Intervención de la senadora por el PRI, Verónica Martínez García, durante los posicionamientos de los grupos parlamentarios, respecto a la efeméride con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Ciudad de México, 25 de noviembre de 2021

Con el permiso de la presidencia.

Compañeras y compañeros.

Es triste reconocer que la violencia contra las mujeres no frena y va al alza.

No necesitamos de más actos que lastimen o denigren a las mujeres para que esto llame nuestra atención.

De acuerdo con la ONU-Mujeres, en México 6 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia.

La violencia y el machismo están presentes en todos lados, en las escuelas, en el transporte público, en el trabajo y lamentablemente hasta en nuestros hogares. Esto no es normal y no es tolerable.

Por eso, este Día Naranja no solo se trata de reconocer y de crear conciencia de la gravedad del problema que tenemos. Se trata, sobre todo, de asumir un compromiso de seguir en la lucha por erradicar la violencia contra las mujeres.

Y aquí aprovecho para reconocer la valentía, el compromiso y el trabajo de todas las mujeres que nos antecedieron en esta lucha, pero también de quienes siguen haciéndolo.

Compañeras y compañeros senadores, este Senado tiene que seguir trabajando en soluciones como hasta ahora lo ha hecho.

Hemos logrado grandes avances: el reconocimiento a la violencia política en razón de género; la prohibición del matrimonio infantil; la Ley Olimpia para sancionar la violencia digital, o la inclusión del feminicidio como delito que amerita prisión preventiva, pero no son suficientes.

Hay que acelerar el paso, promoviendo las reformas necesarias para atender las causas estructurales de la violencia.

Vigilando que las políticas públicas a nivel federal, pero también en nuestros estados, tengan perspectiva de género, que cumplan con los estándares internacionales, y lo más importante, que sean eficientes.

En el grupo parlamentario del PRI, hemos impulsado el fortalecimiento de las instituciones para la prevención, el combate y la atención de la violencia de género.

Me refiero, por ejemplo, a fortalecer a los institutos de las mujeres, a los centros de justicia y empoderamiento, a los refugios para víctimas que no pueden solos, que necesitan del apoyo de todas y de todos nosotros.

Por eso, compañeras y compañeros, quiero invitarlos a que vayamos más allá de los 16 días de activismo que impulsa la ONU, que sean 365 días y que hagamos de esta Legislatura la Legislatura naranja, que queden sentadas las bases sólidas para erradicar la violencia contra las mujeres.

Dejar un futuro seguro para que cada niña y cada mujer mexicana puedan caminar al trabajo, puedan ir a la escuela, puedan participar en política o andar por las calles sin miedo.

Construyamos entre todas y todos, el México de igualdad que todos queremos.

Muchas gracias.

Es cuanto, presidenta.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PRI en el Senado de la República