MENSAJE DEL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN, ALFONSO NAVARRETE PRIDA, AL PRESENTAR EL PROGRAMA ACCIONES PARA LA PROFESIONALIZACIÓN Y EL DESARROLLO POLICIAL

Benito Juárez, QR, 27 de marzo de 2018

Muy buenas tardes ya, hace unos minutos buenos días todavía, tengan todas y todos ustedes.

Me da un enorme gusto poder saludar al Gobernador Carlos Manuel Joaquín González, y agradecerle mucho su anfitrionía, y al mismo tiempo reiterarle que con toda convicción usted cuenta, su estado, su población, su gobierno, sus expresiones de formas de gobierno y niveles de gobierno, con todo el apoyo de la Federación y de su amigo, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Y reconocer el enorme esfuerzo que ha hecho usted en materia de seguridad pública, la gran colaboración que siempre hemos tenido de su estado en la Federación para que estos esfuerzos repercutan efectivamente y mejores los niveles de seguridad del estado, y que esto rinde frutos cuando trabajamos todos coordinados con la Secretaría de Turismo, con las instituciones que dan seguridad en distintas formas, inclusive la seguridad social.

Y que permite ante una amenaza, ante un riesgo que surge, rápidamente poderlo procesar y poderlo resolver, y que se pueda reconocer esto, como fue el suceso que tuvimos hace unos días, en una embarcación, que generó con justa razón, alarma y preocupación, y que rápidamente pudo ser procesado y resuelto a satisfacción de todos, incluyendo turistas y gobiernos extranjeros que reconocen en este destino un lugar seguro, un lugar tranquilo, y un lugar para el esparcimiento, sobre todo en esta temporada vacacional. Sirva como reconocimiento a su esfuerzo señor Gobernador.

Maestro Enrique De la Madrid Cordero, Secretario de Turismo, muchísimas gracias por estar todos juntos haciendo este esfuerzo de proporcionarle a los mexicanos en política transversal, las mejores condiciones para que puedan disfrutar de su vida, de su proyecto de vida, comenzando por la seguridad y el esparcimiento. Muchas gracias que le disponga tiempo a estas actividades que son tan de los mexicanos de su seguridad, mil gracias por venir a este evento.

A nuestro Director del ISSSTE, a don Florentino Castro López, Director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, muchísimas gracias por estar aquí presente, muchísimas gracias por ver que con toda convicción el hacer un trabajo no es solamente eso, sino lleva implícita una convicción de servicio que sabe dónde repercute con sensibilidad en lo que más necesitan por ejemplo nuestros policías, nuestros encargados de la seguridad, a través de lo que proporciona una institución de seguridad social.

Y que esto se nota con el otorgamiento de créditos, el otorgamiento de aumento de los fondos a los que haré referencia en un momento, muchas gracias por esa convicción y ese apoyo a nuestros policías federales.

Al maestro Álvaro Vizcaíno Zamora, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, muchas gracias por estar aquí presente, y organización de este evento.

A la licenciada en Seguridad Pública, Lizbeth Hortensia Hernández López, Elemento Policial Certificado, que el día de hoy nos ha acompañado en el presídium.

Al maestro Manelich Castilla Craviotto, Comisionado General de la Policía Federal.

Saludo con inmenso gusto al señor diputado Jesús Alberto Zetina Tejero, presidente de la Comisión de Seguridad Pública, en representación de la Décima Quinta Legislatura del estado de Quintana Roo.

Al magistrado Antonio León Ruiz, Presidente del Tribunal Superior de Justicia, muchas gracias.

Y al licenciado Francisco Xavier López Mena, Secretario de Gobierno de Quintana Roo, que también se encuentra presente con nosotros.

Al señor licenciado Remberto Estrada Barba, Presidente Municipal de Benito Juárez, Quintana Roo, a quien le deseo que su gestión sea muy exitosa en beneficio de estos pobladores de este bello municipio paradisiaco para todos los mexicanos.

A don Orlando Camacho Nacenta, y representantes de la sociedad civil que nos acompañan.

Señor licenciado Germán Uribe Corona, presidente del Órgano Consultivo del Centro Nacional de Certificación y Acreditación.

Y maestro Rogelio Miguel Figueroa Velázquez, Comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social.

Saludo con mucho gusto a los diferentes titulares de las diferentes divisiones de la Policía Federal, que nos acompañan, muchas gracias porque podamos encontrarnos aquí el día de hoy.

Al señor Director General del FOVISSSTE, que se encuentra también aquí presente con nosotros.

Y a todos los servidores públicos que están aquí de distintos niveles de gobierno reunidos el día de hoy, es una convocatoria amplia, como la pueden ustedes observar, lo mismo y por supuesto a las mujeres y hombres que desde las instituciones trabajan en favor de la seguridad y la justicia.

