Mensaje de Sergio Gutiérrez Luna, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, durante el Homenaje Póstumo a Alejandro Colín Mejía, en el Salón de Sesiones del Palacio Legislativo de San Lázaro

Ciudad de México, 5 de julio de 2022

Siempre se puede. Esa es la herencia que nos deja Alex Colín, amigo, colaborador, hombre de instituciones, que durante más de dos décadas dio todo de sí para esta Cámara, para el Poder Legislativo.

Ejemplo de lucha, de perseverancia, de picar piedra, como él lo decía en el video, y eso siempre reditúa, máxime cuando el carácter, el buen ánimo, la alegría que irradiaba en todo momento, contagiaba a todas y todos.

Todos sabemos aquí, familia de la Cámara, porque esta es una gran familia, que hay momentos de tensión, de trabajo, de cansancio, donde él siempre tuvo buen ánimo, siempre supo resolver problemas, siempre sacó adelante los retos que tenía enfrente.

Y en esta gran familia formada por todas y todos ustedes, por nosotros que somos transitorios, pero que ustedes permanecen como él, que estuvo tantos años aquí, en esta gran familia Alex Colín fue un ejemplo.

Las muestras de cariño que hoy aquí están ustedes manifestando simbolizan, reflejan, que no era un colaborador más, que no era una persona que se limitaba a hacer su trabajo, era alguien que siempre ponía más allá, alguien que siempre estaba de buen ánimo, alguien que siempre estaba presto a ayudar a quien se solicitara, alguien que hizo de esta Cámara su casa, como él lo dijo, la que ustedes construyen todos los días.

El ejemplo que nos deja Alejandro Colín es un ejemplo para toda la vida; lo que él manifestaba en esa entrevista que acabamos de ver, la institucionalidad, el amor a la Cámara o al trabajo, el que sea que uno tenga, hace que las personas salgan adelante.

Yo lo conocí muchas veces, platiqué con él, siempre atento, siempre presto a ayudar.

Y para todas y todos es un momento de tristeza, es un momento de añoranza, es un momento de recordar lo que él fue; pero también compañeras y compañeros es un momento para recapitular y visualizar como él lo veía, que esta Cámara, esta Cámara la sostienen ustedes, que es una institución y que en la memoria de nuestro amigo lo recordaremos.

Haré una propuesta en estos días para que alguna área de la Cámara de Diputados lleve su nombre, creo que lo merece él y ustedes, para recordar que el esfuerzo, el trabajo, la dedicación y la perseverancia se reconoce y se reconoce legítimamente.

Buscaremos donde esté grabado su nombre para siempre aquí en la Cámara; él es de aquí, no se fue, se adelantó, y su nombre va a prevalecer.

Quiero extenderles mi más sentido pésame a sus hijas Alejandra y Adriana. Su padre fue alguien amado, querido y será recordado, y muestra de ello es este evento donde todas y todos están presentes para rendirle el homenaje final.

Y, además, quedará plasmado su nombre, su ejemplo, su historia, su legado, su alegría, en los muros de esta Cámara que fue y sigue siendo y seguirá siendo su hogar.

Les pido de favor, nuevamente, un minuto de aplausos, que es lo que le hubiera gustado, un minuto de alegría para él.

Texto y Foto: Cámara de Diputados