Mensaje de la senadora Olga Sánchez Cordero, presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, en el Foro “Independencia y Autonomía de las Fiscalías Locales”

Ciudad de México, 2 de agosto de 2022

Muy buenos días, tengan todas y todos ustedes.

Para mí es un gusto que esté aquí presente las diversas personalidades que nos acompañan. La licenciada Ernestina Godoy Ramos, fiscal General de Justicia de la Ciudad de México. Muchas gracias, Ernestina. Quiero, de verdad, hacer un reconocimiento a tu persona, porque ser fiscal de la Ciudad de México es uno de los retos enormes, grandisísimos para una fiscal.

Pero, tu trabajo ha demostrado realmente ser un trabajo que da una respuesta efectiva, real a las y los habitantes de esta ciudad. Muchas gracias, de verdad, Ernestina, por tu trabajo y por tu gran compromiso con la procuración de justicia en esta ciudad, como fiscal general. Muchas gracias.

También quiero saludar con mucho afecto, a Leticia Catalina Soto Acosta, secretaria técnica de la Confederación Nacional de Procuración de Justicia. Gracias, Lety, por estar aquí, es muy importante tu presencia, precisamente como secretaria técnica de esta Conferencia Nacional, que reúne a todas las y los fiscales de la República.

Y, también agradecerle al fiscal general del estado de Coahuila, a Gerardo Márquez Guevara. Muchas gracias, Gerardo, apreciamos muchísimo que estés aquí, desde Coahuila porque, sin duda alguna tu traslado y el hecho que estés aquí, implica necesariamente que dejes ahí tus actividades como fiscal en el estado, para venir a incorporarte. Te lo agradecemos mucho y además, agradecemos también el compromiso que ha tenido el estado de Coahuila, tú como fiscal; el gobernador del estado, con los colectivos de los familiares que buscan a sus hijos, a sus padres, a sus esposos, en el estado.

Creo que el estado de Coahuila, ha sido un ejemplo de atención a este gravísimo problema, después de lo que ustedes vivieron en Allende, en Piedras Negras; en el que nosotros en un evento público, el mismísimo gobernador ofreció una disculpa pública a las personas y a los colectivos de personas que buscan a sus familiares.

Muchas gracias, de verdad.

Y saludo también a las y los fiscales de las diversas entidades federativas, a las personas que nos acompañan en este salón y a quienes siguen esta transmisión a distancia. Su participación en este encuentro es sumamente importante para generar un espacio de diálogo en torno a uno de los temas fundamentales para apoyar la gran labor que ustedes realizan, a favor de la justicia.

Desde hace más de una década, uno de los retos de México está precisamente en el fortalecimiento o en fortalecer a las instituciones en el ámbito ministerial. Sobre todo en el ámbito ministerial local, en búsqueda de garantizar que las investigaciones de los delitos sean más profundas, eficaces, rápidas, en apoyo a la ciudadanía y al adecuado proceso, y contra la impunidad.

Por eso, el día de hoy reconocemos el profesionalismo y el compromiso que ustedes muestran cotidianamente para hacer frente a este enorme reto.

Convencida de este esfuerzo y de la necesidad de fortalecer esa autonomía, en el Senado de la República estamos impulsando cambios normativos a nivel constitucional, para fortalecer la independencia de las Fiscalías de todas las entidades federativas.

Pero más allá de fortalecer la independencia de las Fiscalías, estamos redactando y dialogando con las diversas fiscalías, porque créanme algo: esta reforma solamente va a concretarse, esta reforma constitucional, solamente va a concretarse cuando tengamos el diálogo, los insumos de todas las fiscalías y sus observaciones y recomendaciones.

Quien, sino más que ustedes, conocen las necesidades de una Fiscalía autónoma, independiente, fortalecida.

