Mensaje de la senadora Ana Lilia Rivera, presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, en la Declaratoria de Apertura del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio de la LXV Legislatura

Ciudad de México, 1 de febrero de 2024

Honorable Asamblea:

En esta apertura del Segundo Periodo Ordinario de nuestras sesiones, quiero enfatizar que tendremos una intensa actividad legislativa. Les convoco a trabajar en unidad, cordialidad y totalidad disposición por construir los acuerdos que nos permitan dar resultados en favor de la estabilidad, la paz y la prosperidad de todos los habitantes de nuestra gran nación.

El reciente Periodo Ordinario tuvo resultado, uno de los mejores indicadores de productividad legislativa. Estoy segura que en este nuevo Periodo lo superaremos, a pesar de que estaremos viviendo con intensidad momentos políticos relevantes que nos permitirán renovar diversos cargos federales y locales.

El trabajo legislativo que desarrollaremos será muy relevante y estaremos celebrando con orgullo el Bicentenario de la Creación y el Sesquicentenario de la Restauración de nuestra noble Institución; que ha sido testigo y protagonista de los cambios significativos en la historia de México y su labor incansable, que ha sido fundamental para la construcción de un país más justo y equitativo.

Qué momento tan importante para quienes formamos parte de esta Legislatura, vivir en estas conmemoraciones tan significativas para el Senado mexicano.

Como senadoras y senadores, debemos unirnos en la celebración de estos hitos históricos, y recordar la responsabilidad que llevamos sobre nuestros hombros.

Senadoras y senadores:

Con este Periodo estaremos concluyendo los trabajos que hemos desempeñado desde 2018, con responsabilidad y de frente a la ciudadanía, buscando siempre fortalecer nuestro sistema representativo democrático y plural, que caracteriza a una nación pluriétnica y diversa.

Haber sido parte del Poder Legislativo Federal en Legislaturas históricas, no sólo es cuestión de satisfacción personal por contribuir a fortalecer a nuestro México; sino que en todo momento también será un recordatorio de la responsabilidad que compartimos como verdaderos representantes del pueblo mexicano.

Por lo tanto, los invito y los convoco a atender los trabajos legislativos con responsabilidad y amor a México. Es la hora de trabajar de la mano, superando diferencias en beneficio de las futuras generaciones.

Al final, las cosas quedan, los hombres se van. Porque lo nuestro como seres humanos, es sólo pasar.

Deseo que este sea el mejor Periodo de Sesiones de nuestra Legislatura y en provecho de México.

Muchas gracias y bienvenidas y bienvenidos.

Texto y Foto: Cámara de Senadores