Intervención de Marcela Guerra Castillo, Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, durante el 15º Foro Regional y cierre del Encuentro Nacional para una Agenda de Seguridad y Justicia, convocado por el Poder Judicial de la Federación, en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco

Ciudad de México, 8 de julio de 2024

Muy buenas tardes tengan todas y todos en esta tarde soleada.

Saludo con mucho aprecio a la ministra presidenta Norma Lucía Piña Hernández, presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal.

Asimismo, agradezco la anfitrionía de la doctora Sonia Venegas Álvarez.

Y saludo con aprecio, por supuesto, a mi compañero y amigo diputado Óscar Cantón Zetina. Y en este saludo también incluyo a todas mis amigas y amigos compañeros de esta Legislatura de la Cámara de Diputados.

Muchas gracias.

También aprovecho para extender, a nombre de la Cámara de Diputados y de Diputadas, un saludo a los ministros, a los jueces, a las juezas, a las asociaciones y barras de abogados, a los directores de todas las facultades, por supuesto, a los estudiantes y a los académicos.

Gracias por hacer este tipo de eventos que nos dan luz a todas y todos, porque la seguridad pública y la impartición de justicia son dos pilares fundamentales de la democracia que se encuentran interconectados, su correcto funcionamiento es crucial para mantener el Estado de derecho.

Emprender una reforma Poder Judicial requiere analizar de manera integral el papel que juegan no sólo los jueces, magistrados y ministros, sino también las policías civiles, la Guardia Nacional y los ministerios públicos.

En el año 2024, este año, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, realizada por el Inegi, advierte que el 61 por ciento de la ciudadanía considera que es inseguro vivir en su ciudad por la delincuencia, esta percepción es mayor en el transporte público, en las carreteras y en las calles que habitualmente utilizan.

El 69 por ciento manifiesta sentirse inseguro en los cajeros automáticos; el 64 por ciento, en el transporte público; el 54 por ciento, en las carreteras, y el 53 por ciento, en los bancos.

Además, la cifra de delitos no denunciados o sobre los que no se inicia una carpeta de investigación alcanza el 92 por ciento, una cifra bastante alarmante. Esta falta de denuncias se agrava con la impunidad.

La Encuesta sobre Percepciones de Impunidad 2023 indica que la mayoría de las personas entrevistadas considera que nunca o casi nunca los responsables de un delito son llevados a un juez.

El 10 por ciento considera que los agentes del Ministerio Público no investigan los delitos; el 9 por ciento, que los policías no detienen a los delincuentes, y el 11 por ciento, que los jueces muchas veces liberan a los delincuentes. Esto es una percepción de los ciudadanos.

El alto porcentaje de percepción de inseguridad trasciende al sistema de justicia cuando los delitos quedan impunes y cuando los procesos judiciales son muy largos, costosos y complicados, y cuando las víctimas no reciben una reparación justa al daño recibido.

En este contexto, resulta relevante impulsar espacios de diálogo institucional para la reflexión, la evaluación y el diagnóstico del sistema de seguridad, la procuración e impartición de justicia, y este Encuentro Nacional para una Agenda de Seguridad y Justicia, impulsado por el Poder Judicial, se convierte en un ejercicio plenamente democrático, necesario, además, para formular propuestas concretas en las que se planteen estrategias de acciones en beneficio de la ciudadanía.

En un espacio de reflexión, en donde autoridades de los tres niveles de gobierno, la academia, la sociedad civil y quienes participan en el sistema de seguridad y justicia tuvieron y han tenido la oportunidad de analizar los problemas prioritarios y proponer soluciones concretas.

Es urgente para la nación contar con una agenda de seguridad y justicia integral que brinde certeza a la ciudadanía, que proteja los derechos humanos y que genere una correcta y coordinada colaboración entre las autoridades e impartidores de justicia.

Celebro la realización de estos encuentros a nivel regional y federal, sobre todo en esta coyuntura de la actual discusión de la reforma del Poder Judicial, en donde el diálogo debe de ser el mecanismo para tender los puentes de entendimiento entre todos los poderes.

Estoy segura que los resultados alcanzados en este ejercicio serán de gran utilidad para toda esta discusión que se está llevando a cabo en la Cámara de Diputados y que servirá para construir una reforma integral a la altura del Estado mexicano.

Es cuanto. Muchas gracias.

Texto y Foto: Cámara de Diputados