órdenes de Gobierno, y subrayo, en los tres órdenes de Gobierno.

Por ello, en estas discusiones que tendremos en esta semana, se incorporará el tema del federalismo y el fortalecimiento del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Es de todos un compromiso entrar en una discusión para crear policías que sirvan, y aprovechar este momento de reforma constitucional para impulsar esquemas de fortalecimiento.

Igualmente y, por último, Movimiento Ciudadano también ha manifestado la necesidad de conocer los detalles de la implementación de esta eventual reforma.

Esto significaría revisar y discutir la legislación secundaria que le daría vida eventualmente a la Guardia Nacional.

La Ley Orgánica de la Corporación, la Ley del Registro de Detenciones, la Ley de Uso de la Fuerza y las reformas a la Ley General del Sistema de Seguridad Pública.

Un parlamento abierto también significa legislar con información.

Confiamos en que estas audiencias públicas contribuyan a esclarecer estos y otros temas trascendentales de la reforma que nos ocupa.

Finalmente, quisiera simplemente señalar que es nuestra convicción, mencionar que un proceso de reforma constitucional es un momento de política extraordinaria, es un momento que exige de una amplia reflexión y responsabilidad de todos los actores políticos.

Actuemos en consecuencia, escuchemos a los especialistas, legislemos con evidencia, sin prisas y sin imposiciones.

Hago votos para que este sea un ejercicio ejemplar, de cara a las mexicanas y los mexicanos.

Muchas gracias.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU SALINAS: Gracias, senador Castañeda.

Le damos la palabra, en representación del Grupo Parlamentario del PRI, a la senadora Sylvana Beltrones.

SENADORA SYLVANA BELTRONES SÁNCHEZ: Muchas gracias. Muy buenos días.

Agradezco la presencia de todos ustedes, para el inicio de las audiencias públicas en materia de Guardia Nacional, y en específico a esta mesa relativa a constitucionalidad y convencionalidad.

Para el Grupo Parlamentario del PRI, esta mesa reviste una especial importancia, por tratarse de una modificación a nuestra ley suprema.

No hay que olvidar que nuestra Constitución constituye la base de nuestros pactos políticos fundamentales, por lo que no simplemente se está hablando de una reforma legal, sino de un nuevo arreglo social que podría determinar el futuro de las siguientes generaciones.

Por eso es que insistimos, al igual que otras fuerzas políticas en el Senado de la República, en su representación del Pacto Federal; que se estableciera un mecanismo de parlamento abierto, que pudiera generar un intercambio virtuoso, real y efectivo para lograr integrar una propuesta que responda las necesidades de seguridad que demanda nuestro país, pero salvaguardando el equilibrio institucional y los derechos humanos.

El PRI está consciente de su responsabilidad histórica con esta reforma.

No somos ajenos a las graves situaciones de inseguridad que se viven en nuestro país, especialmente en ciertas regiones del territorio nacional. Sin embargo, esta situación no puede resolverse simplemente con una nueva disposición de fuerzas militares, actuando en temas de seguridad pública o seguridad interior.

Tenemos la obligación de no hacer panaceas de modelos que han probado que no solucionan por sí solos una situación de naturaleza compleja.

Cuando se reforma la Constitución, la mirada siempre debe de ser transversal, en el caso hacer una crítica propositiva de nuestro modelo de justicia penal, de nuestro Sistema Nacional de Seguridad Pública, de nuestras responsabilidades de coordinación con la federación.

Y aquí quiero ser muy puntual en reconocer el trabajo que han hecho nuestras Fuerzas Armadas en su labor, por y para los mexicanos, en momentos tan complejos para México.

Su valor y lealtad para nuestro país ha sido permanente, y por ello tenemos la obligación de construir el camino institucional que permita, de forma definitiva, que nuestras Fuerzas Armadas velen por la defensa nacional y que las policías en todos los órdenes de Gobierno, realicen su labor constitucional de prevención, investigación y persecución de los delitos; es decir, de seguridad pública.

Sería desafortunado que, a raíz de una solución temporal derivado de una situación de emergencia, consolidáramos un arreglo permanente que desnaturalice instituciones cuyo carácter fue construido a la luz de un Estado Democrático de Derecho.