Y con esta intención, desde marzo se revisa una iniciativa que pretende ampliar los alcances de las Legislaturas locales, para fortalecer su autonomía. Pero además, pretende mejorar y homologar los procedimientos mínimos específicos de nombramientos y de remoción de las personas titulares de las Fiscalías; los periodos y los mecanismos de ratificación, la base constitucional para propiciar que se legisle localmente en materia de autonomía presupuestal de las Fiscalías.

Pero también, la profesionalización en la carrera ministerial, con elementos como el ingreso, la formación, la permanencia, la capacitación y actualización de todas las personas servidoras públicas que laboran en las Fiscalías.

Sobre todo, estamos haciendo énfasis en la carrera ministerial. Y, en esa carrera ministerial y en ese sentido, los elementos mínimos para el reclutamiento de los ministerios públicos, el reclutamiento también de todos los servidores que ingresen a las Fiscalías y, desde luego, la capacitación y la actualización en su formación. Esto para nosotros es fundamental.

Es decir, por primera vez desde la Constitución se hará énfasis en la necesidad de fortalecer áreas también como son los servicios periciales y forenses. 

En foros anteriores hemos podido escuchar de primera mano las necesidades y las ideas, de mujeres y hombres que son actualmente fiscales; o que han en algún momento, conducido una Fiscalía de alguna entidad federativa o incluso la Fiscalía General. Y, nos han brindado algunas perspectivas que parten de su propia experiencia.

En este sentido, hemos vuelto a convocarles para poder seguir conociendo sus apreciaciones sobre los cambios y mejoras que debe tener la figura del ministerio público local.

Como legisladora, como mexicana, creo que hay mucho que trabajar y en este sentido, estoy muy agradecida con ustedes para conocer cuál es su perspectiva sobre el modelo de Fiscalías, las áreas de oportunidad en el plano constitucional para fortalecer su independencia, más allá de las reformas constitucionales que nosotros ya hemos presentado en este Senado de la República.

Creemos que, entre otras cosas, la necesidad de que los fiscales tengan una cierta seguridad y los ministerios públicos tengan una cierta seguridad sobre su inamovilidad como ministerios públicos, a menos que sus conductas sean contrarias a una ética y a una situación anómala, que habrá en su momento que acreditarse.

Creemos que la posibilidad de una carrera ministerial, la posibilidad de una remuneración adecuada a nivel del poder judicial, de jueces y magistrados federales y locales, de una capacitación permanente de, también, un compromiso de sus personas hacia la institución de las fiscalías, puede darnos muchos mejores resultados.

Conocemos las cifras del INEGI, y las cifras del INEGI nos revelan que hay una enorme necesidad de fortalecer a las fiscalías, una enorme necesidad de que desde la Constitución se sientan autónomas independientes, pero que también tengan un sistema de nombramientos de fiscales, de ministerios públicos adscritos a estas fiscalías y que al final del día tengamos unas instituciones, una fiscalía en cada una de las entidades, que positivamente sea de excelencia, que la ciudadanía tenga la confianza en estos servidores públicos, porque lo único que nosotros tenemos, de verdad, cuando estamos en el sistema de impartición y de procuración de justicia, el único, digamos, activo más importante, es la confianza de la ciudadanía. Es nuestro activo.

Si no hay activo de la ciudadanía, si no hay activo por parte de la confianza que les podemos brindar a nuestra población, pues la verdad de las cosas los delitos seguirán sin denunciarse, se seguirán cometiendo una gran cantidad de delitos y éstos no llegarán siquiera a la denuncia ante las fiscalías, por la falta de confianza en sus titulares y en todo el sistema de procuración de justicia, y al final del día la impunidad campea, y al final del día no estamos dando una respuesta correcta a nuestra ciudadanía. También sabemos y conocemos de lo imbricado que son el sistema de competencias en nuestro país.

Qué le toca a la fiscalía General de la República; qué a las fiscalías locales cuando se cometen la cantidad de homicidios que se cometen todos los días en nuestro país y que gran parte de ellos no son ni denunciados, aunque es una cifra dura que sí se conoce, pero que al final no son investigados en su totalidad, o con las herramientas más eficientes que se tienen para investigarlos, pues seguiremos teniendo un problema de homicidios, seguiremos teniendo un problema de feminicidios.

