Intervención de Dulce María Sauri Riancho, para hablar en pro, respecto a un dictamen por el que se exhorta a la Secretaría de Economía a que, fortalezca las medidas preventivas necesarias, a fin de contener los posibles impactos negativos que pueda tener para la economía mexicana la llamada “guerra comercial” entre los países de Estados Unidos de América y la República Popular de China, durante la Sesión de la Comisión Permanente

Miércoles 12 de junio de 2019

Muchas gracias presidente.

El Grupo de legisladoras y legislador del PRI, en esta Comisión Permanente, coincidimos con el resolutivo de este dictamen que ha sido presentado.

Sin embargo, creemos que queda limitado ante los acontecimientos políticos del pasado fin de semana.

Para nuestro país, una guerra comercial entre China y los Estados Unidos de América, podría tener impactos positivos a corto plazo, al hacer más competitiva las exportaciones mexicanas.

Por cierto, después de casi 15 años, México volvió a ser el primer socio comercial de los Estados Unidos desplazando a China que había ostentado esta posición por largos años.

No obstante, utilizar barreras arancelarias como instrumentos políticos, no beneficia a nadie, por el contrario, el principio de la amenaza creíble toma un lugar preponderante, pero ahora en el ámbito comercial.

Pasamos del multilateralismo al proteccionismo en los últimos cinco años.

De la Alianza Transpacífico, a los aranceles impuestos por parte de los Estados Unidos a la República Popular China.

Ante una guerra comercial global, México y la economía de los mexicanos están expuestos a impactos negativos, porque muchos de nuestros productos terminados utilizan bienes intermedios que se emplean para producir estos bienes finales.

Basta señalar que México como principal socio comercial de los Estados Unidos, Canadá quedó en segundo lugar, desplazó a China a la tercera posición en los primeros cuatro meses de 2019.

En ese sentido, resulta oportuno que se impulsen medidas económicas preventivas para contener el impacto de las fluctuaciones financieras y comerciales mundiales que esta llamada guerra comercial pueda desatar.

Absolutamente llamamos la atención sobre el engolosinamiento de México con esta condición que coyunturalmente desata la guerra comercial con China.

Por eso es muy pertinente exhortar a la Secretaría de Economía a que fortalezca las medidas preventivas para contener estos impactos negativos que la citada guerra comercial pudieran desatar.

Compañeras y compañeros legisladores, de los obstáculos no arancelarios a las armas de los aranceles como instrumento de control del Siglo XXI, por ello, ante las amenazas al libre comercio debemos estar preparados.

Los acontecimientos de la semana pasada han dejado muchas dudas sobre los términos de la negociación comercial que el Secretario de Relaciones Exteriores realizó en nombre del Gobierno mexicano.

Al tema comercial se sumó ahora el tema de la migración y la seguridad de la frontera norte de México.

Es primordial que el Gobierno mexicano difunda el contenido pleno de los acuerdos alcanzados con los Estados Unidos de América, así como las consecuencias que pueden tener para México.

El Presidente Donald Trump señaló la mañana de ese martes, que parte del acuerdo migratorio anunciado con México la semana pasada, aún no se ha dado a conocer.

Ante medios de comunicación internacionales, aseguró que la mayor parte del acuerdo con México no ha sido revelada; una oportuna fotografía nos permite que no había otra cosa más que en el papel cuidadosamente doblado que sacó, que prácticamente lo mismo que se ha expresado aquí en México.

Por eso más que preocupar, preocuparme o preocuparnos por esa hoja doblada, me preocupa el twitter que el presidente Trump la tarde misma cuando se anunció el cierre de la negociación, mandó, y que decía: México aceptó comenzar de inmediato adquirir grandes cantidades de productos agrícolas de nuestros grandes y patriotas granjeros. Traducción libre de una servidora.

Es por ello fundamental señalar algunas preocupaciones en el ámbito agrícola, ¿cómo comprará México más productos agrícolas y pecuarios a los Estados Unidos? ¿a través de una política de brazos cruzados frente a los aranceles al jitomate mexicano? No ha habido actuación por parte de nuestras autoridades para defender a los productores, especialmente del noroeste sinaloense, de este injusto arancel.

¿Cambiando las cuotas mexicanas de exportación de azúcar refinada para disminuirlas y obsequiar así los intereses de los productores de caña de azúcar y azúcar del sur de los Estados Unidos? ¿o incrementando la entrada de la fructuosa en vez de utilizar azúcar de caña producida por campesinos mexicanos?

Es por ello necesario contar de inmediato con la información de la Secretaría de Economía, pero también conocer todos los compromisos que el Secretario de Relaciones Exteriores adquirió con el gobierno de los Estados Unidos.

Hacemos un llamado para que se ponga a disposición pública los alcances de los compromisos políticos y económicos que el gobierno de la República adquirió con su contraparte de los Estados Unidos de América.

Y estamos a favor de la aprobación de este oportuno punto de acuerdo presentado por la Segunda Comisión.

Muchas gracias.

Texto, Foto y Video: Senado de la República