Intervención en el Pleno del senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, respecto a la solicitud de controversia constitucional por el decreto emitido por el Ejecutivo Federal

Ciudad de México, 25 de noviembre de 2021

SENADOR RICARDO MONREAL: Gracias, ciudadana Presidenta.

Entiendo que el debate o la fijación de posiciones, implican y representa actitudes dispares y hasta encontradas. La pasión es normal en los debates; ni nos debe de preocupar ni nos debe alterar.

Si bien la solicitud de un grupo de senadores, 52, según hacen referencia, sostiene su demanda o su solicitud para interponer controversia constitucional por el decreto emitido hace unos días por el Presidente de la República, les diría que su posición es normal.

Nosotros somos casi 80, que no estamos de acuerdo en que la Presidenta pueda de manera unilateral, presentar una controversia contra el acuerdo del Presidente de la República.

Aquí se refirió que hace unos meses, la presidenta Mónica había emitido y firmado una controversia, contra una resolución del IFT. Sí, sí lo hizo, y lo hizo con el aval de la mayoría, con la mayoría interpuso esa controversia, que por cierto resultó positiva y favorable al Senado de la República.

Debemos ser claros, hay dos vías que establece el artículo 105 constitucional para dirimir estos conflictos de interpretación constitucional.

La controversia constitucional que se plantea por invasión a la esfera de otros poderes, que es correcta. Y la acción de inconstitucionalidad, que se puede legitimar con el 33 por ciento de los miembros de la Asamblea, es decir, con los 52 que firman la misma solicitud de la controversia planteada a la Presidenta de la Mesa Directiva.

Sí, la acepto.

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Se la autorizó el senador Monreal.

Sonido en su escaño.

SENDADOR GERMÁN MARTÍNEZ CÁZRES: A usted le pido permiso, Presidenta.

Es con toda sinceridad, senador Monreal, yo le pregunto a usted con toda sinceridad, si esa controversia a la que yo aludí, a la que usted acaba de aludir, fue presentada con el aval de la mayoría o con el aval del Pleno, del Pleno de este Senado de la República. Que se diga el día y la hora y la votación, como quedó esa autorización de presentar la controversia, y retiro entonces, retiraría entonces mis palabras de la Tribuna.

Primera pregunta.

Y, segunda pregunta, usted recuerda que el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, gobernó con una serie de bandos; ¿recuerda que esos bandos fueron declarados inconstitucionales por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, precisamente por violentar el acceso a la información?

SENADOR RICARDO MONREAL: Con toda sinceridad, senador Germán, me extraña mucho, mucho me extraña su posición. Un poquito de congruencia del origen de donde proviene.

Pero déjeme decirle, sí fue la mayoría la que avaló la decisión de la Presidenta. Yo hablé con ella y hablé con todo el grupo para decirles el tema. La mayoría se impuso y por esa razón se interpuso el recurso de controversia constitucional. 

Sobre lo del Presidente actual que fue Jefe de Gobierno, quisiera expresarle que tengo conocimiento de algunas declaraciones de inconstitucionalidad en algunos de los bandos, y me parece correcto que la Corte lo haya hecho. 

No me regodeo ni me alegra una decisión así, porque creo que el Presidente siendo Jefe de Gobierno fue el mejor Jefe de Gobierno que ha tenido esta ciudad. 

Y usted, como senador, primero del grupo de Morena y ahora plural, debe recordar que el Presidente de la República siempre ha actuado con congruencia y amor a la Patria. 

Déjenme decirles, por eso, ciudadana Presidenta, la solicitud que le han hecho a usted, en efecto, no se puede votar. Tienen razón. 

La solicitud que a usted le han hecho, simplemente es aceptarla y responderla con los órganos del Gobierno de la Cámara de Senadores.

En efecto, usted tiene que darles respuesta por escrito a una solicitud que le han formulado 52 senadores y senadoras; porque la figura de la Presidenta de la Cámara de Senadores, por previsión legal, se traduce en la representación jurídica de esta Cámara. Lo que implica que en tal condición, sí, usted puede realizar todo tipo de actos jurídicos a nombre del Senado de la República.

