Intervención del senador por el PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, en el marco de la Agenda Política: Tren Maya, T-MEC, Seguridad y Sequía

Ciudad de México, 20 de julio de 2022

Con su permiso, honorable presidenta.

Estimadas legisladoras, legisladores.

Estas sesiones que tienen una miscelánea de temas en la Agenda Política son por demás interesantes, aunque hay que reconocer que lo más probable es que sean poco productivas.

Me llama la atención aquí cómo hablamos por ejemplo de lo que debería ser el Senado, y la única pregunta que hago es ¿y por qué no lo hace? si ustedes tienen la mayoría, ¿por qué no impulsamos sesiones de la Comisión Bicameral? ¿por qué creen que no hay sesiones de la Comisión Bicameral? ¿quién cree que obstaculiza las sesiones de la Comisión Bicameral?

¿Quién creen ustedes que ustedes que obstaculizó la creación de una comisión especial para revisar el tema de la sequía hace 6 meses propuesta en el Senado?

Es esa irracionalidad de decir no porque no, no porque no, y luego venimos a hacer aquí profesiones de fe bastante extemporáneas.

La pregunta, estimados amigos, es ¿por qué no hacemos lo que tenemos que hacer cuando lo podemos hacer y cuando lo debemos hacer?

Se ha hablado aquí del robo a hidrocarburos, en que bajó el robo a hidrocarburos, qué bueno, ojalá dejemos de ver esas escenas a la orilla en la carretera de Querétaro y a la orilla de otras carreteras del país donde impunemente se vende, se vende combustible robado, o de dónde más puede provenir, y se hace impunemente.

Se habla aquí de que disminuyeron los homicidios dolosos. Sería una excelente noticia, la pregunta que no quisieron oír, solamente hacía el planteamiento siguiente, ¿comparado con qué? porque esa misma expresión en el reporte pasado, en el reporte pasado comparaba con varios años atrás cuando era tan sencillo compararlo con el mes pasado o con el mismo mes del año pasado. Eso es lo que necesitamos aclarar, y eso es lo que vale la pena aclarar.

Si tenemos tantas ganas de hacer estas manifestaciones en Tribuna, por qué no las hacemos en los hechos, por qué no revisamos la estrategia de seguridad, por qué no traemos a comparecer a la Secretaria aquí al Pleno o a la Comisión, y no hacemos, con todo el derecho de hacerla, hay que decirlo, todo el derecho de hacerla, una reunión exclusivamente para un grupo de legisladores, si es un asunto del interés de todos.

Por qué no venir la Secretaria al Pleno a decirnos, esto funciona, esto no, a escuchar sugerencias, a escuchar opiniones de los estados.

– – –

-SEN. IMELDA CASTRO.- Muchas gracias, presidenta, y bueno, con el respeto al senador Carlos Ramírez Marín, que sabe que siempre tenemos una buena relación en el Senado, preguntarle, bueno ¿si usted sabe cuántas reuniones hemos tenido de la Comisión Bicameral? Porque yo la presido, y usted está ahorita pues haciendo una afirmación de que no ha habido reuniones, y hemos tenido varias reuniones en las cuales ha estado por cierto la senadora Beatriz Paredes, que es integrante de la Comisión Bicameral y el diputado Ismael Hernández, también han estado en reuniones.

Hemos tenido, bueno, varias reuniones con algunas dependencias, incluso del gobierno federal, digo, nada más a nivel de preguntas, porque no puedo yo afirmar nada.

-SEN. JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN.- Gracias, senadora. Me refiero específicamente no a que se reúnan, sino que se reúna a hacer lo que debe de hacer, a revisar la estrategia de seguridad, y eso estoy seguro que usted no me dejará mentir, acabamos a partir de una recomendación de esta Comisión Permanente de convocar a un grupo para hacer una revisión de la estrategia de seguridad.

¿Y sabe qué fue lo que acordaron revisar? Nada, no hubo ningún compromiso específico de revisar nada.

Yo no discuto el hecho de que se cumpla formalmente con la cita o con las convocatorias de las reuniones, me refiero específicamente a lo que se ha señalado aquí, la revisión de la estrategia de seguridad, que es muy fácil, insisto, en mencionarlo en el debate, pero lo difícil es llevarlo a la práctica.