Compañeras y compañeros:

Escucharemos activamente y analizaremos a profundidad los argumentos que se viertan en esta mesa.

Nada es más importante para un legislador que tener la mayor información posible, que nos permita formar criterios para emitir un voto plenamente razonado.

En democracia, la solución nunca le pertenece a un solo individuo. Es una construcción de voluntades y es precisamente lo que aquí estamos haciendo.

Por eso, celebro y reconozco el papel de la Junta de Coordinación Política que, por consenso de todas las fuerzas, convocó a este ejercicio.

Seremos responsables y actuaremos de forma institucional. Esa es nuestra vocación política y nuestro compromiso con México.

Muchas gracias.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU SALINAS: Muchas gracias senadora.

En representación del Grupo Parlamentario del Partido de la revolución Democrática, el senador Miguel Ángel Mancera.

SENADOR MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOSA: Muchas gracias, muy buen día a todas y a todos.

Saludo al Presidente de la Mesa Directiva, a mis compañeras senadoras, a mis compañeros senadores, a todos los distinguidos invitados; a quienes nos acompañan también en la audiencia y, pro supuesto, a nuestros amigos y amigas de los medios de comunicación.

Quiero primero reconocer también este ejercicio de Parlamento Abierto, reconocer a todas las fuerzas políticas, en especial quiero señalar, porque es justo reconocerlo, a la fuerza política mayoritaria en el Senado de la República, que ha contribuido a este diálogo, a esta voluntad de todos los demás grupos políticos, de que se lleve a cabo un ejercicio como este.

Es un acuerdo, me parece, que será histórico, el que se logró en la Junta de Coordinación Política, para llevar a cabo este ejercicio de transparencia, que se ha enmarcado en el Parlamento Abierto.

El Grupo Parlamentario del PRD quiere contribuir, quiere y esta decidido y estamos decididos a participar en la tarea de creación de esta nueva Policía Nacional. Esto es lo que se está construyendo, una nueva Policía Nacional, llámesele Guardia Nacional o llámesele como se le quiera llamar.

Pero finalmente lo que se está argumentando es tener una policía de alcance nacional, que pueda cumplir con todos y cada uno de los lineamientos convencionales, normativos, constitucionales, que hoy son de observancia obligatoria para nuestro país.

Me parece que el ejercicio que se hizo en la Cámara de Diputados tiene cosas que se pueden rescatar. Es decir, la minuta que está llegando ya no viene, por ejemplo, con esta intención de quitarle al Ministerio Público la conducción de la investigación, de quitarle el mando, como ya se había propuesto en su momento.

Viene con algunas cosas que se han mejorado, no se los regateamos en el Grupo Parlamentario del PRD, pero todavía hay mucho que dialogar y que poder discutir y por eso queremos oír a los expertos y a las expertas. Lo que nos tienen que decir en estas sesiones de la semana será muy importante.

Vamos a buscar, desde el PRD, cómo sí se puede hacer, cómo podemos conformar esta Policía Nacional con disciplina, con profesionalismo, con capacitación y, por supuesto, que tenga presupuesto.

Es decir, porque si no se dota de presupuesto, pues entonces estaríamos en una contradicción, creando algo que no va a funcionar.

Compartimos la visión que se ha planteado aquí, de conocer la Ley Orgánica, de tener un marco de Ley de Uso de la Fuerza, de tener una Ley de Registro Nacional de Detenidos.

Ley Orgánica ¿Por qué? Porque tenemos que saber a que se va a dedicar la Guardia Nacional. Se ha hablado que va a estar en tareas de combate a los delitos del fuero común. Creo que no alcanzaría con el estado de fuerza que se ha planteado, que pueda suponer una sustitución, aunque normativamente no está plasmado así, de las fuerzas locales, pero tenemos que saber a qué se va a dedicar, cómo va a operar, en qué supuestos va a participar; quién podrá dar la orden para que intervenga las 266 regiones que se ha planteado donde va a operar, normativamente dónde está ese asidero.