De la anterior afirmación, de ésta afirmación, deriva la posibilidad, no la obligación de interponer, a nombre de la Cámara, algún medio de defensa en contra de actos jurídicos que se estimen violatorios de alguna norma jurídica; incluso de probable invasión a las facultades del órgano Legislativo.

Dicha manifestación se sustenta en el hecho de que la interposición de algún medio de impugnación requiere, ciudadana Presidenta, estimadas senadoras y senadores, un análisis previo por el área jurídica competente que pondere los argumentos orientados a sustentar el medio de impugnación que puede resultar procedente.

En consecuencia, esta Presidencia, la que ocupa la senadora Olga Sánchez Cordero, requerirá de ese análisis para determinar la viabilidad o no de la interposición del recurso correspondiente; ya que del mismo deriva si la Cámara tiene o no interés legítimo para la presentación del medio de impugnación a que haya lugar.

Pero además, esta Presidencia, licenciada doctora Olga Sánchez Cordero, como usted lo sabe, se rige en su actuación por los principios de legalidad, imparcialidad y objetividad, y en tal condición expresa la unidad de la Cámara de Senadores.

Quiere decir que obliga esta disposición a que la Presidencia, en todo su desempeño, observe de manera estricta, irrestricta, el deber de hacer prevalecer el interés general de la Cámara, por encima de los intereses particulares o de grupo.

Consecuentemente, Presidenta, en mi actuación como Coordinador del Grupo Parlamentario, y en actuación como Presidenta de la Mesa Directiva, debe considerar necesariamente la decisión que la Asamblea acuerde.

La experiencia profesional en la interpretación de la norma indica que la actuación -escúchese bien-, que la actuación de la Presidencia de esta Asamblea, está subordinada en sus decisiones al voto del Pleno.

Es decir, para nosotros iniciar la interposición de cualquier recurso que por disposición legal esté dispuesto en la ley o en la Constitución, este Órgano Legislativo, con sus votos de mayoría, tendrá que facultarla para que actúe en consecuencia.

Hay derecho de las minorías, por supuesto que hay derecho de las minorías. Y por eso la acción de inconstitucionalidad faculta a las minorías a interponer el recurso de inconstitucionalidad con el 33 por ciento que se reúna. Tienen esa vía, aunque ya intentaron la vía de la controversia constitucional.

Pero en la vía de la controversia constitucional, no pueden estar por encima de la decisión de la mayoría. Eso no es posible. -Sí, la acepto-.

SENADOR OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Gracias, senador. Le está solicitando. Sonido en la curul.

SENADORA XÓCHITL GÁLVEZ RUIZ: En el caso de un acuerdo como éste, ¿procede la acción de inconstitucionalidad?, porque no es una ley.

Ese es el problema que tenemos y por eso estamos solicitando que lo haga la presidenta de la Mesa Directiva, porque quedamos las minorías en indefensión. Sería mi pregunta.

SENADOR RICARDO MONREAL: Sí. Me parece, Xóchitl, muy buena pregunta. Yo he dicho siempre que, sin ser abogada, Xóchitl tiene sentido común en materia jurídica.

Si reúnen… -no; es en serio, es en serio. No es tan fácil que una senadora o un senador; nosotros lo hacemos, nos metemos a todo, sin ser abogados nos metemos a todo, estudiamos todo, y eso me parece una actitud de responsabilidad de quien lo hace-.

Pero es una buena pregunta, Xóchitl, porque ese derecho sí les asiste. Si ustedes, sin pedirle a la Presidenta, ni a la Asamblea, intentan y promueven una acción de inconstitucionalidad con esos 52, por supuesto que tienen todo el derecho de que la Corte analice la acción que plantean; 33 por ciento se requiere exclusivamente.

Es más fácil que intenten esa vía a que intenten la controversia constitucional, simple y sencillamente porque la mayoría está por encima de la minoría, y las decisiones se toman por mayoría en la Asamblea.

