Intervención de la senadora por el PRI, Claudia Anaya Mota, para referirse al dictamen de la Comisión de Justicia sobre la elegibilidad de las integrantes a ocupar el cargo de Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Margarita Beatriz Luna Ramos

Ciudad de México, 12 de marzo de 2019

Con su permiso, presidente.

Creo que este proceso de selección de ministras ha sido uno de los procesos más observados por la sociedad civil.

Un proceso en el que muchas organizaciones nos han buscado como grupos parlamentarios o de manera individual, para hacernos ver ciertos requisitos que a consideración social, no son efectivamente los enmarcados en la Constitución, porque hay que dejarlo en claro, los requisitos que enmarca la Constitución sí son requisitos que cumplen las aspirantes.

Pero hay otros principios básicos que las organizaciones, los ciudadanos, los académicos, nos han pedido que revisemos a razón de ser un Poder el que elige los integrantes de otro, que por 15 años estará dictando sentencias en este país, y que es muy importante que velemos por personas que garanticen independencia, que garanticen autonomía y que garanticen que le darán fortaleza a otro Poder, a otro Poder autónomo e independiente.

No olvidemos que el Estado mexicano conformado por estos tres Poderes, necesitan para su ideal funcionamiento, que cada uno de estos tres Poderes tenga la mayor fortaleza necesaria.

Hemos considerado que hoy día el Poder Ejecutivo pareciera el Poder hegemónico, el poder de los poderes; que el Poder Legislativo se encuentra ya subordinado al Poder Ejecutivo, y estando el Poder Legislativo subordinado al Poder Ejecutivo, es muy complejo que pueda emitir votos que garanticen una autonomía y que garanticen que le daremos certidumbre al Poder Judicial.

Es eso lo que estamos discutiendo el día de hoy, ¿qué va a pasar con ese tercer Poder’

Quiero comentarles un poco de cómo se han hecho las cosas en la Comisión de Justicia.

Efectivamente, se convocó a un Parlamento Abierto, en donde las tres aspirantes tuvieron la posibilidad de comparecer y de expresar, de recibir preguntas de los integrantes de este Senado y de la sociedad civil, y de contestar, según su propia ideología, su propio pensamiento, su propia trayectoria.

Después de eso, hubo una votación en la Comisión de Justicia, y aquí quiero puntualizar una parte del procedimiento que me parece que está viciado de origen.

Están publicadas las listas de votación de esa Comisión de Justicia, tenemos el voto del senador Ricardo Ahued a favor, el voto de la senadora Ana Lilia a favor, el voto del senador Damián Zepeda en contra; el voto del senador Julio Ramón Menchaca a favor; el voto de la senadora Indira Rosales en abstención; el voto de la senadora Claudia Anaya, servidora, en contra; el voto del senador Cruz Pérez Cuellar a favor, el voto del senador Cristóbal Arias a favor, el voto de la senadora Virginia Meza a favor, y el voto del senador Samuel Alejandro García a favor.

(…) y yo, estaba sirviendo como secretaria en esa sesión de la Comisión.

Con esos votos sale aprobado el dictamen y con esos votos era el quórum necesario, pero después aparecen publicadas en las listas de votación el voto del senador Miguel Ángel Mancera a favor, y el voto de la senadora Geovanna Bañuelos a favor, y no estaban presentes en la sesión de comisión.

Está viciado el procedimiento. Están firmados documentos de una sesión con personas que no estuvieron en esa sesión.

Por esta razón y por las observaciones que nos han hecho organizaciones de la sociedad civil, porque hemos aprendido de nuestros errores.

Porque queremos firmemente en fortalecer a las instituciones es que el grupo parlamentario del PRI votará en contra de este dictamen de elegibilidad por el procedimiento ya mencionado.

Les agradezco mucho su atención.

Texto y Foto: Senado de la República