Intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, durante la reunión de la Junta de Coordinación Política para dar la bienvenida a su secretario técnico, José Manuel del Río Virgen

Ciudad de México, 20 de junio de 2022

Presidente, muchas gracias.

Quiero decirte, querido amigo, que a nombre del Grupo Parlamentario, de nuestro Coordinador, Julen Rementería, te manda un abrazo muy cariñoso y un abrazo entrañable, hoy celebramos este día, lo celebramos porque quienes nunca presentaron una prueba y una evidencia contra ti, lo único que demostraron fue una persecución política y una venganza personal y un abuso total del poder, y el uso faccioso de ese poder para privarte de la libertad, pero quienes hoy estamos aquí, y muchos más, nunca tuvimos duda de tu inocencia y tu honorabilidad.

Quiero también abrazar con cariño a tu familia, a Óscar, a María y quiero decirte que en nuestro Grupo Parlamentario, como en todos los grupos parlamentarios, tienes afecto, cariño y respeto; aquí está la senadora Xóchitl Gálvez, el senador Damián Zepeda, el senador Erandi Bermúdez y, hasta hace unos momentos, la senadora Kenia López Rabadán, que dejó esto por razones de trabajo, pero su presencia habla de este afecto y de este acompañamiento.

Y ojalá en la vida podamos construir amistades tan sólidas y leales como las que tú has construido en la persona del senador Ricardo Monreal y en la persona del senador Dante Delgado, que nunca tuvieron no solamente duda, como nunca la tuvimos ninguna y ninguno de nosotros, sino demostraron la valentía y determinación para ir al frente en la defensa de tu caso.

Yo quiero referirme a ese momento, de esos más…, casi 200 días en prisión, inimaginables para quienes estamos aquí, salvo para el senador Dante Delgado, víctima de una injusticia como la tuya.

Pero sí puedo decirte que quienes hemos sufrido persecución política, el abuso de la autoridad, de una persecución por instancias que no deben judicializar la política podemos entender por lo menos alguna parte de ese sufrimiento y de ese desasosiego, saber si un algún día recuperarías o no tu libertad.

Muchos días me tocó hablar con Andrea, a quien le quiero reconocer y a todo tu equipo, ver su sufrimiento y ver también la celebración y que se acercaban los minutos de tu libertad, una libertad de la que has sido totalmente exonerado de cualquier culpabilidad, sin embargo, tu trayecto de Veracruz a la Ciudad de México no fue sencillo, tú mismo lo has relatado y platicado con Andrea, lo decía, temían que en cualquier momento fueses otra vez interceptado para nuevamente, bajo cargos inexistentes, prefabricados, regresaras a prisión.

Eso en un país democrático simple y sencillamente no puede existir ni debe volver a repetirse; yo me sumo, presidente, a las peticiones del senador Dante Delgado, del senador Emilio Álvarez Icaza, del senador Miguel Ángel Osorio Chong, de la coordinadora Geovanna Bañuelos, del senador Miguel Ángel Mancera y de nuestro amigo también Manuel Velasco, en el sentido de que se haga esta investigación, pero no solamente, pero no solamente para que vayan ahora sí frente a la justicia quienes injustamente acusaron, sino para que revisemos este caso y voy a tratar de venirme a este presente dándole un abrazo a tu familia y solidarizándome con una injustica y un sufrimiento que nunca debieron haber vivido.

Hoy me parece que es el momento de esta investigación, pero que tomemos decisiones en el Senado.

Lo advertimos algunas y algunos cuando se aprobó la prisión preventiva oficiosa y dijimos en la tribuna que iba a ser usada como una herramienta de persecución política hoy, y Presidente, va a ser usado como una herramienta de persecución política mañana, para quienes salgan del poder o para quienes estén en el poder.

Y yo lo vuelvo a reiterar porque mi voto fue en contra, como el de algunas y algunos de nosotros; es tiempo de revertir esa decisión, una prisión preventiva oficiosa que hoy tiene en la cárcel a muchos José Manuel Del Río, en hombres, y a muchas mujeres que no debieran estar ahí y que tú escuchaste sus casos, hablaste con ellas, hablaste con ellos.

Veracruz, como lo dijo el senador Osorio, tiene las cárceles llenas de inocentes, pero no es el único estado.