Pero si les falta alguna asesoría, que no lo necesitan, nos ofrecemos para ayudar en la Corte.

Otra pregunta. Sí; la acepto.

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Juan Zepeda te hace una pregunta.

SENADOR RICARDO MONREAL: La acepto. Acepto, por respeto a todos y a todas, acepto todas las preguntas.

SENADORA XÓCHITL GÁLVEZ: Aquí estoy. 

A ver, senador, concretamente y le agradezco su disposición de asesorarnos, porque siempre hace falta. Cuando requieran algo energético, puede que también les eche la mano.

La pregunta concreta es, si tratándose de un acuerdo, porque no es una ley, ese es el problema, la acción de inconstitucionalidad, tengo entendido que procede cuando es una ley; el problema es que en este caso es un acuerdo del Presidente.

Entonces, la pregunta concreta es, cuando se trata de un acuerdo, ¿procede la acción de inconstitucionalidad?

Esa es la pregunta concreta. Gracias.

SENADOR RICARDO MONREAL: El Tribunal Superior de Justicia, cuando lo interpongan, lo valorará, estoy de acuerdo.

Es discutible si procede o no la acción de inconstitucionalidad contra un acuerdo. Lo que ustedes alegan es lo correcto; lo que ustedes alegan es invasión de facultades de un Poder distinto al Ejecutivo; y sólo vía controversia constitucional la Corte puede estudiar el caso.

Estoy de acuerdo y me parece que esto es normal.

Pero la acción de inconstitucionalidad, estimada senadora, junto con la controversia constitucional, no son mandato legal, son mandato constitucional. Se establece en el artículo 105 constitucional, fracción II y fracción III, si no mal lo recuerdo; entonces tienen su asidero y su base en la Constitución, no en una ley reglamentaria.

Pero en ese sentido, se puede intentar la vía que he comentado y he referido.

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Sonido por favor en el escaño del senador Zepeda, por favor.

SENADOR JUAN ZEPEDA: Gracias, Presidenta.

Agradecerle al orador la generosidad de aceptar estas preguntas.

Con su exposición anterior a la pregunta de la senadora Xóchitl Gálvez, me queda claro que puede haber interpretación o puede haber ambas opciones, a arbitrio o determinación de la vía que se pueda optar.

Usted es doctor en Derecho, usted es académico, usted da clases de Derecho Constitucional, incluso a nivel de Postgrado, es decir, puede ser Maestría o Doctorado. Su capacidad jurídica no se la niega nadie.

Por eso, me voy a atrever a hacerle una pregunta que nos va a ilustrar mucho sobre el tema que se está discutiendo.

Este acuerdo que está en discusión, desde su particular punto de vista, más allá de mayorías parlamentarias o de la vía por la cual se opte para recurrirlo; para usted doctor en Derecho, catedrático de la UNAM y que seguramente, muchos de sus alumnos o exalumnos están siguiendo este debate y su participación, que ilustra como todas las que tiene, yo le preguntaría:

Desde su análisis y su experiencia, ¿este acuerdo es constitucional?

Gracias.

SENADOR RICARDO MONREAL: Le pido a la Asamblea y a la Presidencia, me permita, porque es una muy buena pregunta, paisano, dado que no es el debate, pero lo voy a responder.

El debate es el planteamiento de un oficio a la Presidenta, que le solicitan, interponga una controversia constitucional contra el acuerdo. Pero el senador Zepeda me pide mi opinión sobre la constitucionalidad del acuerdo emitido por el Presidente y mis argumentos.

Voy a intentar hilvanar mis ideas respecto de esta pregunta.

Primero, el interés público. Estimado senador, el Sistema Jurídico Mexicano normalmente reconoce una serie de herramientas a favor del Estado, para realizar determinadas acciones en pro del interés público.

Este concepto del interés público, opera como una clausula general habilitante en la actuación pública en nombre de un bien jurídico, de un bien protegido por el orden normativo.

