Mag. Guerra Álvarez subraya compromiso de ampliar los cauces de la justicia

Ciudad de México, 14 de noviembre de 2019

El presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México así lo expresó al poner en marcha el ciclo de conferencias El papel de la psicología en la impartición de justicia.

Habló de la necesidad de entender la violencia familiar y su impacto en las emociones, conductas y relaciones sociales, por lo que anunció que se fortalecerá la capacidad de prevención y atención de este fenómeno.

El presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México (PJCDMX), magistrado Rafael Guerra Álvarez, subrayó el compromiso de ampliar los cauces de la justicia a toda la ciudadanía para humanizar la función judicial, haciendo de esta labor algo más consciente de la vida cotidiana y con una mayor perspectiva cultural, de género, edad y condición.

Al inaugurar el ciclo de conferencias El papel de la psicología en la impartición de justicia enfatizó la importancia de entender la naturaleza de la violencia familiar y su impacto en las emociones, conductas y relaciones sociales, por lo que anunció que en la institución se fortalecerá la capacidad de prevención y atención de este fenómeno a partir de generar una sinergia entre la deliberación judicial y el diagnóstico psicológico.

En la Sala de Presidentes María Lavalle Urbina, y con la presencia de la consejera de la Judicatura de la Ciudad de México, Blanca Esthela Zamudio Valdés, y de la coordinadora de Intervención Especializada para Apoyo Judicial, Mariana Ortiz Castañares, Guerra Álvarez también planteó la necesidad de reivindicar el carácter humanista, cotidiano y civilizatorio de la impartición de justicia.

Comentó que una meta más trascendente que se persigue en el PJCDMX es hacer de la institución familiar un espacio cotidiano de amor, en el que se erradique la violencia, así como la incorporación de ciudadanos más constructivos a la sociedad.

El magistrado dijo que el ciclo de conferencias contribuirá con la profesionalización del personal operativo del sistema de impartición de justicia, pero además a comprender la relación entre la violencia familiar y el debilitamiento de otros vínculos sociales.

“Buscamos generar un mayor conocimiento sobre la fenomenología de la violencia familiar, así como consolidar mejores prácticas judiciales para su atención y erradicación”, explicó.

Agregó que la violencia familiar, directa o indirecta, así como la recuperación de la paz y la salud de los familiares serán metas que demanden “lo mejor de nosotros” y la conjugación del esfuerzo de varias generaciones.

A su vez, la consejera Zamudio Valdés destacó el compromiso social y moral de los impartidores de justicia en materia Familiar y de todos los involucrados en la institución para evitar la violencia, y habló de lo importante que resulta que en el seno de las familias los padres hablen con sus hijos, haya tolerancia, apoyo y respeto, pero sobre todo el amor que se expresa con gestos, palabras, miradas y abrazos.

En su oportunidad, Ortiz Castañares comentó que cuando se habla de violencia familiar se debe tomar en cuenta no sólo el aspecto físico, sino también el psicológico con todos sus impactos.

En el ciclo, que culmina mañana, se dictarán nueve conferencias, a cargo de especialistas de diversas organizaciones, con temas como el perfil de las víctimas de trauma; la violencia desde la mirada de las ciencias forenses; la intervención de trabajo social en casos de violencia; alternativas para el manejo del impacto emocional, genes, neuronas y violencia, entre otros.


PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL PODER JUDICIAL DE LA CDMX, MAGISTRADO RAFAEL GUERRA ÁLVAREZ, DURANTE LA INAUGURACIÓN DEL CUARTO CICLO DE CONFERENCIAS EL PAPEL DE LA PSICOLOGÍA EN LA IMPARTICIÓN DE JUSTICIA

Ciudad de México, 14 de noviembre de 2019

Sala de Presidentes María Lavalle Urbina.

Buenos días, distinguidas y distinguidos invitados. Sean todos bienvenidos.

En nombre de toda la comunidad que trabaja en el Poder Judicial de la Ciudad de México les agradezco por honrarnos con su presencia.

Este cuarto ciclo de conferencias sobre El Papel de la Psicología en la Impartición de Justicia es parte de un conjunto de actividades destinadas a transformar la manera en la que enfrentamos los fenómenos que impactan a la deliberación judicial y a la vida cotidiana del justiciable.

Nuestro propósito es ampliar los cauces de la justicia a toda la ciudadanía y ante toda incidencia para humanizar la función judicial y hacerla más consciente de la vida cotidiana y con una mayor perspectiva cultural, de género, edad y condición.

En suma, reivindicar el carácter humanista, cotidiano y civilizatorio de la impartición de justicia.

Y para consumar nuestro propósito, este ciclo nos permitirá entender mejor la naturaleza y la importancia de la violencia familiar, así como su impacto en las emociones, conductas y relaciones sociales.

Es así como, en esencia, buscamos ampliar la conciencia sobre dicho impacto y fortalecer nuestra capacidad de prevención y atención, generando una sinergia entre la deliberación judicial y el diagnóstico psicológico.

Sin embargo, perseguimos una meta aún más trascendente: hacer de la institución familiar un espacio cotidiano de amor, en el que se erradique la violencia y se incorporen ciudadanos más constructivos al tejido social.

Por eso, este ciclo está dedicado a la contribución que la violencia familiar tiene en el debilitamiento de otros vínculos sociales, así como a la profesionalización del personal operativo del sistema de impartición de justicia.

Como resultado, buscamos generar un mayor conocimiento sobre la fenomenología de la violencia familiar, así como consolidar mejores prácticas judiciales para su atención y erradicación.

Y en última instancia, mejorar nuestros protocolos de atención, y aprovechar la presencia de tantos distinguidos especialistas para mejorar la intervención del Poder Judicial en esta sensible materia.

Damas y caballeros:

En el devenir de la historia sólo la humanidad tiene asegurado su lugar, pero a las instituciones nos corresponde demostrar nuestra visión y nuestra capacidad de adaptarnos a la vida cotidiana de nuestra sociedad para merecer nuestra presencia futura.

La vivencia directa e indirecta de la violencia familiar así como la recuperación de la paz y la salud los familiares serán metas que demandarán lo mejor de nosotros y la conjugación del esfuerzo de varias generaciones.

Sin embargo, estoy seguro de que la presencia de tantos distinguidos especialistas permitirá que este ciclo de conferencias amplíe nuestras referencias sobre este fenómeno para encontrar maneras éticas, no violentas y eficientes para enfrentar estos conflictos dentro y fuera del hogar.

Muchas gracias por su presencia.

Texto y Foto: TSJCDMX