Intervención de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, al presentar una iniciativa que adiciona una fracción XII Bis al artículo 7º de la Ley General de Salud

Ciudad de México, 18 de mayo de 2022

Gracias, Presidencia, Presidenta.

Con su venia.

Honorable Asamblea:

La vida y la salud son los bienes más preciados que tenemos y hoy, más que nunca, con los gobiernos de la mal llamada cuarta transformación, ambos bienes y los derechos que los protegen están en riesgo.

La actual pandemia por Covid-19 evidenció un Sistema de Salud Nacional en crisis y con carencias que nunca habíamos vivido.

Por responsabilidad ética e histórica no podemos ocultar las alarmantes cifras de personas, que, por omisión e inacción de nuestras autoridades, han muerto por la pandemia, los números son escalofriantes, de acuerdo con estimaciones oficiales estamos cerca de medio millón de defunciones.

Esta tragedia humanitaria que se pudo y debió haber evitado recae sobre los hombres de las autoridades de salud, quienes son los principales responsables de tanto dolor y muerte.

En el caso del personal que labora en instituciones médicas, la errática política de austeridad los dejó sin protección.

México es hoy el país en el que más médicos han fallecidos en todo el mundo, lo que debería ser una vergüenza nacional, pero con esta administración lamentablemente no pasada nada.

Desde la llegada de este gobierno hemos vivido el desabasto de medicamentos, el alto número de muertes y el resurgimiento de enfermedades ya erradicadas que evidencian el desastre absoluto que están dejando a su paso.

El cambio del IMSS-Prospera al IMSS-Bienestar significó la desaparición de 288 unidades de salud y la reducción, entre 2018 y 2021, de 693 médicos.

Hoy tenemos un enorme déficit en la disponibilidad de médicos, personal de enfermería, clínicas y hospitales, déficit que este gobierno ha agravado al dejar en coma a nuestro Sistema de Salud Pública. No cabe la menor duda que cada día estamos más lejos de las promesas presidenciales y más cerca del desastre que advertimos.

Hoy, Dinamarca y su sistema de salud se ven a la distancia.

Y mientras es la población más vulnerable la que paga los costos de la improvisación y la corrupción, una de cada cuatro personas que viven en las zonas rurales no están afiliadas a algún servicio de salud.

La desaparición del Seguro Popular para crear el Insabi ha sido una tragedia de dimensiones antes no vistas, el fracaso es irreal y visible, el Insabi tuvo 19.1 millones de personas afiliadas menos que el Seguro Popular.

La mala entendida austeridad republicana no ha significado terminar con la corrupción, lo que está logrando es el autoricidio, es acabar con la salud y la vida de millones de mexicanas y mexicanos.

Es por ello que desde el grupo parlamentario de Acción Nacional presentamos una iniciativa para fomentar esquemas de medicina de primer impacto, dirigidos a personas que viven en localidades rurales y que carecen del acceso a los servicios de salud.

Con la presente iniciativa se brindarán servicios fijos y móviles de consulta médica, así como la entrega de medicamentos, acciones de promoción y prevención de la salud y canalización de personas a clínicas y hospitales.

Es vital llevar la atención médica ahí donde se necesita, y para ello se deben coordinar, urgentemente, todas las instancias del Sistema Nacional de Salud. En este punto en especial, queremos agradecer y mostrar nuestro respaldo y solidaridad a las y los médicos mexicanos. Esta iniciativa les dará preferencia a ustedes frente a los intentos de privilegiar a médicos extranjeros sin experiencia.

Es lamentable que el personal médico altamente capacitado, los internistas que esperan oportunidades y miles de profesionales de alto nivel, sean desplazados por extranjeros que al día de hoy no sabemos qué funciones llevarán a cabo.

Hacemos énfasis en este punto, debido a que lamentablemente el acuerdo que ha suscrito el gobierno de México con la dictadura cubana para controlar médicos de dicha nación es un desastre.

La contratación millonaria de médicos cubanos, a quienes en el pasado se les destinaron ya 256 millones de pesos, es inaceptable, cuando hay miles de profesionales de la salud mexicanos que están desempleados o subempleados a la espera de más oportunidades laborales.

La atención médica en zonas apartadas y marginadas es indispensable, por eso las y los legisladores de Acción Nacional reconocemos y necesitamos a las y los médicos mexicanos profesionales para atender este enorme reto.

Senadoras y Senadores, la corrupción, la ineptitud, la mentira y la improvisación y la demagogia son más mortales que las guerras, los números de muertes evitables de desaparecidos y asesinados…

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Gracias, Senadora, concluya, por favor.

La Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge: …son un escándalo nacional que nos alarma y horroriza.

Termino, Presidenta.

Hoy nuestras familias padecen una doble tragedia: su enfermedad física y la falta de atención oportuna de calidad por parte del gobierno. Esto no puede seguir así, la historia no olvida y menos aún las familias que han sufrido la muerte de un familiar o un amigo.

Texto y Video: Grupo Parlamentario del PAN en el Senado de la República