La esencia de México radica en las personas que hacen prevalecer costumbres, tradiciones y lenguas indígenas

Ciudad de México, 6 de marzo de 2024

Érick Hernández Feliciano, hablante de lengua náhuatl, participó en la sesión semipresencial

Al hacer uso de la palabra, como parte del impulso que la Cámara de Diputados otorga al uso y conservación de las lenguas indígenas nacionales, Érick Hernández Feliciano, hablante de lengua náhuatl, llamó a tomarlos en cuenta, tras denunciar que son menospreciados y humillados por funcionarios públicos cuando realizan un trámite gubernamental.

Planteó no olvidar que la esencia de México radica en todas aquellas personas que aún hacen prevalecer las costumbres, tradiciones y lenguas indígenas; esas culturas y comunidades que hacen recordar que el país siempre ha sido de grandes habilidades.

“Esas civilizaciones que nunca le pidieron nada a otras de otros lugares del mundo, porque fueron pioneros en muchos temas que hasta la actualidad son inexplicables e incluso con la tecnología actual”, añadió.

Resaltó que esas grandes civilizaciones hasta hoy día dan cátedra de organización y de recursos; “tomemos en cuenta a nuestros indígenas que son quienes aún llevan en las venas la herencia de nuestras raíces”.

Desde la tribuna de la Cámara de Diputados, expresó que siempre se han escuchado discursos en favor de los indígenas, de los pobres y de algún extracto minoritario o en desventaja, por lo que cuestionó por qué se llega a este nivel de diferenciación y por qué se ve este abismo de desigualdad hasta en el trato. “¿Qué no somos todos hermanos? ¿Qué no somos todos mexicanos?”.

Relató que es doloroso ver cómo han batallado para salir adelante, “seguimos en la misma lucha a pesar de hacer el mismo esfuerzo o a veces un poco más que otros para llegar al mismo sitio, que es el de cumplir metas; sin embargo, esta brecha, a pesar de los esfuerzos, parece ensancharse cada vez más”.

Hernández Feliciano argumentó que los indígenas creen en el sistema de gobierno; por eso, cada vez que tienen la oportunidad de participar en foros o eventos donde los toman en cuenta, aunque sea para hablar, “la aprovechamos, manifestamos nuestras carencias e inconformidades, pero también sabemos reconocer el trabajo bien hecho y aportamos ideas para la mejora de la sociedad”.

Manifestó que para que haya una buena atención para toda la gente es necesaria la distribución y delegación de funciones y participaciones; no obstante, en el ejercicio de estas estructuras se ve incongruencia, y preguntó ¿por qué en los espacios de atención a indígenas se encuentran personas que no hablan alguna lengua indígena? ¿Por qué la gente encargadas de hacer trámites gubernamentales se molestan o impacientan cuando atienden a algún adulto mayor o alguna persona que no habla el español?

Como indígena, expresó, ha sufrido este tipo de situaciones y ha visto cómo muchas personas de su entorno prefieren quedarse sin algún beneficio con tal de no pasar el mal rato de ser menospreciados o hasta humillados por funcionarios. Desde luego, dijo, existen funcionarios que hacen bien su trabajo, “a los que de verdad le damos nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento”.

Por ello, para que haya un mejor función de las dependencias gubernamentales, sugirió que esos puestos de primera línea, que son su enlace para un trámite con el gobierno, sean ocupados por gente de sus regiones o hablante de una lengua indígena, para que el usuario llegue a un lugar donde se sienta tomado en cuenta, valorado, comprendido y sobre todo atendido; es decir, que la gente aspirante a ocupar estos puestos sean personas con un historial de buen trato y se les pida cumplir ciertas aptitudes.

El hablante de lengua náhuatl pidió que las personas que fungen como representantes del pueblo sean realmente capaces de llevar a cabo y cumplir con las exigencias que cada puesto requiere.

Por ejemplo, “que los representantes hayan vivido en carne propia todas las carencias, que cada perfil a cumplir para cada puesto sea ocupado por una persona que un sector social proponga, las elecciones de personas para aspirantes a cargos públicos deben ser propuestos por la población y que ésta sea representada por algún integrante de su comunidad, que conozca y viva el día a día de cada región; consideramos que solo así se puede generar un buen gobierno”, añadió.

Mencionó que un gobierno de realidades donde la sociedad sea la que realmente proponga soluciones y alternativas sobre los retos que cada día se viven, un Estado en el que los indígenas realmente sean tomados en cuenta, sería un Estado exitoso, de resultados y, sobre todo, de bienestar común, aunque actualmente ya son minoría.

La diputada Joanna Alejandra Felipe Torres (PAN), en funciones de la Presidencia de la Mesa Directiva, precisó que Érick Hernández Feliciano es originario de Tianguispicula, municipio de Tamazunchale, San Luis Potosí.

Indicó que estudió la educación básica y media superior en Tamazunchale. Es contador público por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, y actualmente se desempeña como profesor en dicha universidad, campus Tamazunchale.

Texto y Foto: Cámara de Diputados