Los alarmantes resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición nos obligan a legislar a favor de la salud de la población mexicana

Ciudad de México, 13 de diciembre de 2019

La ENSANUT 2018 muestra datos que el Poder Legislativo tiene que trabajar en beneficio de los mexicanos

Es necesaria una revisión a los IEPS de bebidas azucaradas, alcohol, tabaco y alimentos no esenciales con alto contenido calórico

El Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, reiteró la necesidad de trabajar para que el Estado cuente con ingresos sólidos que impulsen el crecimiento del país y reduzcan la desigualdad.

Esto, en línea con lo señalado en el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019 de la CEPAL, que indica que la capacidad recaudatoria del Estado debe fortalecerse mejorando la progresividad de la estructura tributaria; reduciendo la evasión fiscal; e implementando una nueva generación de tributos relacionados con la economía digital, el medio ambiente y, sobre todo, con la salud pública.

Respecto de este tema, el diputado se refirió a los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018, los cuales muestran que 3 de cada 4 personas mayores de 20 años en nuestro país presentan un problema de sobrepeso u obesidad. Al compararse con los resultados obtenidos en la ENSANUT 2012 se observan aumentos en los índices de obesidad y sobrepeso, pues la población mayor de 20 años pasó de 71.3 por ciento en 2012 a 75.2 por ciento en 2018; mientras que la población de 12 a 19 años aumentó de 34.9 por ciento a 38.4 por ciento; y la de 5 a 11 años de 34.4 por ciento a 35.6 por ciento.

Por lo anterior, el diputado lamentó que en 2019 se perdiera la oportunidad de revisar el IEPS de bebidas azucaradas, alcohol, tabaco y alimentos no esenciales con alto contenido calórico y que no se legislara a favor de la salud desincentivando su consumo.

“México se encuentra en los primeros lugares de prevalencia mundial de obesidad y sobrepeso, por lo que es necesario establecer políticas públicas para atender esta problemática. No debemos ser irresponsables e ignorar los alarmantes datos que la ENSANUT 2018 ha dado a conocer. Tenemos que hacer algo por desincentivar el consumo de bebidas y alimentos azucarados, además de recaudar más para el sector salud”, declaró Ramírez Cuéllar.

El presidente de la Comisión de Presupuesto también señaló que el consumo de alcohol entre adultos (20 años en adelante) aumentó en casi 10 puntos porcentuales respecto de los datos observados en 2012 y recordó que su consumo está asociado con mayor riesgo de accidentes, cáncer de mama, pérdida de productividad, deterioro cognitivo en edades avanzadas, entre otros.

Respecto del tabaco señaló que su consumo se asocia con más de 60 mil muertes al año y al igual que el alcohol, implica la pérdida de productividad laboral.

El diputado indicó que el IEPS de bebidas azucaradas, alcohol, tabaco y alimentos no esenciales con alto contenido calórico son impuestos que tienen como propósito corregir externalidades o “fallas de marcado”, además de reducir el consumo de los mismos.

Por último, enfatizó en que los recursos recaudados por estos conceptos deberán destinarse a fortalecer el sistema de salud y manejarse bajo un principio de transparencia y máxima publicidad, etiquetándolos para rubros como promoción, prevención, detención, tratamiento de sobrepeso, obesidad y enfermedades degenerativas.

Texto y Foto: Cámara de Diputados