Dentro de la actuación de la Administración Pública, en este sentido, el deber, desde mi punto de vista, de la Administración Pública, es actuar de conformidad con el interés público por encima de todo. 

Y nosotros consideramos que es una razón válida el que se tome una decisión tan relevante con consecuencias también tan relevantes. De hecho estamos discutiendo el tema y el contenido del acuerdo.

Observar el carácter estratégico de un sector, el de infraestructura, con la idea y la necesidad de satisfacer necesidades mínimas que responden a un problema y frente a un problema, que ponen en riesgo para nosotros la seguridad para las personas y, en consecuencia, la Nación de no desarrollarse. 

Eso es lo que implica, para mí, en el acuerdo la relevancia de las condiciones técnicas y económicas para realizar cierta actividad; no sólo en el tema del bien público, sino en el tema de la infraestructura para el desarrollo.

Para nosotros, senador, para la mayoría, el acuerdo encuentra su justificación en que México, como país, requiere infraestructura para fomentar su desarrollo de manera incluyente y acercar oportunidades a las regiones más rezagadas. 

Eduardo Ramírez hablaba de la justicia para el sur. 

Nosotros sí creemos que hay un interés público para desarrollar estos proyectos estratégicos de infraestructura, de desarrollo socioeconómico y de turismo en la zona en donde se están realizando. 

Se requiere respaldar estas regiones. Es la infraestructura para el desarrollo y por eso el acuerdo señala cómo se impulsa el desarrollo sostenible, cómo se protege el medio ambiente, pero también incluye cómo se deben de agilizar los trámites en su permisión para que no sea por cuestiones burocráticas que se detengan las obras, y que al mismo tiempo se le otorgue confianza a los ciudadanos y a las instituciones, a las empresa que están trabajando en estos proyectos para que de manera prioritaria se considere su conclusión. 

Es más, estimado senador, yo le diría en la respuesta que le estoy dando, que el acuerdo implica una garantía para la ejecución y la consumación de las áreas y de las obras públicas. 

Con este acuerdo se pretende evitar que los proyectos y las obras de infraestructura que se encuentran en construcción, puedan ser detenidos por medios o suspensiones, e incluso por decisiones de carácter político.

Si los proyectos de infraestructura que nunca en la historia de los gobiernos pasados se han hecho, nunca se habían elaborado e iniciado, ahora tienen muchas complicaciones, obstáculos e intereses que, con el acuerdo, se pretenden derribar. Este es el tema de una actuación obligada de la administración pública.

El acuerdo de referencia del que me estoy adentrando en su análisis que, repito, no es la materia del debate, se la respondo por atención y por respeto a usted, pero el acuerdo de referencia se traduce para mí en un deber; repito, en un deber de la Administración Pública para actuar de conformidad con el interés público; con el interés público.

Hay -todavía no termino de responderle. Pero cuando termine le contesto, también-.

Por esa razón, hay razones válidas para tomar una decisión de tal relevancia, con tales consecuencias. Es más, los senadores del sur deberían estar, de todos los partidos, contentos, satisfechos e impulsando estas obras.

Nunca, en su región, ¡nunca!, había estado la mano de un gobierno como el del presidente López Obrador. ¡Nunca!, en la historia, se había hecho una cosa similar.

Por eso, considero que hay razones, existen razones concretas de interés público con el carácter estratégico de un sector; la necesidad de satisfacer necesidades mínimas, de responder frente a un problema que pone en peligro la seguridad de las personas y de la Nación, así como la relevancia de las condiciones técnicas y económicas, para realizar actividades que corresponden a proyectos y obras que el Gobierno Mexicano está realizando.

Cierto, senador, yo escuché aquí las razones que se argumentan en el escrito que ustedes presentaron y que, como decía Mario de la Cueva: “En materia jurídica, es opinable todo”.

Y también no me alejo de las razones que los mueven para señalar lo relativo a la opacidad, o a las posibles acciones de inconstitucionales, o vicios de inconstitucionalidad, tampoco me alejo de ellos.

