Mensaje de la senadora Olga Sánchez Cordero, presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, en los Diálogos Parlamentarios “Ley para la Reglamentación del Expediente Judicial”

Ciudad de México, 23 de mayo de 2022

Yo quiero saludar y agradecer la presencia de grandes colegas de este panel.

En primer lugar quiero agradecer, no sé si ya está conectado o se vaya a conectar, al magistrado Presidente Rafael Guerra.

Al Presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, gracias, Rafa, por tu presencia. 

Me encanta también saludar a la magistrada Presidenta del Tribunal Superior Agrario, a Maribel, Maribel Méndez, por ahí debes estar también. Muchas gracias por tu presencia.

A la magistrada María del Mar Salafranca, del Tribunal Unitario Agrario. 

A la doctora Carla Gómez Mcfarland. Aquí te veo Carlita. Gracias, ¿eh? Muchas gracias por tu presencia, del Instituto Belisario Domínguez de nuestro propio Senado de la República.

A la doctora Amada María Arley, especialista en justicia digital del Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM. Ahí también te veo Amada. Gracias.

Veo también a Rubén Velasco, a Jesús Figueroa, a muchos otros participantes. Gracias por acompañarnos el día de hoy.

Este es un tema verdaderamente relevante. Sobre todo, quiero saludar a las audiencias especialistas aquí presentes; y a todas y a todos quienes nos siguen por la plataforma digital y por medios de comunicación del Senado de la República, porque la iniciativa que hoy nos ocupa es sin duda, de verdad, de gran relevancia. 

En razón de que cambiará, fíjense ustedes, cambiará totalmente la forma que conocemos de cómo llevar los expedientes judiciales y los procedimientos judiciales en general.

Me gustaría iniciar informándoles que esta iniciativa surge por nuestra preocupación por el medio ambiente. 

El medio ambiente se ve amenazado cada día más por el uso desmesurado del papel y de la electricidad. 

¿Cada árbol cuánto representa?

Miren cómo estamos viviendo hoy sin la lluvia. Tenemos una sequía en el país enorme. Estamos, de verdad, viendo los estragos de no haber cuidado nuestro planeta por décadas, por cientos de años; pero sobre todo en las últimas décadas.

Y esta conciencia, de verdad, de que debemos cuidar el medio ambiente y que tenemos que limitarnos en el uso del papel, porque impacta sin duda los bosques, a los recursos hidrológicos y, bueno, además está, tomando en consideración nuestros artículos 4º, 6º y 17 de nuestra Constitución, que prevén, como todos ustedes saben respectivamente, que toda persona tiene derecho al medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar.

Que hay una disposición constitucional en el sexto, que es el derecho a las tecnologías de la información y la comunicación, y de los servicios de radiodifusión y de telecomunicaciones.

Y, por último, el 17 constitucional, que establece categóricamente el derecho humano al acceso a la justicia y que ésta sea pronta, completa, imparcial. 

En torno a estos tres artículos constitucionales es que se ha elaborado esta iniciativa.

Se plantea impulsar emplear y hacer uso mucho más intensivo de las llamadas TIC, de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en los órganos del Estado en general, y en los espacios de impartición de justicia en lo particular.

Ya que el tema de la justicia digital en México es bastante variada, dispareja, irregular en su implementación; en razón de que hay entidades federativas, como el Estado de México, la Ciudad de México, Nuevo León, Quintana Roo, que son las que han podido realmente transitar a la justicia digital.

Sin embargo, las entidades federativas restantes, imagínense, son muchas entidades federativas. Aún teniendo la disposición, no han podido transitar a la justicia en línea porque, si bien es cierto que muchos cuentan con módulos de expedientes, incluso notificaciones electrónicas y exhortos electrónicos, lo cierto es que no se consideran juicios en línea. 

Ahora bien, dentro de algunas ventajas que se pueden tener en estos juicios en línea, podemos encontrar las siguientes:

Primero. Se pueden analizar y optimizar los tiempos en los procedimientos y en las notificaciones. 

Se podrán sustituir libros de gobierno en físico por plataformas informáticas, a fin de evitar la duplicidad en el trabajo; que esto es algo que hacemos manualmente.

