La violencia digital utiliza el cuerpo femenino y la sexualidad de las mujeres, como instrumento para la humillación pública: Nancy de la Sierra

Ciudad de México, 5 de noviembre de 2020

Intervención de la senadora Nancy de la Sierra Arámburo, del Grupo Parlamentario del PT, para hablar a favor del dictamen con proyecto de decreto por el que se adicionan diversas disposiciones a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y al Código Penal Federal, en materia violencia digital contra la mujer.

Sen. Nancy de la Sierra Arámburo (NSA): Con la venia presidente.

Senadoras y Senadores:

La violencia de género es un terrible fenómeno que se disfraza de distintas maneras. 

A veces toma forma de hostigamiento laboral. A veces se convierte en golpes y maltratos en casa, o en insultos estereotipados. En los peores de los casos, culmina en feminicidio; que dolorosamente cobra la vida de 10 mujeres al día en nuestro país. 

Desafortunadamente, estas actitudes y prácticas no solo toman lugar en nuestros hogares, centros de trabajo o en las calles. El machismo también ha invadido el internet y las tecnologías de la información, donde un sinfín de agresores han compartido y propagado contenido íntimo sexual de miles de mujeres sin su consentimiento. 

Esta violencia digital ha utilizado al cuerpo femenino y a la sexualidad de las mujeres, como instrumentos para un fin muy específico: la humillación pública. 

Su objetivo es dañar a las personas, convirtiéndolas en objeto de juicios, desprestigio y vergüenza para sus familias, amigos, colegas y la sociedad en general.

Se trata de una conducta patriarcal más, que busca despojarnos de nuestra autonomía y recordarnos que, ante los ojos del mundo sexista en el que vivimos, nuestros cuerpos no son nuestros. 

Es por eso que cuando mi compañera de bancada, la Senadora Alejandra León, nos compartió su iniciativa para sancionar a la violencia digital y mediática con todo el peso de la ley, las y los senadores del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo la acompañamos con gusto en la presentación de esta propuesta, que ha sido incorporada al Dictamen que estamos por votar.

En el Partido del Trabajo, sabemos lo inútil, hiriente y lamentablemente que es común culpar a las víctimas de la violencia digital, quienes usualmente son reprochadas con cuestionamientos como: “Te lo estabas buscando”, “¿Para qué tomabas esas fotos?”, “Deberías ser más cuidadosa”

No debe ser así, Senadoras y Senadores. El único culpable en estos casos es el agresor. El violentador que usó a su antojo el contenido íntimo ajeno. El violentador que sabía perfectamente lo que hacía y el sufrimiento que ocasionaría. Esa lógica es la que deben seguir nuestras leyes y el Dictamen a discusión es un claro ejemplo en este sentido. 

Puedo decir con orgullo que este movimiento contra la violencia digital, que ha impulsado la creación de esta “Ley Olimpia Nacional”, surgió en mi querido estado de Puebla, gracias a una valiente mujer: Olimpia Corral Melo. 

Tras ser víctima de este tipo de violaciones, Olimpia ha dado la lucha, la batalla. Se ha organizado y ha trabajado incansablemente con asociaciones y colectivos feministas que han estado al pie del cañón para que, al día de hoy, 25 estados tengan su propia legislación para sancionar esta modalidad de violencia. 

Y aunque debo reconocer que la promulgación de estas leyes en las Legislaturas Locales, desde este Senado de la República sabemos que la justicia no puede esperar a que las entidades federativas restantes adecúen su normatividad. 

Por lo tanto, una de las grandes virtudes de esta reforma es que busca que las víctimas de todos los estados, en todo el territorio nacional, puedan hacer justiciables estas violaciones a sus derechos.

Finalmente, quiero destacar tres valiosas contribuciones que el Partido del Trabajo promovió en la elaboración de este Dictamen:

Primero, señalamos que este es un asunto que nos debe preocupar a todas y a todos, porque tanto los hombres como las mujeres son susceptibles a esta forma de violencia. 

Segundo, insistimos en la incorporación de medidas cautelares para lograr uno de los fines principales de esta reforma, que consiste en detener lo más pronto posible el daño causado a las víctimas.

Y por último, propusimos sancionar a aquellos que compartieran contenido sexual íntimo atribuyéndolo falsamente a personas, ya que aunque no sean éstas últimas quienes aparecen en las fotos o videos correspondientes, se genera el mismo daño en su vida privada. 

Compañeras y compañeros: concluyo, advirtiendo que éste es solo un paso más en un largo camino por recorrer para desmantelar la compleja, arraigada y sistémica violencia sexista que sufre en México. Pero, al mismo tiempo, es importante reconocer y celebrar cada paso firme que demos en la lucha para conquistar la igualdad de género. 

Malú Miches, una activista que años y años nos ha representado, hoy hizo posible hacer este dictamen. Supo escuchar.

Lo mismo que Ana Lilia, supo escuchar.

Y para podar reformar nuestra Constitución tenemos que escucharnos todas y todos.

Felicidades a todas las mujeres que han logrado que esta lucha sea un reflejo en el éxito.

Muchas gracias. 

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PT en el Senado de la República