Simplemente yo tengo que asumir una posición congruente, pero también de convicción.

Precisamente, porque seguramente mis alumnos del postgrado de Derecho me están viendo, por eso es que trato de ser congruente en lo que soy y en lo que es mi historia.

No cambio, nunca lo he hecho y asumo consecuentemente mi posición como líder de la mayoría parlamentaria de este Senado de la República.

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Muchas gracias.

Creo que tienes otra interlocución.

SENADOR RICARDO MONREAL: Sí. Respondo todas las preguntas que se me hagan, con mucho gusto.

Sonido en el escaño, por favor, del senador Noé Castañón.

SENADOR NOÉ CASTAÑÓN RAMÍREZ: Gracias, Presidenta.

Y le reconozco al Coordinador de la mayoría siempre su disposición cuanta pregunta se le hace.

Y no es otra cosa, es algo sencillo, de jurista a jurista, no de un integrante de un Grupo Parlamentario al líder de la mayoría.

A mí no me queda claro la opinión de Ricardo Monreal, el doctor en Derecho.

¿Es constitucional o no el acuerdo?

Y, por otro lado, si es que son procedente, incluso optativamente la acción y la controversia, cuál es la opinión, ahí sí, del líder de la mayoría, por no fomentar intentar ambas, ambos recursos, y poder fomentar que el Senado en representación, someta a la discusión de la constitucionalidad o no, al poder que tiene a su cargo la administración de justicia, que es el Poder Judicial.

Y fomentar ese acceso a la justicia y ese acceso a que sea, quien tiene la facultad idónea de resolver esta controversia, quien dé la última palabra.

Gracias.

SENADOR RICARDO MONREAL: Gracias, senador Noé.

Le contesto las dos. 

Vamos a esperar la respuesta de la Mesa Directiva y de la Presidencia. Ustedes han acudido a esa instancia y por respeto a la Presidenta, vamos a esperar su respuesta para no adelantar vísperas ni juicios que precipiten la decisión.

Segunda respuesta concreta. Para mí, es constitucional salvo que diga lo contrario el órgano constitucional que debe calificarlo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

¿Alguna otra preguntita?

Senador Ramírez Marín.

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Sonido en el escaño del senador Jorge Carlos Ramírez, por favor.

SENADOR CARLOS RAMÍREZ MARÍN: Muchas gracias, Presidenta.

En primer lugar, saludar este ejercicio y en particular, el ejercicio del Presidente de la Junta de Coordinación Política, eso es debatir, pararse y contestar sin miedo, defender convicciones con seguridad, con certeza, con nobleza y altura de espíritu: ese exactamente es el ejercicio que tiene que hacer un Senado y tenemos que llegar a conclusiones.

Y ahí va mi pregunta. El artículo dice que la Presidenta debe representar la unidad de la Cámara, no dice que debe representar la mayoría de la Cámara; porque cuando solamente hace lo que dice la mayoría, no representa esa unidad.

Al contrario, en mi opinión, la unidad la representa justamente cuando una minoría importante, a través de ella, tiene acceso al ejercicio de un cuestionamiento de esta naturaleza.

Me gustaría mucho escuchar la opinión del senador Monreal.

SENADOR RICARDO MONREAL: Es una pregunta también muy inteligente, porque además es el derecho de las minorías el procurar intentar, acudir a este tipo de recursos.

Y, en efecto, no sé si tengan la Ley Orgánica, ¿me puede prestar la Ley Orgánica alguien? En el artículo 68, por favor, Eduardo. 

Déjeme decirle, senador, porque es muy interesante. Sí, categóricamente la Mesa Directiva, la Presidencia debe optar por la unidad, no necesariamente por la mayoría. 

Representa la unidad, no representa la mayoría, aún cuando la mayoría la haya elegido.