Teneos que garantizar que no se vulnere el Pacto Federal. Tenemos que darle lugar a los gobiernos locales, a los gobiernos municipales. Tenemos que evitar que se centralice el control de la seguridad pública de nuestro país. Hay que definir pues esta competencia, fuero común, delincuencia organizada, que es de lo que se va a ocupar.

Y, por supuesto, también creemos indispensable plantear un régimen de transición, porque sería algo fuera de la realidad si hoy suponemos que, si mañana se creara la Guardia Nacional, se puede retirar el Ejército y la Marina. Eso no puede ser.

Entonces, tenemos que dar a nuestras Fuerzas Armadas un régimen de transición y para eso tendremos que hablar del artículo 129 constitucional. Tendremos que ver cómo se establece una temporalidad para este retiro; cómo es que el cumplimiento de estas tareas de nuestras Fuerzas Armadas puede ser con los requisitos que ha marcado la Corte Interamericana, de ser complementaria, de estar fiscalizada, de ser subsidiaria.

Es decir, todo esto es lo que tenemos que discutir a lo largo de esta semana para poder construir un cuerpo normativo que verdaderamente le sirva al país y no exponer, como también ya se ha dicho, a nuestras Fuerzas Armadas a sentencias como las que hoy pesan sobre ellas.

Todo esto lo resumo simplemente en lo que dije en un principio: el grupo Parlamentario del PRD quiere participar en la tarea de creación de esta nueva Policía Nacional. Lo hacemos y lo hacemos con el ánimo de ver cómo sí se puede, cómo sí podemos lograrlo y eso es lo que nos anima.

Yo fe licito la realización de este evento de Parlamento Abierto, a todas las fuerzas políticas que han contribuido para que esto sea una realidad.

Muchas gracias.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU SALINAS: Gracias senador.

En representación del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, le damos la palabra a la senadora Xóchitl Gálvez.

SENADORA XÓCHITL GÁLVEZ RUIZ: Muchas gracias a todas mis compañeras y compañeros senadores.

Agradecerles a los expertos de la sociedad civil y de diferentes organismos que esté aquí, con nosotros.

Primero decir que el tema de la inseguridad es un tema de todos. es un tema de nuestros alcaldes, de nuestros gobernadores, de nuestros hijos.

O sea, no es que los que estamos aquí sentados no hayamos padecido el tema de la inseguridad y, por lo tanto, le queremos ayudar al Presidente. O sea, queremos ayudarle al Presidente a que pueda construir esta Guardia Nacional en beneficio de todos los mexicanos.

En el Partido Acción Nacional no tenemos una postura en contra de entrada, porque simplemente somos oposición, Estamos haciendo una reforma de gran calado, que sí requiere muchísima reflexión, muchísima profundidad, porque lo que aquí decidamos, en este Senado de la República, va a afectar a las futuras generaciones.

Entonces, es muy importante esta reflexión. Así es que cuando discutimos y debatimos no es porque no queramos apoyar el proyecto que viene, es que queremos que se profundice y yo quisiera pedirles a todos los que estamos aquí que dejemos de ver los blancos y los negros.

O sea, ni todo es blanco ni todo es negro; que empecemos a construir los grises intermedios que pudieran llevarnos a un proyecto conciliado y actuar con una tremenda ética, de parte de los que estamos aquí.

A tratar de hacer lo correcto, no lo que nos mandan o no lo que nos dicen que tenemos que hacer, sino qué es lo correcto para el país, qué es lo justo, cómo podemos construir una Guardia Nacional que realmente le sirva al país y le sirva los próximos 50 años; que dentro de seis años no estemos discutiendo nuevamente un modelo fracasado.

Por lo tanto, creo que es muy importante escucharnos y escucharnos con ganas de llegar a este consenso que construya esta Guardia Nacional.

Yo escuchaba una frase del Secretario de la Defensa Nacional que decía: por qué si nos reconocen tanto al Ejército, por qué nos cuestionan tanto que seamos los responsables de la Guardia Nacional.

Y justamente, porque queremos tanto al Ejército y apreciamos tanto al Ejército, flaco favor le vamos a hacer si el Ejército es el responsable de un posible fracaso.