Y entonces vienen aquí el sistema de competencias: Ah, pero es que fue el crimen organizado. Y entonces necesita entrar como delincuencia organizada a la Fiscalía General de la República. Ojo: Sí, pero el homicidio es un delito del fuero común, del fuero local, y entonces ahí se van imbricando las competencias, o si, lamentablemente, el que fue asesinado y perdió la vida es un periodista, ¡ah!, entonces hay un tema de libertad de expresión y por lo tanto es un tema de la Fiscalía General de la República.

Entonces, esta situación de tan imbricada el sistema de competencias que tenemos, en muchas ocasiones el resultado no es el deseable; no es una investigación adecuada, se traslapan las competencias y al final el que sale perjudicado pues es la población, las víctimas de estos delitos.

Hay muchas competencias concurrentes; también es eso: el tema de la trata de personas, el tema del secuestro, también. Entonces, hay también, hay un tema que podríamos nosotros avanzar rápidamente. Y, como ven, el reto no es fácil.

Muchos de ustedes, a mí me consta, han hecho sus mejores esfuerzos, sus mejores esfuerzos desde la titularidad de las fiscalías para avanzar, pero en muchas ocasiones la estructura misma, tan burocrática de las fiscalías, a veces pues se queda nada más en la intención, en el trabajo, en el esfuerzo del fiscal y tiene que, ahora sí que trabajar a veces con viejos temas no necesariamente que avanzan al mismo ritmo que quisiera avanzar el fiscal.

Pero ahí están, temas añejos, a veces, inclusive, hay que decirlo, también de ciertamente a veces de influyentismos. En fin, una serie de cuestiones, que ustedes tienen que lidiar con esas estructuras, y esas estructuras también habrá que revisarlas, habrá que avanzar con todos los que están, los servidores públicos que trabajan en las fiscalías.

Lo único que queremos en este Senado es avanzar conjuntamente con ustedes. No va a haber Reforma, y se los aseguro, si ustedes, los 32 fiscales, las y los fiscales, si la Fiscalía General de la República, no están de acuerdo con los avances legislativos y constitucionales que se hagan.

Sólo y si ustedes; sólo y si ustedes están de acuerdo, sólo y si ustedes nos traen sus opiniones y observaciones y caminamos juntos, porque al final la norma es para ustedes, para los operadores del sistema de procuración de justicia.

Y eso es lo que hay que ver, que este sistema de procuración de justicia de fiscalías autónomas le funcione a la ciudadanía. Yo sé del compromiso enorme de ustedes; del fiscal de Coahuila; sé del compromiso enorme de la fiscal Godoy; sé del compromiso de lo que han hecho, de cómo han tratado de mejorar sus instituciones, y lo han hecho bien, pero todavía tenemos rezagos muy importante, todavía tenemos que llegar hasta las raíces de todos estos servidores públicos, que muchos de ellos no necesariamente está, muchos sí, enorme cantidad de ellos están realmente por hacer un buen trabajo, pero algunos otros lamentablemente no lo están tan comprometidos.

Queremos avanzar con ustedes, queremos, de verdad, ayudarlos desde el Congreso Federal para que avancemos en una auténtica Reforma Constitucional, inclusive de remuneraciones dignas para los fiscales, para los procuradores, para los ministerios públicos, de cierta seguridad en su posición, porque también otra cosa, que les angustia mucho no tener una seguridad en su trabajo, desde el punto de vista laboral. En fin, hay muchas cosas con las que tenemos que caminar juntos.

Yo les agradezco muchísimo que estén aquí. Les agradezco mucho que hayan tomado esta iniciativa de Reforma Constitucional tan importante, como suya, y desde luego, yo les voy a asegurar algo: no caminaremos si no es con el beneplácito de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia.

Muchas gracias.

Texto y Foto: Senado de la República