Intervención del senador por el PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, durante los posicionamientos de los grupos parlamentarios, en el marco de la Agenda Política, con motivo de la gira presidencial por Centroamérica y El Caribe. Sesión de la Comisión Permanente

Ciudad de México, 11 de mayo de 2022

Con su permiso, presidenta.

Estimadas senadoras, senadores, diputados y diputadas.

Escuché una pregunta aquí, que tiene que ver con la presentación de esta Agenda Política, una Agenda Política que por cierto, una vez más se define por el interés del grupo mayoritario, centrado ahora en la gira del presidente que fue hace 15 días, evitando los temas fundamentales de lo que está ocurriendo inmediatamente poniendo en riesgo la vida de millones de pasajeros y poniendo en entredicho la capacidad del gobierno de prestar un servicio fundamental, como es la comunicación aérea.

Pero entremos al tema al que nos convocaron. Decía algún orador aquí, que antes se hacían giras y qué traían. En cambio ahora se hizo una gira, y mi pregunta es, ¿y qué trajo?

Ah, México vuelve a ser, es el resumen del presidente de la República, México vuelve a ser el hermano mayor de Centroamérica y El Caribe. Sí, hasta que los hermanos menores no se den cuenta de cómo les estamos jugando el dedo en la boca o les estamos dando atole con el dedo.

Porque saben qué es lo que les importa, que los dejen de deportar, ¿y sabes quién los deporta? Nosotros, que tenemos este año la cifra más alta de deportaciones de migrantes de Centroamérica y el Caribe en la historia.

Ah, pero ha sido una gran gira buscando el reconocimiento de Centroamérica y el Caribe para merecer otra vez el título de hermanos mayores.

No nos interesa ser la competencia de China para ocupar el lugar que tenían en la sociedad comercial con Estados Unidos.

No nos interesa ser los socios de los adelantos científicos de la Unión Europea.

No nos interesa ser el socio comercial de la economía más importante del mundo. No. Nos interesa ser los hermanos mayores de Centroamérica y el Caribe, pero lo que es peor, es que detrás de eso hay una gran falacia, porque en la realidad hemos aceptado las condiciones de ese gigante al que avergonzamos por mandar armas a Ucrania, de esos de los que nos quejamos por no invitar a Nicaragua a su cumbre, a esos, nosotros le hemos aceptado la desvergüenza de ser sus gendarmes.

Ya no es Estados Unidos el gendarme de América, ese papel nos lo dejaron ominosamente a nosotros cuando aceptamos y ahí está el relato, aceptamos ponerle soldados en la frontera, y no lo digo yo, es una declaración del secretario de Relaciones Exteriores, no habrá libre tránsito para los migrantes en México por la declinación del artículo 42.

– – –

-SEN.- KENIA LÓPEZ RABADÁN.- Tómenlo con calma, vamos a debatir. Señor senador, es claro que el presidente de la República ha decidido de qué lado está, y su fotografía y este acompañamiento y estos aplausos que ha dado a los gobiernos autoritarios, a los gobernantes que violan derechos humanos, a los gobernantes que no aceptan a la oposición o a los medios de comunicación, a esos es a los que el presidente de la República acompaña, aplaude y con ellos se solidariza.

La pregunta concreta, señor senador, ¿si usted cree que eso represente al pueblo de México, no al régimen en turno populista y nefasto que hoy tiene el país en el que habitamos, sino, si eso representa a las y los mexicanos?

Y una segunda pregunta, perdóneme senador, si es tan amable, ya se han manifestado distintos colectivos de médicos y han dicho que en México hay muchísimos doctores y doctoras, médicas y médicos que pueden trabajar a favor de nuestro país, ¿no cree usted que lo que están haciendo con estos pseudo-doctores, por cierto, nunca han podido comprobar que sean doctores cubanos, no cree usted que eso es trata de personas? Porque en realidad el dinero no se los dan a los cubanos, el dinero que está pagando el gobierno mexicano se lo da al régimen violador de derechos humanos de Cuba.

Pregunto, señor senador, ¿si usted cree que eso podría ser evidentemente contrario a una lógica de preservar el trabajo y la dignidad de los médicos en México? Gracias.

-SEN. JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN.- Gracias presidenta, aunque se trata de dos preguntas, pero seré breve.

En ninguna parte de la política exterior de México, de sus principios rectores, pueden aceptarse validar un régimen que suprime libertades, encarcela opositores, reprime a las manifestaciones contrarias, limita y sujeta la libertad de expresión, cualquier guiño, cualquier acercamiento a un régimen de esta naturaleza, implica convertirse en cómplice, implica aceptar que ése es el tipo de sociedad que respaldamos.

Ortega es un dictador. Ortega está pisoteando la dignidad de los nicaragüenses, y México debería condenarlo.

Ahora, me parece a mí que adoptamos una política que no deja clara cuál es la posición de México, no podemos condenar a Rusia, pero tampoco podemos condenar a Ortega.

Queremos ser los hermanos mayores de Centroamérica, pero les ponemos 28 mil soldados en la frontera sur.

Queremos ser los hermanos mayores de Centroamérica, pero aceptamos en la práctica el tercer país amigo donde hoy deja de nuestros municipios de la frontera norte a quien Estados Unidos no quiere aceptar, donde por cierto, da un trato bastante diferente a los haitianos y a los ucranianos.

En otras palabras, que somos los empleados de Estados Unidos, a esos que ustedes se desgañitan hoy por no aceptar y denunciar.

Con respecto a los médicos, déjeme presidenta leer, paso a mi siguiente respuesta, esta carta que los colegios, asociaciones y federaciones de médicos especialistas, decidimos manifestar nuestra profunda desaprobación y enérgica protesta.

Resumo, en nuestro país sí hay médicos con capacidad avalada por las universidades de la República Mexicana, formados en el pleno conocimiento de las necesidades a la idiosincrasia de nuestra población, algunos de ellos desempleados o empleados eventualmente con salarios en zonas de inseguridad extrema. Salarios en zona de inseguridad extrema.

Yo siempre he abogado por la solidaridad con Cuba, rechazo el bloqueo inhumano que ejercen los Estados Unidos sobre ella, pero no puedo aceptar que México asuma como un éxito que va a traer médicos cubanos cuando los traemos a estas condiciones de inseguridad porque no hemos resuelto ese problema. Cuando los traemos a condiciones de salud, no hemos resuelto nuestro propio problema.

– – –

No convirtamos nuestra política exterior en un reflejo de nuestras indecisiones, menos en un intento de hacer propaganda en lugar de hechos concretos que consagren nuestros principios rectores.

Asumamos lo que decía Juárez: “no cedamos lo que no debemos conceder, al menos no lo hagamos por voluntad propia”.

Aquí este prócer que siempre he citado como el genio de las relaciones exteriores de México, nos está mostrando el camino y nosotros simple y sencillamente optamos por la hipocresía.

Muchas gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PRI en el Senado de la República