Entonces, por eso no podemos exponer a esa institución tan importante que tenemos del Estado Mexicano, donde por años lo hemos llevado a hacer actividades que no le correspondían y por eso los reconocemos.

Porque a pesar de no tener un marco normativo, estuvo en la calle, que en su momento se le negó ese marco normativo por diferentes factores, porque no fuimos capaces de ponernos de acuerdo para que lo tuviera y pudiera llevar sus labores en la calle.

Yo soy hermana de un coronel del Ejército, y hoy mismo está en la frontera atacando el crimen organizado y por supuesto que entiendo la visión, el pensar y el sentir de los militares.

Entonces, yo diría que este proceso de diálogo implica que todos queramos escuchar, todos, todos los partidos y que realmente ojalá todos los senadores pudieran, si no estar aquí, seguir las transmisiones desde donde estén, para que puedan tener puntos de vista que enriquezcan el debate los próximos días.

Yo, simplemente decir que, el Parlamento Abierto, está abierto para aquellos que no pueden estar aquí, hemos abierto una plataforma, aquí la senadora Lagunes le ha echado muchísimas ganas, para recibir una serie de propuestas de cualquier ciudadano y créanme que no las vamos a tirar en saco roto, las vamos a procesar, las vamos a leer, vamos a tratar de hacer un resumen, para entregárselas a las diferentes mesas.

Así es que convocaría a todos aquellos ciudadanos que por alguna razón de agenda no pudieron estar en este Parlamento Abierto, nos hagan llegar, a través de Internet, documentos, documentos cortos, sencillos, para que tampoco el trabajo se complique estos días, y que podamos enriquecer a las mesas.

Entonces, yo diría, cuál es el temor, o cuál es lo que a nosotros como Partido Acción Nacional nos preocupa.

Pues, primero, la convencionalidad, que no vayamos a hacer una Guardia Nacional que en un momento dado pues en los tribunales internacionales sea cuestionada y vengan sentencias como las que hoy están.

Entonces, sí tenemos que cuidar mucho estos temas donde México se ha suscrito a nivel internacional.

Nos preocupan los derechos humanos, aquí está la senadora Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Kenia, y queremos justamente, por todos estos antecedentes que ha habido, pues cuidar al Ejército porque todos lo sabemos, la preparación del Ejército no es una preparación de policía, y esa es la gran preocupación que tienen los organismos de Derechos Humanos.

Entonces, la conclusión para mí sería que sí es importante ver la integralidad de esta propuesta.

En mi pueblo dicen que “el diablo habita en los detalles”, entonces más vale que de una vez tengamos todas las leyes secundarias que van a normar, para evitar pues a lo mejor planteamientos que no son los correctos, pero que estamos imaginando erróneamente que pudieran ser esos.

Entonces, me sumaría a lo que dijo Clemente, de todas estas leyes secundarias que son importantes tenerlas ya en la mesa de discusión, y respetar el federalismo.

Miren, muchos de los problemas de este país empiezan con una violencia callejera. Los alcaldes tienen mucho que hacer en este trabajo de prevención, los gobiernos estatales tienen mucho que hacer.

Entonces cuidemos, cuidemos el Pacto Federal, que es una de las preocupaciones que tienen nuestros alcaldes.

Entonces, reiterando, en el Partido Acción Nacional queremos ayudar al Presidente Andrés Manuel López Obrador a que tenga una Guardia Nacional, pero con todas las garantías de respeto a los derechos humanos y con un pleno respeto a la Constitución.

Muchas gracias.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU: Muchas gracias senadora.

Le damos la palabra al senador Eduardo Ramírez Aguilar, Presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales.

SENADOR OSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR: Muchas gracias a la senadora Claudia Ruiz Massieu, quien es la moderadora en este espacio tan importante de discusión.

Saludo con aprecio al Presidente de la Mesa Directiva, al senador Martí Batres, a los senadores y senadoras aquí presentes, a los académicos, a las organizaciones sociales, a los colectivos. Sean bienvenidos.

Estamos convencidos que un cambio a la Constitución, a nuestra ley fundamental, debe hacerse con toda la apertura, combatiendo el secretismo.

