Lograr mayor legitimidad es el reto de la democracia

Ciudad de México, 25 de noviembre de 2021

Concluye Foro Global sobre la Democracia organizado por el INE

Reformas electorales pueden ayudar a consolidar democracias, pero también pueden ser regresivas: Edmundo Jacobo

Para la legitimación de la democracia se debe poner atención en el ejercicio del poder: José Roberto Ruiz

Al moderar la mesa Reformas electorales y democracia, Edmundo Jacobo, Secretario Ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE), refirió que este es un tema relevante, pues una cosa es la democracia con todo lo que implica como concepto y tradición en el mundo y otra son las reglas a partir de las cuales se ejercen los derechos democráticos de la ciudadanía.

“Las reformas electorales son el momento en el cual los actores se encuentran y definen las reglas a partir de las cuales se ejercerán los derechos político-electorales”, dijo en el  Foro Global sobre la Democracia.

El Secretario Ejecutivo explicó que las reformas electorales son la traducción de los acuerdos políticos a los que llegan los diferentes actores para el ejercicio de la democracia y son las reglas que las autoridades electorales tendrán que hacer cumplir.

“Cuando los actores concluyen el proceso legislativo, serán ahora los regulados por las reglas que ellos mismos pusieron, un tema complejo y por demás relevante”, enfatizó.

Edmundo Jacobo concluyó que, si bien las reformas electorales han ayudado a construir sistemas democráticos y consolidarlos, advirtió que también se han visto en el mundo algunas que son regresivas.

Reformas electorales deben atender los cambios sociales

Manuel Alcántara, catedrático de la Universidad de Salamanca, refirió que las reformas electorales deben partir de un diagnóstico para que verdaderamente puedan avanzar para combatir el agotamiento y fatiga que viven las democracias.

“Hoy la democracia proyecta símbolos de fatiga, la gente se manifiesta y desconfía cada vez más de las instituciones políticas, además de que existe una crisis de representación, con partidos fragmentados con los que la gente se identifica menos cada día o cuando se logran identificar, cambian”.

Ante esta situación, mencionó Alcántara, las reformas electorales deben atender los cambios sociales, el pluralismo, pero también adecuarse a los cambios de la sociedad. “Si puedo comprar un producto desde mi celular que cuesta mil dólares sin ningún riesgo, por qué no podemos votar de la misma forma”.

Las reformas deben basarse en hechos reales y en la verdad

Tammy Patrick, encargada del Programa de Elecciones del Fondo para la Democracia en Estado Unidos, aseguró que la democracia no se debe tomar como algo dado, ya que la misma puede ser erosionada.

Como ejemplo de esto expuso el caso de Estados Unidos, donde las elecciones de 2020 fueron las más seguras, observadas, transparentes y con el número más alto de votantes en la historia, pero, no obstante, fueron también las más cuestionadas.

El cuestionamiento de las elecciones y a las autoridades electorales añadió Patrick, ha provocado socavar la legitimidad de más de 3,200 leyes en los 50 estados, ello aunado al intento del 6 de enero de detener un recuento de votos que realizaba el Colegio Electoral y el acoso de funcionarias y funcionarios electorales.

A partir de ello, sentenció, “estamos más conscientes de las fuerzas antidemocráticas que existen en Estados Unidos y cómo están siendo impulsadas por adversarios extranjeros, así como del papel que todos tenemos para defender la democracia. Es necesario que, si existe una reforma electoral, ésta se base en hechos y en la verdad pues de lo contrario se corre el riesgo de que en vez de fortalecerla, se llegue a erosionarla”.

Arturo Espinosa Silis, Director General de Strategia Electoral, mencionó que las reformas electorales deben tomar en consideración las acciones afirmativas y jurisprudencias que hayan sido emitidas por las autoridades electorales.

“Los órganos jurisdiccionales electorales han sido uno de los mayores proveedores de elementos para motivar y sustentar las reformas electorales”.

Expresó que, por ejemplo, en el caso de México, los criterios del INE como los de Tribunal Electoral han derivado en reformas electorales muy importantes, como la obligatoriedad en el cumplimiento de las cuotas de género para la postulación de candidaturas, la procedencia en los juicios ciudadanos contra los actos emitidos por los partidos políticos, el control de constitucionalidad en materia electoral y el modelo de fiscalización.

