Mejor el extranjero | Salvador Martínez G.

Aunque Pese

Mientras el sector privado nacional, que no nacionalista, se muestra renuente a invertir en México, la Inversión Extranjera Directa (IED) creció de manera importante en los primeros nueve meses del año.

Contra los pronósticos o quizás deseos de los analistas del sector privado, la IED fue de 26 mil 55 millones de dólares, lo que significó un 7.8 por ciento más que en el mismo periodo del 2018.

Esto prueba que los argumentos de la mayoría de los grandes inversores mexicanos de que el gobierno del presidente López Obrador no genera confianza para arriesgar capitales son falsos, pues no hay estudios más minuciosos para invertir que los realizados por las grandes corporaciones trasnacionales que saben bien donde poner su dinero para obtener ganancia.

Queda claro que la falta de inversión de los capitalistas mexicanos es por oposición política y no por falta de oportunidades o garantías como lo argumentan a diario los organismos cúpula de la IP y sus corifeos.

Bajo estas circunstancias bien se reciben las palabras del hombre más rico de México Carlos Slim Helú, de llamar a invertir en México para que el país alcance los niveles de crecimiento y desarrollo que la nación merece y reclama.

Se enmarca también en este ámbito el plan de proyectos de infraestructura del Gobierno Federal que involucra inversiones por 258,000 millones de pesos, en los que también participará el sector privado.

De esta forma las expectativas de mejoría económica para el país en el 2020 se fortifican, dentro de un marco político de mejor redistribución del ingreso y de la riqueza generada.

SUSURROS

El Presupuesto de Egresos de la Federación que deberá regir el gasto en el 2020 sigue en suspenso y bajo serias presiones de muy diversos grupos, algunos bien sustentados pero la mayor parte mal intencionados.

Muchos quieren que se mantenga la inercia y se siga gastando como antes, mal, con derroche y corrupción, además de despreciar las necesidades de las mayorías desprotegidas.

La tendencia ahora es enfocar el gasto a las necesidades básicas sin lujos ni erogaciones superfluas, ni tampoco corrupción, al menos tan cínica y cuantiosa como se estilaba.

No pudo ser este miércoles, la sesión en la Cámara de Diputados y se postergó para mañana viernes, aunque hasta este momento sin garantías plenas de poderse llevar acabo.

La ley preveía el 15 de noviembre como fecha máxima para tener listo el presupuesto, pero eso ya no fue. Habrá que ver si noviembre tiene suficiente tiempo para que se alcance el presupuesto 2020. O se llegue hasta diciembre con las sesiones legislativas suspendidas y el reloj legislativo detenido.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz

Publicado por Ovaciones