Es decir, de un Parlamento cerrado, pasar a ser un Parlamento abierto.

Esto nos va a permitir romper las fronteras, los muros entre el poder público y los ciudadanos, para escuchar sus voces.

Celebro y me congratula este ejercicio de apertura, que fortalece al Senado en el marco de este Parlamento.

Quiero hacer un reconocimiento muy honesto, muy transparente, muy amplio, al Coordinador del grupo mayoritario en el Senado, porque aperturó la petición de los hoy presentes, de los coordinadores del PRI, al senador Miguel Ángel Osorio Chong, un reconocimiento a él, por su participación para construir este foro abierto.

Al senador Dante Delgado, también, un reconocimiento amplio porque fueron los grupos quienes decidieron abrir y escuchar las inquietudes de expertos en la materia.

Reconozco, también, al senador y Coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera, que siempre ha estado muy atento para construir un gran dictamen, un acuerdo que nos permita transitar.

A los miembros de Acción Nacional, también a ustedes, con esa vehemencia, con esa preocupación, nos tiene el día de hoy aquí reunidos.

Hemos tenido, como Comisión de Puntos Constitucionales, muchos avances en esta Reforma.

Le hemos dado voz a los secretarios de la Marina, de la Defensa Nacional, a la Secretaría de Seguridad Pública, y aquí jugó un papel muy importante el senador Álvarez Icaza.

En un acto muy republicano se hicieron preguntas y respuestas sobre aquellos temas que son de interés nacional y quizá de impacto internacional.

Nosotros hacemos un reconocimiento a las Fuerzas Armadas. Reconocemos en ellos su disciplina, su valor, su lealtad a la Patria, y por eso con el inicio del nuevo Gobierno, lo que se trata y resulta necesario es construir una nueva figura jurídica.

Sí, que vaya con el acompañamiento de quienes conocen en el territorio, en el lugar de los hechos, los problemas y las necesidades de la gente en materia de seguridad.

Ya teníamos el no, hoy estamos tratando de construir el sí. Ese sí que nos permita aperturar y que las inquietudes y todas las preocupaciones, se vea reflejado en una Reforma muy amplia.

Por eso les pido, a cada uno de los especialistas y académicos, ver también la generosidad y el riesgo, y podamos tener conclusiones que le sirvan a México, que le sirvan a la Patria.

Lo dije hace unos días y lo vuelvo a repetir el día de hoy: vamos a discutir uno de los temas más importantes para nuestra historia: es la creación de una nueva figura.

No con eso estamos demeritando a las que ya existen, simplemente es retomando lo mejor de ellas, dándole paso a una ruta en donde el pueblo de México nos exige resultados.

Estoy completamente seguro que, con estos foros, vamos a dar la oportunidad de escucharnos a todos, ya nos escuchamos nosotros, ahora queremos escuchar a ustedes.

Éste, sin duda, es un acto que va a marcar un precedente, porque es la primera vez que se hace un Parlamento Abierto en materia de Reforma Constitucional y que sea lo mejor para la Patria.

Mi reconocimiento para los grupos parlamentarios.

Muchas gracias, es cuánto.

SENADORA CLAUDIA RUIZ MASSIEU: Gracias, senador Ramírez Aguilar.

Para su mensaje y la declaratoria inaugural, le damos la palabra al Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, al senador Martí Batres Guadarrama.

SENADOR MARTÍ BATRES: Muchas gracias, senadora Claudia Ruiz Massieu. Y gracias a todas y a todos.

Saludo a las senadoras y a los senadores, y a los invitados a esta Primera Audiencia.

Voy a inaugurar las Audiencias de este Parlamento Abierto, pero también quiero aportar algunas reflexiones personales sobre un tema tan trascendente.

Hoy abrimos la discusión del tema más relevante, en el comienzo de este Periodo de Sesiones: la creación de la Guardia Nacional. Y lo hacemos de frente a la sociedad; escucharemos todos los puntos de vista, tanto internos como externos e inmediatamente después tendremos que tomar decisiones. Es más, tenemos ya fechas para tomar decisiones.