Pero mire, al mismo tiempo lo recuerdo, recuerdo porque lo tengo presente. Pero así como representa la unidad, la Ley Orgánica, en su artículo 68 dice textualmente: 

“El Presidente de la Cámara -todavía en su lenguaje patriarcal, espero que pronto lo modifiquemos- El Presidente de la Cámara -o la Presidenta, digo yo- estará subordinado o subordinada en sus decisiones al voto del Pleno. 

Este voto será consultado cuando lo solicite algún senador. En cuyo caso, se requerirá que al menos cinco senadores se adhieran a dicha solicitud. 

El trámite para que el Pleno resuelva acerca de la misma, está reglamentado. Es decir, representa la unidad, no la mayoría, aun cuando ésta la hubiera elegido; pero en todas sus decisiones, y ésta es una de ellas, está subordinada a la mayoría del Pleno.

Ella no puede asumir por sí sola una decisión del Pleno. Basta con que un senador le reclame por qué está tomando una decisión por sí para que el Pleno la avale o la pueda frenar en su decisión.

Y gracias por sus palabras, senador, viniendo más de usted, que es un experimentado legislador de muchos años.

No sé si haya otra pregunta. 

Sí, senadora.

SENADORA SASIL DE LEÓN VILLARD: Sí, estimado senador Ricardo.

Precisamente lo ha mencionado en dos ocasiones, referente al cuestionamiento que le hizo mi compañero Germán Martínez, del momento cuando la senadora, en ese momento Mónica Fernández fue presidenta de la Mesa Directiva, y presentaron la controversia constitucional.

Dice que fue aprobada por la mayoría, porque fue consultada por su grupo parlamentario de Morena, pero no fue sometida ante el Pleno si realmente era la mayoría la que estaba solicitando esa controversia. 

Ahí es donde me queda la duda si realmente fue por la mayoría, porque debió haberse tenido el registro del Pleno, que fue solicitada por la mayoría; o solamente fue consultada por el grupo parlamentario mayoritario.

SENADOR RICARDO MONREAL: Es muy buena también su pregunta y no debe de tener confusión. 

La invito de 7 a 10 a las clases que tengo en la UNAM, porque mire usted, para que pudiera haber sido consultada por el Pleno era indispensable que un legislador apoyado por cuatro más hubiera impugnado el trámite con la senadora Mónica Fernández, y decir: Yo no estoy de acuerdo con la controversia, solicito que el Pleno la ratifique o la revoque.

Nosotros tenemos la mayoría, no sólo de Morena, le adelanto; también estuvieron de acuerdo el Verde, el PES y parte del PT; por cierto, usted no, parte del PT. 

Pero todos ellos constituimos la mayoría aquí y en cualquier parte, y la mayoría decide en los términos más generales sobre asuntos de carácter parlamentario; sin embargo, no abusamos de nuestra mayoría, intentamos siempre llegar a acuerdos y consensos. Esa es nuestra práctica política. 

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Gracias. 

Quiero que quede constancia que al Grupo Plural se le ha dado en cuatro ocasiones el uso de la palabra. Una para presentar al senador Germán Martínez, después otra intervención, después una intervención al senador Álvarez Icaza y ahora una intervención a usted.  

Nada más para que quede constancia. Son un grupo de cinco. 

Gracias, senador Monreal.

SENADOR RICARDO MONREAL: Yo no tengo problemas. Yo con mucho gusto acepto las dos preguntas finales, la del senador Madero y la del senador Julen, con mucho gusto. 

SENADOR GUSTAVO MADERO MUÑOZ: Gracias. 

Sí, lo hago más atendiendo la generosa disposición expresada de admitir las preguntas en lo general y que para mí es muy importante este debate, yo creo que para todo el país; y realmente es muy ilustrador.

Pero me quedó una duda, senador Monreal. Cuando se le preguntó su opinión, usted esgrimió el bien general, como si fuera la justificación.

Y yo me quedé pensando: ¿Pues qué, no eso es siempre lo que se presenta en todas las decisiones de todos los presidentes que ha habido en el país? ¿Qué lo hace diferente en esta ocasión?