Reciban todos ustedes un saludo fraterno, solidario y comprometido del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien sabe que nos estamos reuniendo aquí el día de hoy, y me pidió transmitir con toda claridad este saludo respetuoso y reconocimiento a la labor que todos los días ustedes desarrollan. Muchas gracias por ello.

Hoy nos hemos convocado para dos eventos distintos que están inmersos en una misma dinámica.

El primero que tiene que ver con, ¿qué está haciendo el gobierno de México en materia de seguridad social en apoyo a sus policías en el nivel federal?

Y el segundo, qué está haciendo el esfuerzo coordinado de lo que nos hace muy fuertes, nuestro valor republicano, de nuestro Sistema Nacional de Seguridad y su consejo, para ver hacia dónde caminamos y qué tanto estamos cumpliendo con metas.

En el primero de los casos digno es de reconocerse que se haya considerado como un riesgo en el trabajo, con la modificación de un reglamento, a la desaparición forzosa, y que esta modificación administrativa no es menor cuando se trata de la policía.

Que esto permite tener a los familiares que saben que su familiar está expuesto a un riesgo y está exponiendo la vida ante la eventualidad de una de las manifestaciones de riesgo más catastróficas que hay, que es desaparición forzosa, poder contar con el 100 por ciento de los salarios y tener adicionalmente un colchón que tiene que ver con una serie de semanas, de meses de salarios, 100 meses de salarios, y que esto permita no sustituir, pero sí conocer con claridad que frente al riesgo real que viven todos los días los policías, los servidores públicos dedicados a estas tareas de seguridad, hay un reconocimiento del Estado a esta circunstancia y hay un apoyo real, efectivo.

Y que este apoyo no solamente sea traducido en lo que aquí hemos visto el día de hoy, en un tema de riesgo, sino también de manera efectiva en un tema de aumento de la capacidad de apoyos que hay para la formación de una vida digna y de un proyecto de vida a través de la carrera policial.

En el otorgamiento de créditos que aquí se han hecho alusión, y que además, muchos de ustedes no solamente han tenido una posibilidad de crédito, sino una o dos posibilidades de crédito en distintos rubros, y que lo manifiestan más de 40 mil créditos para una corporación policiaca que tiene menos de ese número de elementos que la conforman, y que significa claramente que haciendo valer prestaciones se puede tener un proyecto de vida.

Esto, en la segunda parte de lo que nos ha convocado el evento del día de hoy, tiene que ver con qué queremos de nuestras policías y qué quieren nuestros policías, los encargados de la seguridad, de proyecto de vida, por qué escoger en un país como el nuestro dedicarse a la muy difícil tarea de ser policía en México, de tener una labor de riesgo, de saber que hay un futuro, que su familia convive en la sociedad y que desde luego hay estereotipos que se tienen y que la sociedad espera muchísimo de nuestros servidores públicos, pero particularmente, en materia de seguridad de la policía.

Y aquí hay que hacer un alto en el camino y una reflexión. Sí estamos viviendo condiciones muy complicadas de seguridad, que son estructurales, y que se traducen en inseguridad.

No es un tema y más ustedes lo saben, de voluntad política, de decir, tengo mucha voluntad y voy a resolver el tema de la seguridad en una sociedad, menos tan compleja como la nuestra, asimétrica en sí misma, distribución del ingreso inequitativo, oportunidades de trabajo limitadas, globalización que afecta en el desplazamiento de generaciones con tecnologías de la información, dificultades de carácter educativo. Es desde luego, estructural y multifacético.

¿Qué es lo que esperamos entonces en esta condición de inseguridad? Reconociendo el problema tan complejo.

No es, repito, con voluntad política, ojalá lo fuera, porque si el problema de la seguridad se resolviera con un acto de voluntarismo político, pues quitemos al que no tiene voluntad y ponemos a alguien que tenga mucho voluntarismo, aunque tenga pocas ideas, y seguro se resuelve, y no es verdad, y no es algo que se pueda claudicar, que podamos decir volteamos para otro lado, bajamos los brazos o lo quitamos en leyes, y el problema desaparece. No es cierto.

Se tiene que resolver con talento, se tiene que resolver con mucha imaginación, con un enorme compromiso, pero sobre todo, con un enorme esfuerzo y trabajo que se hace todos los días por muchos años.

Y esto, el Certificado Único Policial, es una representación de hacia dónde está caminando nuestras instituciones de justicia. Es un arquetipo que se mide con certificados, con metas, qué queremos ser.

Miren, hace años, muchos años, un cuarto de siglo, nuestro sistema de seguridad se basaba en un modelo reactivo, como sucede todavía en muchas partes del país, pero el modelo de reacción te lleva a una figura que se conoce como caudillo.

Y que se traducía en el gran comandante, ese es el que sabía de la seguridad, ese es el que en su mente tenía la base de datos para saber con quién, en dónde, cómo apretaba, si no apretaba, cómo resolvía o no resolvía un problema. Sobre ese modelo se basaba la seguridad pública en México.