Estos libros de gobierno, perdónenme pero son del siglo XIX, son del siglo XX, principios del siglo XX, y seguimos en el siglo XXI con los libros de gobierno físicamente; no puede ser ya, no puede ser. 

Necesitamos transitar a plataformas digitales y evitar obviamente la duplicidad del trabajo. Imagínense a las pobres secretarias anotando en el libro de gobierno y cargando la plataforma informática. 

La información podrá encontrarse de forma inmediata, ágil, certera. 

Se podrá visualizar el desempeño de los órganos jurisdiccionales. Ojo, ya no se puede testar el libro de gobierno como se hacía antes, se testaba, se salvaba; ahora la plataforma digital se puede visualizar cuál va a ser el desempeño de todos, de los secretarios, de la oficialía de partes, en los órganos jurisdiccionales en general.

Permite al Consejo de la Judicatura tomar decisiones sobre la creación o extinción de órganos jurisdiccionales al tener información precisa y al momento. Hay órganos jurisdiccionales que ya salen sobrando, pero hay órganos jurisdiccionales que se requieren implementar. 

Todo esto nos va a dar la herramienta de tener esta posibilidad del juicio en línea. 

También vamos a tener visitas administrativas virtuales, módulos de consulta y apoyo gratuito, y las personas con situación de vulnerabilidad podrán ejercer su derecho de acceso efectivo a la justicia electrónica. 

Es una maravilla.

O sea, es dejar atrás, dejar atrás años, décadas de papel, de libros, de anotaciones, para transitar a las TIC, a la informática, a la justicia electrónica efectiva, eficiente, rápida.

Pero para que todo esto suceda y se pueda lograr y evidenciar, la necesidad de efectuar algunos cambios en la legislación es importante; por eso estamos impulsando una normatividad única que permita acotar la brecha en la implementación de la justica digital, lo cual va a cambiar y también exigirá acuerdos de los poderes judiciales estatales por medio de sus Consejos de la Judicatura local. 

Es por ello que la iniciativa que hoy nos ocupa, se plantea adicionar las fracciones XVII Bis y XVII tercera, del artículo 86 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, a fin de propiciar la comunicación institucional a través de herramientas digitales e incentivar a todas las personas operadores de justicia de la carrera judicial, para que en el desempeño de sus funciones hagan uso de las tecnologías de la información, con lo que contribuirán en gran medida a reducir el uso de papel.

Tenemos que reducir el uso del papel. Lo tenemos que hacer en el Poder Ejecutivo, lo tenemos que (falla de origen)… judiciales y lo tenemos que hacer en los poderes legislativos también; que, por cierto, ya hemos avanzad mucho.

Lo sabe Carla, todo está en el monitor de los escaños de los señores senadores y senadoras. 

Imagínense ustedes que antes se sacaban toneladas de copias diarias. Hoy ya está en vía informática el Orden del Día, lo que se va a ver, las iniciativas que se van a aprobar, las comunicaciones, los debates, todo está en vía informática, en las plataformas informáticas. 

Asimismo, se plantea la Ley para la Reglamentación del Expediente Judicial Electrónico, y en materia de reducción de uso de papel físico, cuyo objeto es regular la utilización de medios electrónicos en el trámite de los procesos judiciales, la comunicación de actos y la transmisión de escritos procesales buscando el fortalecimiento de los estándares de seguridad, transparencia y disponibilidad de todos los procesos judiciales, reduciendo los tiempos de trámite, contribuyendo al acceso a la justicia, el respeto humano al derecho al medio ambiente sano y también, ¿por qué no decirlo?, el derecho humano al acceso a medios de información electrónicos.

Porque esta iniciativa marcará un precedente y es un antes y un después, ya que la administración y la impartición de justicia son los retos constantes y que tienen sus procesos aún muy vinculados al papel, muy vinculados al papel; sin embargo, la absorción de nuevas tecnologías permitirá mejorar la prestación de servicios judiciales, brindará reducción de costos, de agilidad en la prestación del servicio jurisdiccional y, sin duda alguna, reducirá los impactos ambientales provocados por el desmedido uso del papel.

La visión y mensajes de nuestros colegas panelistas enriquecerán con creces esta discusión, con sus finos puntos de vista y amplia experiencia en la materia.

Muchas gracias.

Texto y Foto: Senado de la República