Y es que desde el 20 de noviembre pasado, se presentó esta iniciativa en la Cámara de Diputados, en diciembre había un dictamen ya en la Cámara de Diputados y el propio presidente de la Junta de Coordinación Política de la colegisladora, nos pidió tener en cuenta la posibilidad de que llegara al Senado una minuta sobre dicho tema, en el propio pasado Periodo Ordinario de Sesiones.

De hecho, abrimos la posibilidad de que llegara y, al no tomarse una decisión en la Cámara de Diputados, cerramos nuestro periodo ordinario; dejamos abierta la posibilidad de recibir incluso una minuta el 27 de diciembre.

No ocurrió, y se habló entonces de la posibilidad de un periodo extraordinario. En el extraordinario, la Cámara de Diputados abordó el tema, no así el Senado.

Varias fuerzas políticas solicitaron abordarlo en este Periodo Ordinario, en el siguiente Periodo Ordinario, que es este. Estamos ya en ese periodo y es momento de tomar decisiones.

El tema de la Guardia Nacional, es un tema prioritario del Gobierno de la República, así lo han planteado la secretaria de Gobernación, el secretario de Seguridad Pública, el secretario de la Marina, el secretario de la Defensa Nacional y el Consejero Jurídico, en diversas oportunidades.

Pero sobre todo, así lo ha planteado el presidente de la República.

Pero es, ante todo, un tema prioritario de la ciudadanía. Al país le urge tener seguridad y tranquilidad y, por lo tanto, necesita un cuerpo de seguridad prestigiado y respetado; con una jerarquía reconocida, que incorpore los valores del honor, del orgullo, de pertenencia, que inspire confianza y sensación de protección.

La Guardia Nacional puede ser ese cuerpo de seguridad, esa policía nacional que necesita el país, reconstruida y transformada.

El nombre de Guardia Nacional también tiene sentido, tiene sentido histórico. La Guardia Nacional fue el espacio creado frente a las intervenciones extranjeras en el siglo XIX, en el que muchos mexicanos participaron para defender a la patria de las intervenciones norteamericana y francesa del siglo XIX.

De la Guardia Nacional emergieron Ignacio Zaragoza y Vicente Villapalacio, también Mariano Escobedo, Ignacio Ramírez, el Nigromante, e Ignacio Manuel Altamirano, así como los senadores e impulsores del amparo, Manuel Crescencio Rejón y Mariano Otero.

La propuesta de crear la Guardia Nacional hoy en día, es un planeamiento nuevo, y no es un planteamiento para militarizar la seguridad pública; por el contrario, la seguridad pública hoy en día se encuentra militarizada, pues sin estrategia, sin la debida protección de derechos humanos y sin una discusión jurídica profunda, hace 12 años se decidió una fuerte intervención de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad.

Ahora se propone con esta iniciativa, con este proyecto, sustituir las labores que realiza el conjunto de las Fuerzas Armadas por un agrupamiento distinto, el nuevo agrupamiento llamado Guardia Nacional sería mixto en su composición inicial, con una parte civil y otra parte formada con las policías militar y naval, con un mando civil, un nuevo reclutamiento de civiles, y en una transición para conformarse como un órgano civil permanente.

Tomaría de la Policía Militar y de la Policía Naval la vocación por el honor, la disciplina vertical y la búsqueda del reconocimiento de la sociedad y del prestigio. Estaría capacitado en funciones de policía y en el respeto a los derechos humanos.

Del Ejército, sólo permanecerían en funciones de seguridad pública al desarrollarse la Guardia Nacional, la Policía Naval y la Policía Militar.

En consecuencia de ello, se desprende que, una vez articulada la Guardia Nacional, de los de alrededor de 300 mil elementos de las Fuerzas Armadas, sólo quedarían realizando labores de seguridad los cerca de 35 mil elementos de la Policía Militar, y los dos mil elementos de la Policía Naval; es decir, apenas un poco más del 10 por ciento de la fuerza del Ejército permanente.

La conformación plena de la Guardia Nacional permitiría, en efecto, lo que se ha pedido desde diversos ámbitos de la sociedad: sacar a las Fuerzas Armadas de las labores de seguridad pública.