Y quiero entonces hacer votos porque esta investigación y este estudio se haga urgentemente y para que se convoque a una reunión al menos tan importante como la del día de hoy, para saber qué medidas vamos a tomar, qué iniciativas vamos a presentar, qué leyes vamos a derogar, y mientras se resuelve si hay fiscalías o no autónomas, que de autónomas como en el caso de Veracruz no tienen nada, sino son una vergüenza realmente, yo sí quiero advertir que el caso, y ahora voy a un futuro si me permiten, como lo ha dicho el senador Álvarez Icaza en el inicio de su intervención, tu caso, querido amigo, es un caso emblemático.

Seguramente ahorita en las prisiones de Veracruz o sus familias están viendo el Canal del Congreso y están diciendo cuántos días más mi madre, mi hermana, mi esposa, mi padre, mi hermano, mi pareja va a estar en esas cárceles de Veracruz.

Tu eres una esperanza y tu caso debe ser una esperanza, si no, no va a tener ningún sentido y es una sin razón completa que hayas tenido casi 200 días en esa prisión, donde sabemos que la tortura es lo cotidiano y la amenaza también. Tu eres una renovación de esa esperanza.

Y estoy segura que muchos hombres y mujeres que habían perdido esa esperanza hoy están esperando que nosotras y nosotros actuemos desde este Senado de la República y vamos a actuar, porque tu caso, y yo lo dije desde la tribuna, pero no fui la única, pudimos haber sido cualquiera, o pudimos ser cualquiera en cualquier momento que lleguen a detenerte y a decirte, por evidencias inexistentes pero inventadas, llevarte una orden de aprehensión y privarte de la libertad, con la mano en la cintura y el autoritarismo completo.

De verdad, yo sí quiero decir que realmente para hacer lo que nos toca en este Senado, acompaño las propuestas que aquí se han presentado y como Grupo Parlamentario, a nombre de nuestro coordinador, pero también pido que actuemos en un sentido integral, cuántos José Manuel del Río hay en prisión en este momento y cuántas mujeres sin sentencia o por venganza están ahí también.

Yo recibí a raíz de tu liberación un par de llamadas de familias de presos que tú conociste en esa cárcel, pidiendo que intervengas y que intervengamos para que también sean liberados porque también están ahí por venganza política y persecución, y por autoritarismo y un ejercicio del poder faccioso.

Yo terminaría, Presidente, reconociendo esta convocatoria que es tan importante. Quiero decirte querido amigo que tu honorabilidad nunca estuvo en duda ni en este Senado y en muchas otras instancias, pero hoy como bien se dice, es más que merecido este reconocimiento y esta bienvenida, te extrañamos mucho, aunque Andreita permitió que te extrañáramos mucho pero lo hizo muy bien, pero te quiero decir que cada día que estuviste allá no estuviste solo, nuestras oraciones y muchas otras cosas estuvieron también contigo, y a partir de hoy mi querido José Manuel del Río, hago votos para que cada una y cada uno de nosotros en tu caso, vea el caso de injusticia y actuemos en consecuencia, y las consecuencias querido Presidente, senador Ricardo Monreal, no pueden esperar, porque cada día en prisión, seguramente nos lo dirá nuestro amigo Del Río, es un infierno seguramente, fueron muchos infiernos en muy pocos días que para ti fueron una eternidad, esos infiernos deben parar en el país.

Y también nosotros tenemos gente encarcelada en Veracruz por persecución política y por venganzas que tienen que resolverse, así que bienvenido nuevamente, te abrazamos con enorme cariño desde nuestro Grupo Parlamentario y desde todos los grupos parlamentarios, y revisaremos a fondo, como tal vez no lo habíamos hecho anteriormente, cada una de las leyes, cada uno de sus apartados, para que no vuelve a suceder; que tu caso sea el emblemático, no porque seas tú, que ya sería suficiente, sino porque a partir de tu caso, la justicia en este país sí exista de manera (inaudible) como debe existir, y los gobernadores como el de tu estado de Veracruz no queden en absoluta impunidad, son un peligro para el Estado de Derecho y para el ejercicio de la ley.

Bienvenido querido amigo José Manuel del Río.

Texto y Video: Grupo Parlamentario del PAN en el Senado de la República