Autoritarismo impide reformas electorales en democracias en transición

Attahiru Jega, ex Presidente de la Comisión Nacional Electoral Independiente de Nigeria, expuso que las reformas electorales no sólo son deseables, sino también necesarias, especialmente en las democracias en proceso de transición para poder consolidarlas, ejemplo de ello son diversos países africanos que vienen de hegemonías civiles o militares muy largas.

Lograr reformas electorales en estos países es un proceso muy desafiante, ya que estamos viviendo el resurgimiento del autoritarismo, el cual quiere hacer frente a la transición democrática, lo que dificulta generar leyes que establezcan una verdadera democracia.

“Son necesarias las reformas electorales para poder confirmar e incrementar la confianza en los procesos electorales. Sin embargo, la negación de aquellos que se encuentran en control de los poderes ejecutivos y legislativo, hace que éstas (las reformas) sólo se logren cuando existe presión y movilización social”.

Reflexionan sobre la legitimidad de origen y en el ejercicio del poder

Durante la última mesa titulada Algunos retos de la democracia contemporánea: la legitimidad de origen y la legitimidad en el ejercicio del poder, el Consejero José Roberto Ruiz planteó si se está haciendo lo suficiente para fortalecer la legitimación en el ejercicio del poder y para reconsolidar la legitimidad en el origen. “Seguramente sí, el mayor reto está en el ejercicio del poder”, confió.

Asimismo, celebró este diálogo “porque nos permite abonar en la calidad de la democracia. El gran reto que tenemos en nuestras democracias contemporáneas es precisamente incrementar esa calidad”, estimó.

Este último panel del Foro Global sobre Democracia estuvo integrado por el Director Ejecutivo del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, José Thompson; el académico de la Universidad Demócrito de Tracia, George Katrougalos; el Vicepresidente de la Comisión de Venecia, Philip Dimitrov y el ex Director General del Instituto Federal Electoral (IFE), Arturo Núñez.

En su intervención, el Director Ejecutivo del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, José Thompson sostuvo que “tanto cuando hablamos de legitimidad de ejercicio, como de legitimidad de origen, estamos hablando de vigencia de derechos”.

La primera, explicó, necesita que se pueda elegir y ser elegidos con respeto a un marco institucional determinado y, al mismo tiempo, que existan las condiciones y el entorno que permitan que la opinión del electorado se forme adecuadamente.

En segundo lugar, la legitimidad de origen “no es la realización sencillamente de votaciones como un rito”, sino que tiene que ser el resultado de una confrontación de ideas propuestas y, sobre todo, debe ser un proceso auténtico.

Elecciones democráticas requisito para le legitimidad

Al respecto, el académico de la Universidad Demócrito de Tracia, George Katrougalos estableció que en la discusión actual “la democracia, es decir, las elecciones democráticas son un requisito fundamental para tener un régimen legítimo”.

Además, destacó que el nivel de insatisfacción con la democracia en el mundo está en un 57%. “Una gran mayoría de los ciudadanos, sobre todo en países desarrollados consideran que el sistema democrático no está funcionando, desafortunadamente”, lamentó.

A continuación, el Vicepresidente de la Comisión de Venecia, Philip Dimitrov, planteó la problemática sobre quién decide y cómo se decide en democracia. “Es muy frecuente que la democracia directa sea la principal arma para establecer regímenes que no han sido democráticos”, advirtió.

“Lo cierto es que la democracia tiene que ser diversa y debe tener diferentes abordajes para alcanzar su fin”, enfatizó. En este sentido, manifestó “que es muy importante mantener reglas que apliquen a la democracia representativa, de tal suerte que no se usen de manera opuesta razones que no sean democráticas”.

Finalmente, el ex Director General del IFE, Arturo Núñez, señaló que “hoy en día se asume el concepto de legitimidad asociado a los valores, instituciones y reglas de la democracia representativa liberal y constitucional, lo que incluye los procedimientos para elegir representantes, los límites al poder del Estado frente a los derechos del individuo y la división de los poderes públicos”.

“El cumplimiento riguroso de las reglas de acceso al poder, las electorales por parte de los ciudadanos con derecho al voto y de los contendientes, partidos políticos, coaliciones y candidatos, así como el desempeño imparcial y eficaz de las autoridades electorales son esenciales para garantizar el paradigma universal de elecciones libres, auténticas, competitivas y equitativas para la expresión del sufragio universal libre, secreto y directo”, consideró.

El Foro Global sobre democracia contó con la participación de 45 ponentes que trataron temas de relevancia internacional para la democracia desde una perspectiva global con expositores de Latinoamérica, Norteamérica, Europa, Asia y África.

Texto: INE | Foto: @INEMexico