Incorpora Cámara de Diputados principio de paridad de género en la Ley del Servicio Profesional de Carrera

Ciudad de México, 25 de noviembre de 2020

Las reformas contribuyen al equilibrio entre los géneros y a fortalecer el Sistema del Servicio Profesional de Carrera

Políticas de Estado con perspectiva, de las mejores formas de combatir la violencia: diputada Barrera Badillo

Con 456 votos a favor, uno en contra y cero abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó el dictamen con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, en materia de paridad de género.

El dictamen, enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, incorpora el principio de paridad de género en la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, lo que abonará a logar el equilibrio entre los géneros.

Para ello, se establece que no se considerarán discriminatorias las acciones afirmativas que se implementen en los procesos de reclutamiento y de selección, a fin de garantizar la paridad de género.

Estas reformas contribuirán al fortalecimiento del Sistema del Servicio Profesional de Carrera, el que actualmente con las herramientas que le brinda la ley de la materia ha realizado grandes avances para garantizar el equilibrio entre los géneros en la ocupación de los cargos sujetos a dicho sistema.

Algunos ejemplos, abunda el dictamen, son las convocatorias con perspectiva de género que ha venido publicando la Secretaría de la Función Pública desde el pasado 11 de marzo de 2020.

Un México mejor y más incluyente

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Gobernación y Población, diputada Rocío Barrera Badillo (Morena), expresó que con las reformas se busca fortalecer en la Ley del Servicio Profesional de Carrera, el principio de paridad de género, vigorizando así la actuación futura de las áreas de recursos humanos de la Administración Pública.

Lo anterior, al mandatar la implementación de acciones afirmativas en beneficio de todas, como puede ser la posibilidad de lanzar convocatorias dirigidas en exclusiva a mujeres; de este modo, “no solo abonamos al cumplimiento de la reforma constitucional, sino que dejamos en claro que nuestro papel en la construcción de un México mejor y más incluyente es crucial, sobre todo en una cuestión tan noble como es la vocación por el servicio público”, explicó.

Indicó que la reforma no sólo se alinea con el texto constitucional, sino satisface el principio de convencionalidad, al brindar al Estado mejores mecanismos para cumplir los compromisos internacionales que en materia de género ha asumido ante la comunidad internacional: lograr el equilibrio entre los géneros en el Sistemas del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal.

Barrera Badillo destacó que en su configuración actual el Sistema del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal ha realizado grandes avances para garantizar el equilibrio entre los géneros, en la ocupación de los cargos sujetos a dicho sistema, destacando las convocatorias con perspectiva de género e instrumentando encomiables funciones.

“El empoderamiento a las mujeres y su inserción en todos los espacios de decisión, es condición sine qua non para considerar un Estado democrático de derecho e incluyente; que la normalización de nuestra participación en los asuntos públicos, fortalecen a nuestra sociedad; que la adopción de políticas de Estado con perspectiva de género es una de las mejores formas de combatir la violencia de género”, añadió.

Aún hay resistencia para que las mujeres estemos en el poder

La promovente de la reforma, diputada Fabiola Raquel Guadalupe Loya Hernández, de MC, urgió a que México deje de ignorar a las mujeres, pues la cultura patriarcal y los patrones machistas mantienen una violencia estructural, “por la cual nos   violan, nos matan y nos desaparecen; el sistema patriarcal ha sido incapaz de enfrentar la emergencia sanitaria que hoy se refleja en el país con una terrible cifra de más de cien mil fallecimientos”.

Añadió que en México aún hay resistencia para que las mujeres “estemos en el poder y tengamos poder”. En las últimas semanas, dijo, el patriarcado mexicano ha buscado por todos los medios tumbar los lineamientos para garantizar la paridad en candidaturas para gubernaturas en el siguiente proceso electoral, cuando en la historia de nuestro país sólo ha habido nueve gobernadoras.

La paridad de género, afirmó, no es una concesión ni una prerrogativa sino un acto de justicia social; uno de cada tres hogares está encabezado por mujeres, quienes a su vez sostienen solas a más de 9 millones de familias según cifras del Inegi; la educación de niñas, niños y adolescentes está en nuestras manos, porque representamos más del 70 por ciento del personal docente, y somos el 40 por ciento de la fuerza laboral sin contar al trabajo no remunerado.

Texto y Foto: Cámara de Diputados