Y me pregunto: ¿Qué tipo de obstáculos está encontrando el Presidente cuando tiene, en su propia administración, las decisiones para sacar adelante estas obras?

Verbigracia. Tomó la decisión audaz de otorgarle al Ejército Mexicano la construcción del aeropuerto, y esto le obsequia una serie de excepciones para las licitaciones, para la transparencia y aún así se recurre a estos actos extremos.

Y la pregunta, también, es si el bien superior, que es el combate a la corrupción, ¿no se estaría propiciando con este tipo de estrategias de acelerar, sin necesidad de recurrir y atender todos los procedimientos? Del impacto ambiental, de la necesidad de licitar, de la necesidad de la transparencia.

Y eso es un poco el cuestionamiento, la pregunta que yo quisiera hacerle, si tuviera usted a bien contestarme.

Muchas gracias por su respuesta.

SENADOR RICARDO MONREAL: Con mucho gusto, senador Madero.

Yo me referí, aunque la connotación de la expresión es similar, bien general, a bien público, me parece que su pregunta es correcta.

Yo le diría que el Presidente de la República, creo yo, al emitir este acuerdo, lo hizo con el interés de agilizar y acelerar las obras de infraestructura que están pendientes y que en su preocupación de la segunda mitad del periodo desea concluirlas y que los distintos sectores, incluso actores, han interpuesto distintas vías para detener las obras, me imagino que es un gesto auténtico de agilizar, aunque la respuesta la podría decir más el Ejecutivo.

Yo intento simplemente darle respuesta en lo que considero que el Presidente de la República acudió al interés público para agilizar estas obras de infraestructura y no quedaran pendientes de su conclusión al final de su sexenio.

Tres años se dicen mucho, pero creo que está muy clara su propia perspectiva y su expectativa de no dejar obras pendientes en el país, de las que son más o menos simbólicas para él desde su definición del inicio de Gobierno.

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: ¿Ya puede concluir, por favor, senador Monreal?

¡Ah! Creo que está una pregunta más.

SENADOR RICARDO MONREAL: Es que le ofrecí al senador Julen que le iba a contestar, y lo voy a hacer con gusto.

SENADOR JULEN REMENTERÍA DEL PUERTO: Muchas gracias. Gracias, senador, por aceptar todas las preguntas.

Quisiera comentar: No estamos discutiendo lo que reza el 67 ni lo que reza el 68.

Sabemos que al final la mayoría la tiene el Grupo que usted representa. Eso no está a discusión y sabemos que al final de cualquier votación pues la van a ganar precisamente porque ostentan esa mayoría.

El asunto aquí es que existe una solicitud que hicimos llegar de manera respetuosa por cierto, a la Presidenta, para que pudiera, la facultad que le da precisamente el 67, poder hacer esa consulta, digámoslo así, porque por la vía de la acción sabemos que es muy difícil porque con toda habilidad promovieron, hicieron un acuerdo y publicaron un acuerdo, no un Decreto, precisamente para que la vía de la inconstitucionalidad fuera prácticamente muy poco viable, pero sí puede prosperar la vía de la controversia.

Nuestro asunto, en general, para resumir un poco esto, es que se pudiera tomar en cuenta el valor que tiene la petición de 52, o 53 legisladores, corrijo, porque está también Martha Márquez incluida en ello, y no la habíamos contado, para que pudiéramos ser tomados en cuenta y asistir frente a la Corte, y como usted dijo hace rato, pues que al final decida la Corte si es constitucional o no. Yo creo que esto no debía estarse de lado.

Y el tema de la consulta que reza el 68, al final también quiero decir, y lo digo con respeto, cuando se promovió aquella controversia a la que usted ha hecho referencia en un par de ocasiones, por supuesto que nadie invocó la consulta, primero porque resultaría una obviedad, claro que la iban a ganar. Y segundo, porque tampoco pasó por aquí la consulta; o sea, no había manera si nadie supimos que se iba a presentar una controversia. 