Su mayor expresión, la llamada Policía Judicial, y más si nos vamos a la llamada Policía Judicial Federal.

¿Qué imagen se viene a la cabeza cuando hablamos de un Policía Judicial Federal de aquella época? Para parecer Policía Judicial Federal, ¿cómo tenía que estar vestido? Tenía que traer jeans, tenía que traer camisa a cuadros, si es posible un sombrero, tenía que traer la pistola visible y botas.

La pregunta es, ¿ese policía a quién se quiere parecer, con quién se identifica, quién tiene “N” en su cabeza como prototipo a seguir? Ese era el camino de la seguridad, y así vivíamos ¿eh?, no estoy diciendo algo que no sea así.

Ni estoy tratando de dar un juicio moral sobre eso, estoy tratando de describir un hecho. Era muy difícil por lo tanto formar instituciones de seguridad.

Y por eso, mucho se reconoce el esfuerzo de la generación de instituciones y sistemas.

Por eso la respuesta de su servidor y de muchos es, cuando dicen, no has hecho nada en seguridad. Pues es que no conoces qué ha pasado en seguridad en México.

Sí tenemos un problema muy grave de inseguridad, pero absolutamente.

Sí tenemos debilidad institucional, sí, sí tenemos una gran debilidad institucional en distintos niveles de gobierno. Pero tenemos instituciones, no tenemos personas que a través de un modelo de caudillos sirvan para ver cómo reaccionan ante un problema de inseguridad.

Este Certificado, ahí es donde tiene su valor, significó que bajo nuestro modelo republicano y federal, nos pusimos de acuerdo con todas las dificultades que esto tiene, y empezamos a destinar recursos todos insuficientes, porque el problema de la seguridad no se mide en pesos en México, se mide en años, con presupuestos crecientes.

¿Cuántos años te va a llevar como país con un presupuesto creciente, poder tener un modelo que más o menos responda a las exigencias sociales? Y ahí surgió el Certificado, y ahí surgió una meta y un propósito, que 2019, a finales, pudiera ser la meta de todos los policías certificados con un arquetipo distinto, a quién te quieres parecer.

Al grado tal, que como aquí bien lo dijo el Comisionado, el día de mañana tu hijo quiera ser policía, porque tiene un arquetipo al cual seguir, porque tiene un reconocimiento social.

El que hoy les reconozcamos a ustedes con certificación, que hoy les agradezcamos como Estado a ustedes con decirles reconocemos el riesgo, aumentamos el crédito, damos créditos de vivienda.

Que hoy podamos sentirnos orgullosos de portar un uniforme, de decir, porque represento a una institución, a eso me quiero parecer.

Que hoy podamos reconocer nuestros problemas, vernos a la cara, y decir, sí, sí tenemos una condición difícil, pero tenemos capacidades institucionales que tenemos que fortalecer y reconocer las debilidades institucionales y cambiarlas y mejorarlas, es lo que nos hace que hoy estemos aquí el día de hoy.

Que nos hace saber con claridad que si nos acompaña el Secretario de Turismo y el Director del ISSSTE, es porque somos todos uno, porque juntos somos más fuertes.

Porque la seguridad pública y la vida de un policía no se basa solo en el servicio, sino se basa en lo que hace, y porque lo que hace se representa en que tengan capacidad de venir a sitios turísticos, que eso permita tener flujo de recursos, que eso le permita al país competir con otros países y ante una eventualidad como la baja de precios del petróleos que antes nuestra economía se basaba en eso, o alguna otra circunstancia, tengamos capacidad de la industria de servicios para hacerle frente a lo venga, porque tenemos los recursos para hacerlo.

Ahí está la importancia de que hoy nos hayamos podido dar cita aquí, el día de hoy, y la importancia de reconocerles en todo lo que vale su esfuerzo, en aceptar el reto de lo que va significar poder poner en orden a nuestro país en materia de seguridad, con la Constitución y la Ley en la mano, no con el ejercicio abusivo de la fuerza reactivo, que lo hace el caudillo cuando quiere o tiene necesidad ya de que se ponga en orden, ante un mundo muy complejo, globalizado, esencialmente violento y de expresiones disímbolas de esa violencia que se traduce en delitos.

Sirva todo esto que les he dicho para agradecerles en primer lugar, y para reconocerles, en segundo lugar, su trabajo, a las instituciones y a los responsables de la seguridad, a Manelich, a sus jefes divisionales, a Renato, a Álvaro Vizcaíno, a Rogelio Figueroa, que por cierto, aquí les pediría y daría una instrucción, veamos que los custodios sean objeto y sujetos de crédito, son parte del sistema y son muy merecidos, y aumentemos nuestras capacidades.

Y la primera es de comunicación, que de este evento, de este cambio en el riesgo, de esta modificación reglamentaria, de este enorme reconocimiento con gratitud se enteren todos nuestros policías, que están respaldados por instituciones, no por personas.

Muchas gracias, y que tengan un magnífico día.