Intervención de la diputada federal por el Partido Revolucionario Institucional, Marcela Guillermina Velasco González

Ciudad de México, 13 de enero del 2021

Intervención de la diputada federal por el Partido Revolucionario Institucional, Marcela Guillermina Velasco González, para presentar punto de acuerdo por el que se solicita a la Secretaría de Relaciones Exteriores y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a enviar informes sobre los procesos de compra de las vacunas contra el Covid-19, en la Sesión de la Comisión Permanente, en modalidad a distancia

Con su venia.

Buenas tardes a todos.

Hago uso de la palabra para presentar a nombre de la diputada Dulce María Sauri Riancho y de mi grupo parlamentario, esta proposición con punto de acuerdo que busca transparentar los contratos que se realizaron para la compra de la dosis de vacunas que serán usadas en contra del Covid-19.

Hoy el mundo vive una de las crisis de salud más difíciles y complejas de nuestra historia moderna, por lo que su atención y mitigación han representado el mayor reto logístico, tanto para los gobiernos, los organismos multilaterales y la industria farmacéutica a nivel global.

Nuestro país no ha quedado al margen de esta emergencia mundial, hasta el día de ayer existían más de un millón y medio de casos confirmados y más de 135 mil defunciones.

En México es urgente evitar el uso discrecional de los mecanismos de atención de esta terrible enfermedad y asegurar a toda la población la debida atención, tanto en la etapa preventiva, como en la población afectada por este COVID.

El Gobierno federal debe garantizar el acceso a toda la información que se ha generado, se requiere de la total transparencia para evitar cualquier sospecha de la manipulación y el uso indebido de los recursos públicos que fueron asignados para el combate a la pandemia.

A lo largo del 2020, las estrategias preventivas no han demostrado su eficacia. El cierre de actividades no esenciales, el distanciamiento social, así como las erráticas decisiones a nivel económico, no han generado certidumbre y confianza en la población de que se está haciendo lo correcto para detener esta pandemia.

La atención médica ha sido insuficiente y no se han generado las óptimas condiciones para que el personal de salud desempeñe su loable labor.

Nuestros médicos, enfermeras y auxiliares de la salud no cuentan con los implementos necesarios para no correr peligro de contagio y eventualmente la muerte.

Lamentamos que México sea considerado entre los países con mayor cantidad de muertes del personal de salud, y aún las cifras son inciertas.

Dicho lo anterior, una nueva alternativa se ha sumado a las acciones preventivas para el combate al virus, es la vacuna para la población.

Si bien México comenzó hace 6 meses a estructurar planes de compra y distribución de la vacuna contra el COVID-19, hasta la fecha no hay datos precisos sobre el gasto total que se destinará para las vacunas, ni en qué partida presupuestal se ubicarán esos recursos.

En el mes de agosto, se informó que México contaba con un presupuesto máximo de 100 mil millones de pesos; en octubre se manejó la cifra de 35 mil millones, y en diciembre, mientras el titular del Ejecutivo federal destacaba que el gobierno de México había pagado 159 millones 876 mil 920 dólares, el Secretario de Hacienda informaba que se había gastado seis mil 500 millones de pesos, en contratos y convenios con diversas empresas farmacéuticas, ¿cuál es el presupuesto real?

Por otro lado, la campaña de vacunación contra el virus dio inicio el 24 de diciembre del 2020 con la aplicación de dos mil 924 dosis de Pfizer.

A lo largo de las semanas se han registrado los arribos de diversos cargamentos de dichas vacunas, las cuales se han distribuido en personal médico y de enfermería que se encuentra en la primera línea combatiendo la pandemia.

Es innegable reconocer el esfuerzo de la Cancillería mexicana en el papel de intermediación para los procesos de negociación para adquirir las diferentes opciones disponibles de las vacunas.

Sin embargo, resulta pertinente tener acceso pleno a los contenidos de los contratos suscritos, desde la publicación de sus procesos de negociación previos, costos y los acuerdos finales.

Es imperativo señalar que ante la necesidad de contar con vacunas, países alrededor del mundo pudieron haberse asignado cláusulas de confidencialidad con las compañías farmacéuticas, dadas las circunstancias apremiantes para acelerar los procesos de la actual pandemia.

Pero es fundamental reconocer que es necesario transparentar los procesos de desarrollo, compra, distribución y suministro de diferentes vacunas que ya están disponibles.

Considerando además no solamente transparentar el control de precios de las vacunas, sino el financiamiento de su desarrollo, así como los compromisos para conceder pruebas de los fármacos involuntarios y propiamente los costos de los efectos secundarios que pudieran presentarse, deben ser suministradas a la población en general, así que den nuevas garantías para las variantes de este virus.

Compañeras y compañeros legisladores, el objetivo fundamental de esta proposición que presentamos, es clarificar el proceso de adquisición de las diversas vacunas que México se ha comprometido a comprar, a efecto de implementar la campaña de inmunización de la población en general en contra del COVID, toda vez que la información difundida por el gobierno se encuentra dispersa, y para el caso de los contratos suscritos con los laboratorios, han sido reservados.

Conocer a detalles costos individuales de cada contrato, la naturaleza de los compromisos y tiempos de entrega, así como las garantías de incumplimiento, control de calidad, y las respectivas penalizaciones por incumplimientos, es información que también demandan los mexicanos, porque con la salud no se juega.

Dadas las implicaciones legales de los procesos de compra de la vacuna, es fundamental que en el sano ejercicio republicano del equilibrio de poderes, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, debe informar de manera detallada a la Comisión Permanente del Congreso, los diversos contratos que se suscribieron.

El propio Presidente de la República ha señalado que se harían públicos dichos contratos, y reiteró que su gobierno no tiene nada que esconder.

Es todo, presidenta, gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados