Las mujeres deben estar en el centro de las estrategias de seguridad, refrenda Olga Sánchez Cordero

Ciudad de México, 5 de abril de 2019

Participa la Secretaria de Gobernación en el encuentro “Diálogos hacia la Igualdad y Seguridad de Todas”, en la Cámara de Diputados 

Abrir espacios para vivir libres de violencia, es requisito indispensable para alcanzar la seguridad en todo el país, sostiene

Para construir un México en paz, aseveró la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, las mujeres deben estar en el centro de las estrategias de seguridad. “Nuestro objetivo –resaltó— es cerrar filas a fin de implementar las políticas públicas más vanguardistas y útiles para prevenir y sancionar la violencia en contra de las mujeres”.

“Garantizar el respeto de los derechos de las mexicanas y abrir espacios para que podamos vivir libres de violencia son requisitos indispensables para alcanzar la seguridad en todo el país”, refrendó al participar en el encuentro “Diálogos hacia la Igualdad y Seguridad de Todas” realizado este viernes en la Cámara de Diputados.

La encargada de la política interior del país sostuvo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, está comprometido con la creación de condiciones para que todas las mexicanas y mexicanos puedan vivir en un entorno seguro. “Acabar con la violencia que existe en muchas regiones del país fue una de las principales demandas que justificadamente nuestra sociedad hizo al nuevo gobierno. Para atenderla a cabalidad, el Presidente instruyó la implementación de una amplia estrategia que regrese a las familias mexicanas la paz y la seguridad”.

En el Salón “Legisladores de la República” de la Cámara baja, reconoció que la realidad es verdaderamente alarmante. Más del 66 por ciento de las mexicanas declara haber sido víctima de algún tipo de violencia, entre ellas, alrededor de 3.2 millones manifestaron haber sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja.

La Secretaria de Gobernación subrayó dos líneas de acción del actual Gobierno. Primero, prevenir y combatir la violencia en contra de las mujeres, para lo cual se está promoviendo que las políticas públicas en todos los ámbitos de la vida nacional contribuyan a eliminar cualquier forma de subordinación entre géneros, al tratarse de un tipo de violencia cultural.

“Estamos promoviendo la instrumentación eficaz de mecanismos jurídicos, programáticos e institucionales, cuyo objetivo sea garantizar que las mujeres gocen a plenitud de sus derechos. Para ello, en la SEGOB hemos fortalecido la coordinación con todo tipo de actores, desde los locales como las autoridades municipales hasta los internacionales como la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU”, afirmó.  

Señaló que la segunda línea de acción es hacer visibles a las mujeres en la estrategia de seguridad. “Es sensibilizar sobre perspectiva de género a quienes tienen la alta responsabilidad de velar por la tranquilidad de las mexicanas y los mexicanos. Por ejemplo, estamos decididos más que nunca para que no se repita un caso como el de San Salvador Atenco, estamos dispuestos a cumplir puntualmente la sentencia de la Corte Interamericana en este caso tan lamentable”.  

Olga Sánchez Cordero dijo que el objetivo es que las mexicanas confíen en quienes integran la Guardia Nacional, porque estarán enteramente dedicados a garantizar la seguridad y por ningún motivo, amenazarla. “Habrá sin duda, un proceso de capacitación y de sensibilización a toda la Guardia Nacional para que en todo momento actúe con perspectiva de género en la seguridad de las mujeres”.

Por otra parte, destacó que hace unos días fue invitada Alicia Leal, activista social, al Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED), que es un órgano desconcentrado de la SEGOB para que, a través de una dirección general, asesore a todos los municipios del país en materia de refugios para prevenir la violencia en contra de las mujeres y sobre todo, los feminicidios.

Olga Sánchez Cordero destacó que esto se hace por primera vez, “a nadie –expresó— se le había ocurrido integrar en el INAFED el tema de violencia, refugios y prevención”.

La Secretaria de Gobernación apuntó que contribuir a transformar el preocupante escenario de violencia al que tienen que sobrevivir diariamente las mujeres mexicanas, para ella es un compromiso de vida.

“Me siento honrada de ser parte de un gabinete que por primera vez en la historia está conformado de forma paritaria. Sabía que tenía una doble responsabilidad, una gran responsabilidad, porque además de los retos que significa ser titular de la SEGOB, era la primera mujer y yo tenía que demostrarle, y tengo que demostrarle al país, y a las mujeres y a los hombres de este país, que una mujer puede ser Secretaria de Gobernación y puede ser mejor secretaria”.

Aseguró que esto implica un compromiso con las mujeres y con las niñas de este país, “un compromiso para cambiar culturalmente y estructuralmente este sometimiento y esta subordinación permanente en esta cultura que tenemos”, ratificó.

La reunión de trabajo, organizada por la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, contó con la participación de la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Nadine Gasman; la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, María Candelaria Ochoa Ávalos y la directora general de Apoyo Jurídico de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Bertha María Alcalde Luján.

Asimismo, las presidentas de las comisiones de Igualdad de Género, María Wendy Briceño Zuloaga y de Gobernación y Población, Rocío Barrera Badillo; la secretaria general de la Cámara de Diputados, Graciela Báez y la magistrada de la Quinta Sala Penal del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México, Celia Marín, entre otras.  


Ciudad de México, 5 de abril de 2019

Transcripción de las palabras de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, durante la reunión de trabajo “Diálogos hacia la Igualdad y Seguridad de Todas”, organizada por la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados.

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Me da muchísimo gusto estar el día de hoy reunida con todas ustedes, magistradas, diputadas, legisladoras, funcionarias públicas, activistas, expertas, todas ustedes con esta causa común en este foro, Diálogos hacia la Igualdad y Seguridad de Todas.

Para mí siempre es un honor acudir a la Honorable Cámara de Diputados, y agradezco a la Comisión de Igualdad de Género de esta Legislatura, y particularmente a su presidenta, a la diputada Wendy Briceño, por la organización de estos Diálogos hacia la Igualdad y Seguridad de Todas.

Como ustedes saben, el señor Presidente Andrés Manuel López Obrador, está comprometido con la creación de condiciones para que todas las mexicanas y mexicanos podamos vivir en un entorno seguro.

De hecho, acabar con la violencia que existe en muchas regiones de nuestro país, fue una de las principales demandas que justificadamente nuestra sociedad hizo al nuevo gobierno.

Para que vean la cabalidad, el Presidente instruyó la implementación de una amplia estrategia que regrese a las familias mexicanas la paz y la seguridad que merecen.

Actualmente todas la sabemos, todas lo sabemos, que representamos las mujeres más del 50 por ciento de la población nacional, por lo tanto, garantizar el respeto de los derechos de las mexicanas y abrir espacios para que podamos vivir libres de violencia, son requisitos indispensables para alcanzar la seguridad de todo el país.

En este sentido, la realidad es verdaderamente alarmante, más del 66 por ciento de las mexicanas declara haber sido víctima de algún tipo de violencia, entre ellas, alrededor de 3.2 millones manifestaron haber sufrido violencia física o violencia sexual por parte de su pareja.

Esto demuestra que el miedo con el que viven las mujeres mexicanas de ser agredidas, no solo se manifiesta al salir a las calles, sino en muchas ocasiones se profundiza al permanecer en sus casas.

Y ahí, la sensibilidad de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a la cual orgullosamente yo pertenecía, de establecer que la violencia en la casa es mucho más grave en muchas ocasiones, que la violencia en las calles, y de ahí, el cambio de criterio en relación a que efectivamente había y se configuraba el delito de violación entre cónyuges.

Resolución en contradicción de tesis, que hoy es obligatoria para todos los tribunales del país.

Diariamente en México mueren asesinadas más de nueve mujeres, muchas de ellas son víctimas de detestables feminicidios y muchas también son menores de edad.

De hecho, se estima que al menos una niña es asesinada cada cuatro días, por el simple hecho de haber nacido mujer, cuando habla de más de nueve mujeres diarias asesinadas.

Esta terrible situación demuestra que para construir un México en paz, las mujeres deben de estar en el centro de las estrategias de seguridad, y al respecto me gustaría compartirles dos líneas de acción del actual gobierno, que hemos estado dirimiendo.

Primero, prevenir y combatir la violencia en contra de las mujeres, y para ello estamos promoviendo que las políticas públicas en todos los ámbitos de la vida nacional contribuyan a eliminar cualquier forma de subordinación entre géneros, subrayo, subordinación entre géneros, porque este es un tipo de violencia estructural y cultural.

Esta tarea por supuesto supone grandes retos, precisamente por ser cultural.

Gran parte de la violencia que sufren las mujeres, como la psicológica o la física, la económica, o hasta la discriminación en el ámbito profesional, en muchas ocasiones es invisible, y aún más preocupante, se ha normalizado en nuestra sociedad.