Era su derecho como Presidenta presentarla, como es el derecho de la ministra Olga Sánchez de presentarla. Eso es lo que nosotros estamos diciendo y lo que estamos pidiendo que se haga.

Incluso voy más allá. En la controversia constitucional 21/2020, contra el estado de Tamaulipas, la Presidenta de la Cámara de Senadores participó o acudió ahí como tercero interesado en representación de toda la Cámara sin tampoco decirnos. La senadora Presidenta, entonces, Mónica Fernández, y era su derecho; así lo hizo, así lo consideró ella. 

Lo que nosotros estamos diciendo aquí, es que creemos, sin estar en contra de las obras porque no estamos en contra de las obras, lo que queremos es que al final de cuentas no abarque este asunto, ya mi compañera Xóchitl lo dijo, si fueran de las obras, adelante con ellas; pero es que el acuerdo, y lo han leído ustedes, estoy seguro, igual que yo, igual que muchos, abarca todas las obras del país; hasta incluso un camino vecinal. 

Y dígame: ¿Eso de verdad se debe considerar de seguridad nacional? Yo creo que no.

Y por eso es nuestra inconveniencia frente a ese acuerdo, porque francamente deja de lado toda la legislación y por supuesto que aquella facultad que tiene el Presidente de reglamentar, la está haciendo excedida en su uso, porque está dejando de lado la aplicación prácticamente de todas las normas que tienen que ver con las distintas materias.

Y aún más, al final del acuerdo dice todo lo mencionado, pero también todas aquellas que se consideren de interés nacional y que puedan ser extraordinarias. Y entonces ahí hay francamente una indefinición a la que no deberíamos de someternos, ya no como Gobierno, como país.

Nuestra petición es que se pudiera acudir y que la Corte, en la autonomía que tiene, que debe tener, que decida si es procedente o no. 

Eso es lo que yo quería, más que una pregunta, senador, era que pudieran acceder a que al final se firme esta controversia y que pudiera decidir la Corte, francamente. 

Y lo hago de manera muy respetuosa, pero así es como se planteó de origen el escrito y como lo quisiéramos resolver, más que someterlo a una votación ahora, porque someterlo a una votación claro que va a ser desechada, porque la mayoría que puso la Presidenta está apoyada por la propia mayoría que hoy podría llegar a votar, a partir de lo que establece el 68 y resultaría una obviedad realmente someter a votación algo que sabemos cuál va a ser el resultado.

SENADOR RICARDO MONREAL: Sí, senador Julen, su reflexión es válida. Le puedo decir que la respeto y es válida. 

Yo creo en la división de poderes, creo que si la Corte decide declarar inconstitucional una norma o decide en controversia constitucional que ha habido un exceso o que ha habido una invasión entre los poderes de uno a otro y que se ha perdido el control de la constitucionalidad, yo lo respetaré, no tengo ninguna duda. 

Ustedes han presentado un escrito y sí lo hicieron de manera respetuosa, un poco ruidosa, pero es parte de la estrategia política que respeto. 

Pero la Presidenta seguramente, al escrito que ustedes han emitido, resultará un acuerdo y por eso yo no me adelanto. Pero a mí no me escandaliza el que la Corte decida sobre la constitucionalidad o no de algún acto del Ejecutivo o del Legislativo.

El día que nos acostumbremos a eso, será mejor el país. 

A mí no me sorprende ni me preocupa, porque creo que la Corte, a pesar de sus excesos, tiene autonomía y es un órgano de carácter independiente.

Vamos a ver, seguramente va a seguir el debate y la Presidenta habrá de emitir un acuerdo al escrito que ustedes han entregado este día. 

Y vaya que 53 sí es un número significativo, senador. No lo minimizo ni tampoco lo señalo con desdoro ni con descalificación; es un grupo de compañeros sólido, fuerte y vamos a ver qué sucede en los próximos días.

Muchas gracias. 

¿Alguna otra pregunta?

Bueno, muchas gracias.

Texto y Foto: Senado de la República