Insisten en Comisión Permanente en otorgar Ingreso Básico Universal para mitigar efectos de inflación

 Ciudad de México, 6 de junio de 2022

Propone Damián Zepeda apoyo equivalente al valor de la canasta básica alimentaria, que se estima, a marzo de 2022, en mil 975 pesos mensuales

El senador Damián Zepeda Vidales insistió en que se otorgue un Ingreso Básico Universal a las personas que se encuentren en condición de pobreza extrema y pobreza laboral, es decir que su ingreso sea insuficiente para adquirir la canasta básica alimentaria.

Zepeda Vidales presentó un punto de acuerdo para solicitar al Ejecutivo Federal que entregue un apoyo económico, no contributivo, equivalente al valor de la canasta básica alimentaria, que se estima, a marzo de 2022, en mil 975 pesos mensuales, para ayudar a las familias más vulnerables, mitigar la crisis económica y, particularmente, el impacto negativo de la inflación.

El legislador del PAN señaló que la situación económica del país es alarmante, como consecuencia de la política errónea en esta materia, que se ha profundizado por la crisis generada por la pandemia de Covid-19, y recientemente por el incremento desproporcionado de la inflación.

La inflación en México durante el 2021 fue de 7.36 por ciento. A marzo de este año, de acuerdo con el Banco de México, fue de 7.45 por ciento, medida con el Índice Nacional de Precios al Consumidor. 

Esto significa en los hechos, destacó el legislador, que la ciudadanía puede comprar menos productos con su dinero, es decir, han perdido valor los pesos de los mexicanos, lo que “se traduce en un impuesto adicional a los ciudadanos, que ven cada día mermado su poder adquisitivo”. 

“La inflación es uno de los principales problemas económicos de nuestro país, pues a las familias mexicanas simplemente no les alcanza lo que ganan”, expresó.  

Refirió que el porcentaje de la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria o pobreza laboral alcanzó su mayor nivel en el tercer trimestre de 2020, cuando se ubicó en 46 por ciento, de tal forma que para el cuarto trimestre de 2021 mostró un nivel de 40.3 por ciento, muy por encima incluso de lo registrado en el primer trimestre de 2021 que fue de 39.4 por ciento. Esto significa un aumento de 45.1 a más de 52 millones de personas en pobreza laboral en un año. 

Además, señaló Damián Zepeda, el porcentaje de la población en situación de pobreza extrema presentó un incremento de 8.7 a 10.8 millones de personas. 

El incremento de estos indicadores obliga necesariamente al replanteamiento de la estrategia económica y hace necesaria la implementación de programas de carácter nacional que incidan de manera directa en el bienestar de la población, que está directamente afectada por esta inflación y que no puede adquirir la canasta básica alimentaria, enfatizó.

Zepeda Vidales afirmó que esta población esta identificada y desde luego es indispensable que se le otorgue una ayuda por parte del Gobierno Federal para mitigar, en la medida de lo posible, el impacto negativo de la inflación en su economía familiar.

“Tomando en consideración que al cuarto trimestre de 2021 había 52 millones de personas en pobreza laboral y tomando en cuenta la Línea de Pobreza por Ingreso, canasta alimentaria más no alimentaria, estimada a marzo de 2022, estaríamos hablando de una bolsa emergente para el Ingreso Básico Universal de 102 mil 700 millones de pesos mensuales”, afirmó el senador. 

Texto y Foto: Senado de la República