Intervención de René Juárez Cisneros durante la reunión con representantes del sector empresarial en el marco del Análisis del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, en el Palacio Legislativo de San Lázaro

Ciudad de México, 17 de junio de 2019

Bienvenidos, son ustedes instrumentos del desarrollo.

Me da mucho gusto que estén ustedes aquí, porque nos guste o no, el desarrollo de México pasa necesariamente por la inversión privada, impulsada con una visión nacionalista, incluyente, responsable y me parece que escuchar el punto de vista de ustedes es fundamental.

Pero es aún más importante que se atienda el punto de vista de ustedes, porque son parte indispensable del desarrollo de un país.

Si el Plan es, como aquí se menciona, una hoja de ruta, y si el Plan es la respuesta al mandato en las urnas de la gente, entonces si entendemos que ese mandato es para lograr un cambio, cuidemos que el cambio no sea para retroceder o para estancarnos.

Que sea un cambio para avanzar, y el desarrollo de un país requiere necesariamente de la inversión pública y privada, conjuntamente. El gobierno generando la infraestructura de apoyo que acompañe las decisiones de inversión privada, para que éstas puedan tener éxito, para que puedan lograr el objetivo de contribuir al crecimiento y a la justicia social, y ésta última, a partir del empleo bien remunerado.

Ya se expresó aquí, si no hay observancia plena del Estado de Derecho, si no hay confianza, si no hay certidumbre, si no hay reglas claras, si no hay estímulo, a nadie se le puede obligar a que ponga en riesgo su capital que ha construido a lo largo de décadas.

Se requiere cuando menos, que el gobierno garantice estas variables.

Me parece que una visión que busque la justicia social, la equidad social a partir de la dádiva, del regalo, de lo que no se está produciendo, sino que es el resultado del esfuerzo acumulado de millones de mujeres y de hombres a través de muchos años, es una visión miope.

Porque habrá un momento en el que ya no haya qué distribuir. Se requiere construir, producir riqueza y luego distribuirla bien, con justicia y equidad.

Pero si no se genera riqueza, tarde o temprano lo acumulado en muchas décadas habrá de terminarse.

La dádiva socava, sustituye, lacera, lastima la iniciativa de la gente.

La gente sí requiere el acompañamiento del gobierno, pero la gente no ha pedido nunca que se suplante su deseo de progreso, su capacidad imaginativa, su dignidad para organizarse y para salir adelante.

Si este instrumento que es la hoja de ruta no expresa con una visión responsable lo que requiere el país y continúe en una visión sesgada de creer que el gobierno puede todo, sabe todo y lo puede hacer todo, más temprano que tarde nos vamos a dar cuenta que la realidad nos va a alcanzar, como ya nos está alcanzando en muchos aspectos.

El Plan tiene que ser, sí, un instrumento que guíe el desarrollo, que oriente el quehacer público, que defina lo que es la convicción y voluntad y visión política de un gobierno, pero tiene que ser incluyente y tiene que escuchar todas las voces.

Un gobierno por más que tenga 30 millones de votos no posee la verdad absoluta. Por lo tanto, hoy simplemente ratifico que es importante escucharnos y atender lo que expresamos.

Es fundamental para este gobierno que entienda de una vez por todas, que todos somos México y que todos queremos contribuir a que le vaya bien a México, y que nadie, absolutamente nadie, ni el propio Presidente de la República, tiene la verdad absoluta.

No es Dios. Se equivoca, y entonces cuando se equivoca, tiene que alzarse la voz responsable, nacionalista de las y los mexicanos que le apuestan al país.

A veces no nos gusta que nos hablemos claramente, a mí me gusta hablar claramente con respeto, porque a mí me gusta que me respeten, yo respeto.

Yo coincido con muchas cosas que se han decidido en este gobierno y difiero de muchas otras.

Pero el ánimo es constructivo, es de edificar, es buscar este cambio, sea precisamente para hacer más grande a nuestro país, y no para retroceder, no para dañar, no para destruir lo mucho que se ha logrado a partir del esfuerzo de muchas generaciones.

La voz de ustedes es fundamental, debe ser atendida, debe ser recogida y debe de incorporarse, ya no en este documento, porque esto ya es una parte conceptual, pero sí en los programas, sí en los proyectos, sí en las acciones de gobierno y sí en la redefinición de políticas públicas que tengan una expresión presupuestal de acompañamiento al desarrollo.

Desarrollo con equidad, con inclusión, en un país como el nuestro, del que nos sentimos profundamente orgullosos.

Muchas gracias.

Texto: Cámara de Diputados | Foto: Notimex