Intervención del senador por el PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, en el marco de la Agenda Política: Visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington, D. C. Sesión de la Comisión Permanente

Ciudad de México, 13 de julio de 2022

Con su permiso, estimada presidenta.

Señores legisladores y legisladoras.

Por supuesto que la relación con Estados Unidos es la más importante de México, lo ha sido a lo largo de la historia, es consecuencia de nuestra proximidad y de lo que compartimos, porque en el repaso histórico que ayer hacía el presidente, se hablaba de la historia de Estados Unidos, pero no de la historia de México, y esto era muy conveniente, porque hablar de la historia de México significaría hablar de despojos, hablar de intervenciones militares, hablar de intervenciones civiles.

En el repaso de la historia de México tendríamos que ver lo que ha sido de nuestros paisanos que poco a poco van reconquistando los Estados Unidos de Norteamérica, por eso resulta particularmente grave que esta visita no se haya referido precisamente a ellos, y no haya incluido ninguna reunión específica con ellos, a los que han sido llamados héroes por el hecho de mandar y aportar divisas a nuestro país, que llegan solamente por esa vía, no por la vía de la inversión pública, no por la vía del intercambio. Esto es muy significativo.

Lo más sensato para hacer productiva nuestra intervención, sería que el Senador de la República o la Comisión Permanente, solicitara a la Secretaría de Relaciones Exteriores, una reunión sobre esta visita de trabajo del presidente López Obrador a los Estados Unidos, con el titular de esta Secretaría.

Que nos explique, qué mejor que ellos para decirnos ¿qué se ganó? La ganancia es bastante obvia, se ganó la reunión después del suceso de la no presencia de México en una reunión de América Latina, pero ¿qué se ganó? ¿cuál era el objetivo de la visita? Seguridad, ni siquiera se tocó.

Es curioso, en los 5 puntos planteados por el presidente de la República a los Estados Unidos, no aparece el tema de seguridad, no hay una sola mención a la crisis de violencia que vivimos, no hay una sola mención al tráfico de drogas que incrementa el consumo en ese país, no hay una sola mención al tráfico de armas que lacera y golpea con su violencia a la sociedad mexicana.

¿Qué se ganó, cuál era el objetivo de la reunión? Tenemos que saberlo para saber cuáles eran los alcances y con qué regresamos.

Migración, la respuesta de Biden es absolutamente crítica: paciencia. Un mensaje político, ¿un mensaje político para quién? Un mensaje político para los Estados Unidos o más bien un mensaje político para los medios mexicanos ¿Qué se pretende?

Eso es lo que no queda claro, y si hacemos a un lado todos los giros discursivos nos preguntamos todos ¿cuál sería el objeto de mencionar a China en una reunión con el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, por qué? ¿cuál es el objeto? o sin hacer énfasis en el discurso sobre la larga exposición de Roosevelt, ¿qué buscaba? congraciarnos con los demócratas, hacer énfasis en la necesidad de una reforma. No profundicemos en eso.

¿Cuáles son, cuáles eran realmente las expectativas de México en esta reunión? ¿Obtener 300 mil visas de trabajo? Le dimos la oportunidad a Biden de decirnos: el año pasado les di 308 mil visas ¿Cuál era el objetivo de esta reunión?

En cambio, estimados amigos, quedó claro y expreso para nuestra desgracia, concreto, el compromiso real de México: cuidar la frontera sur para Estados Unidos.

Quedó claro en qué nos hemos convertido, los guardianes de la frontera sur, los policías de los Estados Unidos.

Alguien aquí decía, como suele hacerlo, nunca se había visto, en 36 años no se veía nunca. Claro que hay cosas en esta complejísima relación que nunca se han visto.

¿O ustedes habían visto que nos devolvieran a los haitianos o ustedes habían visto que nos devolvieran al patio a los hondureños o ustedes habían visto que de cualquier nacionalidad quedaran estacionados en México? No. Estamos en una política poco transparente, pero muy clara en sus objetivos. Lo que no sabemos es el alcance de esos compromisos, y por supuesto, tampoco se expusieron en esta reunión.

Si vamos a guiar esta relación en el autoengaño, en la autocomplacencia, a decir discursos …

– – –

SEN. KENIA LÓPEZ RABADÁN.- Muchas gracias, senador. Es evidente que esta visita es altamente mediocre, y es muy lamentable porque esta visita podría haber generado esperanza para el pueblo de México y pudo haber generado una muy buena expectativa para que las condiciones binacionales de Estados Unidos y México fueran todavía mejor.

A mí me llama la atención que uno de los acuerdos digamos establecidos, a propósito de esta reunión binacional, es el Estado de Derecho y los derechos humanos.

Y aquí mi pregunta, senador, ¿no le parece politiquería que el presidente de México venga a decir que acordó respetar los derechos humanos, cuando evidentemente tenemos más de 120 mil asesinatos en este país?

-SEN. JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN.- Tenemos más de 120 mil asesinatos, pero lo que es peor, vamos a pedir visas de trabajo cuando nosotros damos cada vez menos.

Vamos a pedir buen trato, cuando en nuestras narices se ofende, se agregue, se ataca, se viola, se forza la separación en los que cruzan la frontera a nuestro país.

Vamos a pedir consideraciones y solidaridad en los derechos humanos, y aquí no se le ofrecemos ni a los hondureños, ni a los salvadoreños, ni a los haitianos que son presa del crimen organizado.

El trabajo de los “polleros” comienza aquí abajo, no allá arriba. Esa es la parte final, allá es donde cobran, aquí es donde criminalizan, aquí es donde violan a las mujeres, aquí es donde separan a los niños. Esa es la incongruencia de nuestra política en materia de inmigración.

Y lo más grave, es que el Senado no ha puesto ni siquiera un pie en los campamentos de refugiados, siendo su responsabilidad histórica, ni siquiera se ha presentado a verificar qué es lo que está sucediendo.

Estamos en manos de gente que agrede, de gente que viola, y a esos les hemos dado autoridad. Y a nombre de esos vamos a hablar al norte a pedir que haya consideraciones.

La respuesta de Biden fue terriblemente dura cuando dijo: sí, me refiero específicamente al caso de los migrantes que murieron en un camión. El problema es complejo y la responsabilidad es de varias naciones. Nos estaba apuntando con el dedo.

Creo estimados amigos, que para pedir respeto a los derechos humanos, tenemos que darlo.

Que para tener antes una victoria diplomática, tenemos que tener, como decía Álvarez Icaza, una victoria moral. Esa victoria que diga: nosotros somos diferentes y por eso te lo estamos pidiendo.

Fuimos a pedir visas laborales, regresamos con el compromiso de comprar 20 mil toneladas de leche.

Regresamos con el compromiso de ejercer mil 500 millones de dólares para fortalecer nuestra frontera, lo cual sería una extraordinaria noticia si viniera acompañado de un cambio de política.

Pero el problema sigue siendo el mismo, no que no se haya quedado el presidente Biden a las reuniones; no que no haya habido una reunión entre delegaciones; no que no haya dormido. Esos son detalles que leen los diplomáticos.

Vamos a los detalles que lee la población, y entonces ¿qué ganamos? Muy posiblemente en la expresión del director de PEMEX esté la respuesta ¿qué ganamos? una inversión de más de 10 mil millones de dólares anunciada en materia energética, pero para empresas norteamericanas.

La pregunta debe ser ¿qué ganemos o más bien, a quién servimos?

Muchas gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PRI en el Senado de la República