Y también es tan preocupante como que la mujer no se da cuenta de esta violencia psicológica, emocional y laboral que está presente en todos los ámbitos de su vida.

Por lo tanto, estamos promoviendo la instrumentación eficaz de mecanismos jurídicos, programáticos e institucionales cuyo objetivo sea garantizar que las mujeres gocen a plenitud de sus derechos.

Para ello, en la Secretaría de Gobernación hemos fortalecido la coordinación con todo tipo de actores, desde los locales, como las autoridades municipales, hasta las internacionales, como la (comisión) de la Comisión Jurídica y Social de la Mujer de la ONU.

Nuestro objetivo es sin duda, cerrar filas a fin de implementar las políticas públicas más vanguardistas y útiles para prevenir y sancionar la violencia en contra de las mujeres.

Sí tardamos un tiempo, corto, pero un tiempo al fin, para designar de acuerdo con los procedimientos establecidos en nuestra legislación, a la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Nadine Gasman.

Quiero compartir con ustedes que Nadine conoció al señor Presidente el mismísimo día que le tomó protesta, no fue cuestión partidista, fue simplemente su trayectoria comprometida de toda la vida con una médico especializada en los derechos sexuales de las mujeres y en su trayectoria en la ONU, la Organización de Naciones Unidas, como representante en Brasil y en otros países, de ONU Mujeres.

También el perfil de quien hoy es titular de la CONAVIM, fue un perfil que también fue objeto de muchas entrevistas, y que tampoco fue un tema de partidos políticos.

Su trayectoria de Candelaria Ochoa, su activismo, su compromiso en contra de todo el tema de violencia en contra de las mujeres, es permanente y es un compromiso de vida para ella.

Así también, quiero compartirles que hace unos días invitamos a una activista social de toda su vida en materia de violencia, al Instituto Nacional del Federalismo, que es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, para que a través de una dirección general, asesorara a todos los municipios del país, en materia de refugios para prevenir la violencia en contra de las mujeres, y sobre todo los feminicidios.

Yo personalmente estuve en los albergues que su asociación, que hoy ya dejó en manos de otras personas, formó en Nuevo León, y créanme que la entrevista con muchas de ellas víctimas de violencia y muchas de ellas que no se habían dado cuenta de la violencia que ejercía su pareja en contra de ellas, era verdaderamente, vivían en la oscuridad de esta violencia que se ejercía.

Cuando fueron rescatadas en estos refugios, se dieron cuenta de todo el camino que habían tenido que recorrer para darse cuenta de la violencia que se ejercía sobre sus personas.

Invité también entonces a esta activista social, a Alicia Leal, para integrarla por primera vez, que a nadie se le había ocurrido integrar en el federalismo, el Instituto Nacional de Federalismo, el tema de violencia y el tema de refugios y de prevención a la violencia, y por esto le dije:

Tú tienes un conocimiento y una experiencia tan importante, para que nos vengas a apoyar en el Instituto Nacional de Federalismo, y asesorar y asegurar de que en cada municipio de este país se esté promoviendo los refugios y se esté consciente de estas violencias a veces invisibles en contra de las mujeres.

La segunda acción o línea de acción que estamos siguiendo, es precisamente hacer visibles a las mujeres en la estrategia de seguridad.

Es sensibilizar sobre perspectiva de género a quienes tienen la alta responsabilidad de velar por la tranquilidad de las mexicanas y los mexicanos.

Por ejemplo, estamos decididos más que nunca para que no se repita un caso como el de Salvador Atenco, y estamos dispuestos a cumplir puntualmente la sentencia de la Corte Interamericana en este caso tan, tan lamentable.

Los integrantes de la Guardia Nacional, cuya creación será uno de los mayores legados en materia de seguridad de esta administración, y quiero de verdad hacer un sentido reconocimiento al Congreso de la Unión, a la Cámara de Diputados por esta prácticamente unanimidad con que aprobaron la Guardia Nacional.

Cuando teníamos ya, esto es compartirlo con ustedes, 17 estados de la República que habían aprobado la Guardia Nacional, el señor Subsecretario Zoé Robledo me comentó, Secretaria estamos listos para la declaratoria de reforma constitucional.

Le dije, aquí sí, mi querido Subsecretario, voy a tener una diferencia contigo, pero se lo voy a preguntar al Presidente.