Es decir, en otras palabras, la Guardia Nacional, lejos de ser un instrumento de militarización, sería un instrumento de desmilitarización de la seguridad pública.

El Transitorio en el que ha insistido el Presidente de la República confirma lo que aquí señalamos, pues en ese texto, que no se incorporó en la minuta que nos ha enviado la Cámara de Diputados, se afirma que la Fuerza Armada Permanente seguirá prestando su colaboración para la seguridad pública de manera excepcional, en tanto la Guardia Nacional desarrolle su estructura, capacidades e implantación territorial.

En otras palabras, lo que se propone es que, una vez que se haya desarrollado la Guardia Nacional, la Fuerza Armada deje de prestar su colaboración en seguridad pública.

El Transitorio que pide incluir el Presidente de la República, no sólo nos parece a muchos correcto, sino necesario y pertinente. Es más, nos parece que es un ayuda para un eventual proceso de desmilitarización de la seguridad pública, pero también un elemento para seguir apoyando a muchas regiones del país que hoy en día, sin la participación de la fuerza militar, quedarían prácticamente en el abismo.

Hay una preocupación justifica, que debe ser atendida, en relación con la necesaria protección de los derechos humanos. Algunos observadores señalan que la presencia de militares en tareas de seguridad pública se traduce necesariamente en violación a derechos humanos o represiones.

Sin embargo, esta afirmación es relativa, pues muchos actos de represión que han ocurrido en nuestro país han venido de fuerzas civiles.

Así ocurrió en diversos momentos, como por ejemplo el 10 de junio del 71 o los acontecimientos de Atenco en el 2006. Incluso hay actos en los que han participado militares, que han sido decididos u ordenados por civiles.

Nos parece importante tener en cuenta estos elementos para no ahcer juicios absolutos. En todo caso, lo que nos interesa es que, ya sea de parte de civiles o de militares, haya respeto a los derechos humanos.

No debemos olvidar que la estrategia de seguridad pública, que se ha presentado por parte del Gobierno Federal, no se basa sólo en la creación de la Guardia Nacional. Incluye también un conjunto de temas que deben discutirse, que generarían una importante distensión en nuestra sociedad.

Están los temas relacionados con el cambio en el enfoque punitivo en relación con el consumo de algunas drogas, el tema de las amnistías, el fin de la llamada guerra contra el narco, la aplicación de políticas masivas de empleo y educación para los jóvenes, una nueva política productiva hacia el campo, la renuncia a utilizar la fuerza civil o militar para reprimir al pueblo, y una línea de compromiso del Gobierno y de la fuerza pública, con el ejercicio y respeto de los derechos humanos.

Desde aquí, agradezco a las personalidades de la sociedad por sus aportaciones, tendrán que tomarse en cuenta.

Y, también, invito a las diversas fuerzas parlamentarias, a respaldar la propuesta del Presidente de la República para crear la Guardia Nacional.

En todo caso, es importante ubicar, con toda precisión, las diferencias que puedan existir y que deben resolverse sobre el texto concreto de la minuta que la Cámara de Diputados ha enviado al Senado.

De la mayoría, esperamos buenos oficios. De la oposición, disposición al acuerdo.

Recordemos que, tratándose de una Reforma Constitucional, se requiere una amplia mayoría, una mayoría calificada, lo que, en consecuencia, nos lleva a responderle al país, en este importante tema, desde todas las fuerzas parlamentarias.

Es responsabilidad de todas y de todos, la decisión que se tome y el legado que dejaremos a las siguientes generaciones, así como es responsabilidad de todas y de todos, coadyuvar en la seguridad de las ciudadanas y de los ciudadanos, que es lo más urgente que nos está reclamando la sociedad mexicana.

Muchas gracias a todas y a todos por su atención.

Senadoras y senadores.

Invitadas e invitados:

Siendo las 12:08, declaramos formalmente inaugurado este Parlamento Abierto para la Reflexión y Discusión sobre la Creación de la Guardia Nacional.

Muchas gracias a todas y a todos.

Texto y Foto: Senado de la República