¿Por qué no hemos convocado a los gobernadores de esos estados conflictuados? ¿por qué renunciar el Senado dentro de esa misma Comisión Bicameral y la Cámara de Diputados, el Congreso, a llamar a comparecer a esos gobernadores y pedirles cuentas por lo que no hacen en sus estados.

Esa renuncia se ve cuando dejamos de pedir que venga a comparecer ante todos y aceptamos que comparezca solamente ante unos cuantos. A eso me refiero.

-SEN. KENIA LÓPEZ RABADÁN.- Muchas gracias, presidenta. Le pregunto al señor senador. Es lastimoso ver que el presidente de la República no fue al funeral de 14 mexicanos que dieron su vida para defender a México.

Es lastimosísimo ver que ni siquiera el Secretario de Gobernación asistió al funeral de 14 marinos que perdieron la vida después de capturar a un delincuente.

Pareciera que hay una claudicación del gobierno de México; pareciera que el mensaje -y con esto concluyo y le pregunto qué opina usted- pareciera que el gobierno de López Obrador no quiere hacer enojar a los delincuentes. Es cuanto, presidenta, muchas gracias, senador.

-SEN. JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN.- Gracias senadora. Debió haber ido, debió haber ido el presidente, debió haber ido al Secretario de Gobernación, debió haber asistido a la presidenta del Senado, debió estar el presidente del Congreso. No es pepita y cacahuate dar la vida por el país; no son cualquieras.

Y si le rendimos homenajes a muchísima gente, cuánto no demostrar el peso, la presencia, la figura, la encarnación del Estado en un acto que tenía que reconocer.

Por lo que sabemos, una de dos, que perdieron la vida en un atentado o que perdieron la vida en un accidente. Las dos cosas son inherentes a la responsabilidad de quien los envía a realizar esa tarea, y esos somos nosotros, y debimos haber estado ahí para decirle a sus familias que estamos con ellos.

Debimos estar ahí para decirle a sus familias que nos importa lo que les pase, y sobre todo ¿saben por qué? porque otras veces estamos en otros lugares donde la señal es exactamente la contraria a ésta de que el Estado respalda a quienes trabajan, luchan y finalmente mueren por él, y en ésas sí estamos, y a ésas sí les damos importancia.

Ignoro cuáles sean las razones por las que el resto del Estado mexicano haya dejado a los militares solos en este homenaje.

Peligroso, porque les hemos dejado que repartan libros de texto gratuitos, combatan el huachicol, combatan la seguridad nacional, pongan multas en los aeropuertos, vigilen las aduanas, y cuando mueren 14 de ellos, 14, no uno ni dos, 14, no somos capaces de estar, si ustedes quieren para reclamar esa parte del Estado que todavía es civil. Nosotros los mandamos, murieron por nosotros. Es una señal que puede tener graves connotaciones.

Finalmente, yo creo que el juicio de amparo es exactamente al revés. Mi estimadísimo paisano, admiradísimo paisano, aún siendo campechano correspondía en aquel entonces al estado de Yucatán, creó el juicio de amparo precisamente en sentido contrario, para que pudiera ser el argumento frente al poder, no para que el poder pueda imponerse.

Ah, no puedes ampararte ante obras estratégicas; no puedes ampararte ante el Plan Nacional de Desarrollo, entonces ¿cuál es mi situación? si precisamente el amparo es para que yo me pueda defender contra esos, contra los más poderosos, más ricos o con más poder político. Ese es el objetivo del juicio de amparo.

Pero del Tren Maya específicamente, vayamos, retrocedamos al punto, la obra es extraordinaria, seguramente será una de las mejores obras a lo largo de los años, el problema es la planeación.

No estaríamos recurriendo a amparos, no estaría la ciudadanía recurriendo a amparos si el Tren Maya hubiera sido planeado, y entonces hubiera pasado por donde tenía que pasar.

La ciudadanía supiera por dónde iba a pasar y les pongo el ejemplo de Yucatán, 92 mil millones de pesos costará al final, el 92 por ciento, perdón, 59 mil millones, un 92 por ciento más de lo que iba a costar originalmente. Eso no es un tema de los amparos, es un error de planeación.

Muchas gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PRI en el Senado de la República