La diferencia es que tenemos que esperar que las 32 entidades federativas, y digo 32, porque la Ciudad de México ya con su Constitución, tiene que dar también de aprobado en su Congreso de la Ciudad de México, la reforma constitucional. Vamos a esperar a las 32 entidades federativas.

Hablé con el Presidente y le dije, Presidente tenemos 17, mi opinión y mi diferencia con el Subsecretario, es que esperemos a las 32 entidades federativas.

Y les voy a comentar lo que me dijo, dígale que ya lo mayoriteamos, que vamos a esperar a las 32 entidades federativas para que la Guardia Nacional quede legitimada en toda la República, en todo nuestro país.

Así entonces la Guardia Nacional fue aprobada unánimemente por el Congreso federal y también fue aprobada por las 32 entidades federativas, y hoy tiene una legitimación, que hasta yo tengo conocimiento y recuerdo, no ha habido una reforma constitucional con esta legitimación.

Y lo digo porque normalmente había ya la mayoría de las legislaturas, y entonces se hacía la declaratoria de reforma constitucional. Hoy esperamos a las 32 entidades.

Así que hoy tenemos una Guardia Nacional gracias, gracias, gracias al Congreso federal, a ustedes, a su participación, a nuestra presidenta de Puntos Constitucionales y a toda esta maravillosa, maravillosa paridad, mujeres del Congreso federal que nos pudieron apoyar unánimemente en esta gran, gran reforma constitucional, que será sin duda uno de los mayores legados de esta administración.

Y el objetivo es que las mexicanas confíen en quienes integran esta Guardia Nacional, porque estarán enteramente dedicados a garantizar su seguridad y por ningún motivo a amenazarla.

Habrá sin duda un proceso de capacitación y de sensibilización a toda la Guardia Nacional, para que en todo momento actúe con perspectiva de género en la seguridad de las mujeres.

De esta forma se ha trazado la ruta para que las más de 60 millones de mujeres y niñas mexicanas encuentren el camino libre para desarrollarse plenamente.

Estimadas amigas, pero sobre todo, compañeras de causa, a lo largo de mi carrera profesional, desde los distintos ámbitos de acción, he trabajado por el reconocimiento y he estado comprometida por el reconocimiento y garantía de los derechos de las mujeres de nuestro país.

Tengo un compromiso de vida con contribuir significativamente a transformar el preocupante escenario de violencia al que tienen que sobrevivir diariamente las mexicanas.

Me siento profundamente honrada de ser parte de un Gabinete que por primera vez en la historia está conformado de forma paritaria.

Quiero también compartir con ustedes una reflexión personal, el señor Presidente me invitó a participar en su Gabinete como Secretaria de Gobernación, el reto de la Secretaría de Gobernación es ya de por sí un reto enorme por lo que representa.

Y cuando yo reflexionaba sobre esta invitación, quiero compartirles que sabía que tenía una doble responsabilidad, una gran responsabilidad, pero doble, ¿por qué? porque además de los retos que significa ser titular de la Secretaría de Gobernación, era la primera mujer, y yo tenía que demostrarlo y tengo que demostrar al país y a las mujeres y a los hombres de este país, que una mujer puede ser Secretaria de Gobernación, y puede ser mejor Secretaria que muchos secretarios.

Y esto implica muchas cosas, pero implica más que nada un compromiso con las mujeres y con las niñas de este país.

Un compromiso para cambiar culturalmente y estructuralmente este sometimiento y esta subordinación permanente en esta cultura que tenemos.

Porque es un sometiendo, porque es una subordinación, y porque en muchas ocasiones esta subordinación y este sometimiento está tan arraigado en la sociedad y tan culturalmente estructurado, que en muchas ocasiones es hasta difícil darse cuenta y percibirlo y visibilizarlo, pero ahí está presente todos los días de nuestra vida, ahí está.

Tengan la certeza de que soy fiel a mis ideales. Acato sin duda la responsabilidad y las instrucciones del Presidente, pero seré una aliada permanente y decidida en la defensa y promoción de los derechos de nuestras connacionales.

Y sin más, ya doy paso al inicio de este foro, que estoy segura que permitirá un intercambio fructífero, porque es un diálogo sobre las mejores prácticas y sobre las políticas públicas más efectivas para garantizar la seguridad de nuestras mexicanas.

Muchas gracias.

Texto y Foto: SEGOB